Generalmente se tiene la imagen del jubilado como una persona pasiva, que tiene una baja capacidad participativa, incluso se le considera como contemplativa. Probablemente en bastantes casos sea así. Pero no es la norma en la mayoría de los casos. Un significativo número de jubilados, mujeres y hombres, son activos, creativos y participativos agentes sociales, demuestran gran vigor y voluntad vital, en síntesis una vivaz vida.

Esto último quedo demostrado, este 9 de marzo de 2022 a lo largo y ancho de la geografía nacional, los llamados viejitos y viejitas tomaron las calles para protestar, para reclamar y defender sus derechos a tener una vida digna, en 48 acciones de movilización en las 24 entidades del país.

Esta acción de protesta fue convocada por diversas organizaciones sociales, gremios, sindicatos, ONG de derechos humanos, partidos políticos entre otras, de carácter nacional unas y otras regionales, con un objetivo preciso y un mensaje claro.

La exigencia del cumplimiento inmediato del Art. 91 de la CRBV, ajustar el monto de las jubilaciones y pensiones al monto en bolívares igual al costo de la Cesta Básica.

El 3 de marzo el gobierno nacional anuncia que aumenta el sueldo mínimo y las jubilaciones y pensiones al equivalente de medio Petro, esto es a igual a 126,00 bolívares mensuales, cuando la cesta básica cuesta 4.121,00 bolívares (896 dólares). Este ridículo aumento solo cubre el 3% del costo de la cesta básica en estos momentos.

Si hacemos los cálculos tomando como referencia la cesta alimentaría, que para el mes de enero tuvo un costo de 1.969,00 bolívares (428 dólares), este nuevo salario solo alcanza para adquirir el 6,4% de los alimentos necesarios para un mes.

Es un aumento que mantiene el sueldo mínimo que devenga la mayoría de los trabajadores públicos y las jubilaciones y pensiones en los niveles de miseria, hambre y muerte que han motivado las protestas.

Esa mañana de lucha reivindicativa, en la esquina de Altagracia en Caracas, el camarada y profesor Pedro García, presidente de Asocejuprc, denunciaba esta estafa y burla del gobierno chavomadurista e informaba que la protesta se desarrollaba en los 24 Estados del país, una demostración contundente de la disposición de los trabajadores a defender sus derechos. En la noche Edgar Silva de la Coordinadora de Pensionados y Jubilados Venezolanos, ratificaba esta información e indicaba que en varios Estados se protesto en más de un municipio.

Un balance no exhaustivo de esta jornada nos permite algunas precisiones.

  1. Hay una disposición en los trabajadores y en el pueblo venezolano en general, en asumir las luchas por defender todos aquellos derechos que contribuyan a mejorar sus condiciones de vida.

  2. La convocatoria genera confianza cuando es reflejo de una organización unificada de factores sociales comprometidos con un objetivo claro y dispuesto a luchar y no a la manipulación con fines politiqueros.

  3. Y como lo planteo el compañero Saúl Pérez desde el estado Lara, “Vamos a construir una poderosa fuerza social que nos permita avanzar hasta desplazar la dictadura y devolverle la libertad a Venezuela …. con inclusión, pluralidad y democratización del movimiento social ….. desde hoy queda constituido el Comité de Lucha de los Trabajadores, Pensionados y Jubilados …. Nos vemos siempre en el asfalto”. Esa debe ser la actitud del movimiento laboral para enfrentar y derrotar a las políticas de hambre y engaño del gobierno chavomadurista.

  4. Los trabajadores, los jubilados y pensionados debemos tener claro, que los derechos y la conquista de las demandas populares, seguirán dependiendo de la lucha en las calles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.