Nicolás Maduro anunció el inicio del año escolar 2020-2021 bajo el plan “Cada familia una escuela” en todos los niveles y modalidades del sistema educativo a partir de este 16 de septiembre, además de la apertura de los planteles el 5 de octubre y días siguientes para que los estudiantes conozcan a sus docentes y reciban asesorías pedagógicas.

Pese a las amenazas, coacción y amedrentamiento de sus comisarios políticos, el magisterio junto a los padres y representantes no se prestaron a esta farsa de inicio del nuevo año escolar y desde este 16 de septiembre se está materializando una desobediencia colectiva convertida en PARO TOTAL DE ACTIVIDADES ESCOLARES. Padres y representantes y docentes no acatan el llamado a iniciar el nuevo año escolar.

Con el llamado a iniciar clases Maduro quiere aparentar ante el país y el mundo que existen condiciones materiales para el cumplimiento del derecho humano a la educación. La verdad es que ni él ni el ministro garantizan absolutamente nada. En una perversa estrategia que pretende invisibilizar nuestra realidad.

Por ejemplo, nada dijo de los 3 dólares mensuales, percibidos como pseudo sueldo por los educadores de primaria y secundaria, de las paupérrimas condiciones de trabajo de los educadores ni  sobre  la pobreza multidimensional, que pasó de 51% en 2018 a 64,8 en 2019; ni que el 96,3% de los hogares son pobres de ingreso; que el 79,3% de la población no tiene como adquirir la canasta de alimentos y el 70% tienen inseguridad alimentaria grave y moderada. Tampoco nada dijo sobre el 30% de niños con desnutricción crónica, del 44% de población inactiva económicamente y mucho menos que existen 4 millones de niños en situación de vulnerabilidad, y no tienen garantía en su derecho a la educación.

Estas aterradoras cifras de la situación social de Venezuela las revela la Encuesta ENCOVI 2019-2020 y evidencian la inexistencia de condiciones sociales, económicas, de trabajo y sanitarias para reiniciar actividades escolares, sea con la modalidad que sea. Es que con pandemia o sin pandemia no hay condiciones pues éstas son infrahumanas y por ello la educación no es  posible, es solo una caricatura que pretende hacer creer a  los docentes que enseñamos  y a los estudiantes el papel de que aprenden. En definitiva, es una estafa.

Ignora  Maduro el problema emocional, de incertidumbre y el estrés al que están sometidos tanto docentes como padres y representantes, quienes tienen como prioridad buscar cómo mantenerse vivos, cómo conseguir los alimentos y medicinas, así como evitar contagiarse en estas condiciones infrahumanas y de abandono total con carencia de todos los servicios básicos como la electricidad, la conectividad, el gas, el agua, la gasolina entre otros problemas sociales.

Es a esta dura realidad a la que está sometido el magisterio, sus estudiantes y familias. Ello es consecuencia de la política del gobierno de Maduro, que a nuestro entender son tratos crueles, inhumanos o degradantes que tienen un paralelismo con las recientes denuncias del  Consejo de Derechos Humanos de la ONU con respecto a las ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas  a víctimas.

Estamos frente a un gobierno que humilla y esclaviza, que no le importa la vida del maestro ni de los estudiantes venezolanos y que prácticamente ha convertido al país en un  gran ghetto donde se lleva a cabo un exterminio por hambre y falta de atención médica oportuna a los trabajadores y el pueblo.

Al negarnos a seguir laborando sin las garantías más elementales para sobrevivir, estamos haciendo un ejercicio de educación para la vida, la dignidad, la democracia y la libertad. Estamos negándonos sencillamente a seguir siendo tratados como esclavos de un gobierno que si tiene mil millonarios recursos económicos para comprar misiles y pertrechos militares pero que se los niega a la educación y la salud del pueblo. Un régimen que gasta millones de dólares comprando unas máquinas electorales que serán usadas en el fraude electoral del 6D mientras las escuelas, liceos y hospitales del país están en muy precarias condiciones de infraestructura.

El derecho humano a la educación y todo lo que ello implica para su realización, es responsabilidad y función indeclinable del Estado por mandato constitucional; no es ni responsabilidad del docente ni de los padres y representantes el que se garantice este derecho social fundamental, por lo que denunciamos a este régimen como violador de esta garantía universal, pues este derecho no se circunscribe a dar clases, es un todo, e incluye las condiciones laborales de los docentes, recursos tecnológicos, didácticos y una inversión sostenible en infraestructura con toda su dotación.

Por tanto, el único responsable de que no haya educación es Maduro y sus ministros de Educación.

Por todas las razones de sobrevivencia a las que estamos sometidos, este magisterio declara no volver a laborar hasta que se nos restituya el valor de los sueldos y salarios, el valor trabajo y que no son otra cosa que la garantía al derecho a la vida, a la alimentación, a la salud,  y a todas las condiciones mínimas materiales y sanitarias para ejercer la mejor y más noble de todas las profesiones.

Este magisterio no se arrodilla ni se rinde  estará siempre de pie luchando creativamente en medio de esta pandemia y demás condiciones adversas.

¡CON HAMBRE Y SIN CONEXIÓN EL NUEVO AÑO ESCOLAR ES UNA ESTAFA!

¡EDUCADOR, REBELATE!

¡SEMBREMOS LUCHA PARA COSECHAR LIBERTAD!

MOVIMIENTO DE EDUCADORES SIMON RODRIGUEZ

ASOCEJUPRC

ACEJPUEA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.