SITUACIÓN DE LA CÁRCEL DE CORO REFLEJA EL FRACASO GUBERNAMENTAL EN ESTA MATERIA
“La situación que se presenta en la cárceles de Coro es reflejo del fracaso gubernamental en materia carcelaria en los últimos 14 años”. La afirmación corresponde a Eddy Timaure, Secretario General de Bandera Roja en el estado Falcón y candidato a diputado al CLEF por la costa oriental. Si bien es necesario el desalojo de los privados de libertad de esta cárcel, la misma constituye una medida tardía y es resultante, por demás, del insostenible poder que, bajo el amparo de las autoridades, han ganado en la sociedad falconiana los llamados pranes para extorsionar y asesinar a ciudadanos.

Es lamentable que la ciudad tenga que militarizarse, que comercios, instituciones gubernamentales y colegios tengan que paralizar sus actividades, por la ineficiencia gubernamental en el manejo de las cárceles y la permisividad con la que se ha actuado en la cárcel de Coro, que ha hecho crisis por el vil asesinato de dos comerciantes en los últimos días, pero que es el pan de cada día con la matanza de jóvenes por motivos fútiles.

Si se quiere actuar con seriedad en esta caso, más allá del deslumbrante operativo militar que, en todo caso, ha de salvaguardar los derechos de los privados de libertad, de sus familiares y de los corianos en general, la primera medida que ha de tomar el Presidente de la República, haciendo buenos sus propósitos de enmienda en esta nueva gestión, es la de destituir a la ministra de asuntos penitenciarios por incompetente, y de constituir una comisión especial que, integrada por especialistas en la materia, contribuya a allanar el camino de la solución de este drama nacional.

No obstante la necesidad de constituir el equipo al que hago mención, las medidas dirigidas a solventar este problema pasan también por depurar los cuerpos policiales y militares, pues es imposible que desde la cárcel de Coro y las demás cárceles del país se actúe impunemente sin la complicidad de funcionarios de estas instancias, así como depurar el sistema judicial para evitar la actuación de jueces complacientes con este tipo de crimen organizado.

Junto a lo descrito, convertir a las cárceles en centros modelos que faciliten la reinserción social de los privados de libertad, sigue siendo una materia pendiente para este gobierno que, con urgencia ha de ser atendida, a los fines de contribuir a la disminución real de los índices de violencia y delincuencia en Falcón y en Venezuela, que requieren, por demás, de políticas públicas y acciones concretas dirigidas a superar la pobreza y la exclusión social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here