¿Hastío de la política o invisibilización de la lucha de clases?

Cada momento histórico se considera a sí mismo el final del desarrollo, del que todas las anteriores formaciones sociales han sido su antecedente lógico y en el que solo resta el perfeccionamiento del funcionamiento procedimental del presente. Cualquier idea de continuidad evolutiva resulta ofensiva y hasta criminal.

El G4 nombra a Barboza y estampa la ruta escogida por...

El anuncio referido a “un proceso de reunificación” de las fuerzas opositoras en torno de la jefatura de este grupo es más preciso. Lo condensa la lapidaria frase que el propio Barboza expuso al periodista Gustavo Ocando Alex para el medio La Voz de América: la oposición “estará abierta a la participación de otras fuerzas o sectores de la sociedad civil que compartan nuestros objetivos”. Esto es, no se trata de unificar a los adversarios del enemigo principal, el régimen de Maduro y su camarilla, para desplazarlos del poder, sino de unificar a los que compartan los objetivos previamente definidos por este grupo.

Camino al enriquecimiento o de cómo un policía sobrevive en Venezuela

¿Habrá acaso oportunidad de conocer a un funcionario que, con un salario miserable, esté dispuesto a arriesgar la vida por hacer cumplir leyes que nadie respeta, mucho menos quienes las hacen y le pagan el infeliz salario?

La gran estafa chavista: el salario mínimo, la cesta básica y...

Hay confusión, sobre todo y lamentablemente en el mundo sindical (quizás combinación de ignorancia, desideologización y propaganda desinformativa), que confunde la categoría de cesta básica con la de cesta alimentaria. De hecho, existen dos instituciones que regularmente definen este costo y que han recibido el reconocimiento de la sociedad y la dirigencia sindical, y que los medios de comunicación y periodistas, de forma muy equivocada y atentatoria contra la misma sociedad, se han encargado de legitimar.

Twitter, el nuevo fascismo y la “libertad” que busca Elon Musk

No hay diferencia entre el fascismo que te mata físicamente, al fascismo que te desaparece social y culturalmente y te conduce incluso al suicidio (cifras sobran). El padecimiento del silencio o el de la discrecionalidad de autorización de lo que se te permite decir, en una sociedad cada vez más vinculada entre sí, es igual de aplastante. Los nuevos campos de concentración son las redes sociales, pero no cuando estás en ella sino cuando te dejan al margen, en el “doloroso” mundo real.

A los trabajadores: Un pliego de demandas por salario y libertad

Los trabajadores requieren la unidad de clase condensada en un Pliego de Demandas que sea asumido por toda la sociedad. Reivindicar aspectos esenciales como el cumplimiento de la letra constitucional, salta como principal y en torno de eso deben girar las demandas inmediatas. Esta propuesta debiera ser asumida por todas las fuerzas sindicales, independientemente de las diferencias ideológicas y circunstanciales que puedan limitar la coincidencia y fraternidad que debe siempre imperar entre los trabajadores.