Presentaremos este documento histórico con un fragmento escrito por el propio autor, Grover Furr, quien señala: «…hoy, a la luz de los muchos documentos provenientes de archivos soviéticos secretos que ahora se encuentran disponibles, podrían investigaciones serias descubrir que incluso más de las “revelaciones” de Kruschev sobre Stalin fueron falsas. De hecho, he descubierto algo totalmente diferente. Ni una sola afirmación de la “revelación” que hizo Kruschev sobre Stalin o Beria, resultó ser cierta. Entre las que pueden ser comprobadas para ser verificadas, cada una resultó ser falsa. Resulta que, Kruschev no solamente “mintió” sobre Stalin y Beria —virtualmente no hizo nada más que mentir. Todo el “Discurso Secreto” está hecho de fabricaciones. ¡Ésta es la “gran hazaña” por la cual Taubman alabó a Kruschev! (Un artículo separado, aunque más corto, pudiese ser escrito para exponer estas falsedades en el propio artículo de Taubman publicado en el diario The New York Times celebrando el rimbombante discurso de Kruschev). Para mí, como estudioso, éste fue un problemático e incluso no muy bien recibido descubrimiento. Si tal como lo había anticipado, hallé que alrededor del 25% o algo así de las revelaciones” de Kruschev eran falsificaciones, mi investigación seguramente despertaría algún tipo de escepticismo y sorpresa. Pero principalmente pudiese yo anticipar también aceptación y elogió: “Buen trabajo de investigación realizado por Furr”, y cosas así. Pero temía —y mis miedos se desprenden de mi experiencia con el original de este libro en idioma ruso, publicado en diciembre de 2007— ue si afirmara que cada una de las “revelaciones” de Kruschev era falsa, nadie me creería. No haría diferencia alguna cuán metódica o cuidadosamente yo citara evidencia que apoyase mis argumentos. Desaprobar todo el discurso de Kruschev es, al mismo tiempo, desafiar el completo paradigma histórico del período de Stalin en la historia soviética, un paradigma para el cual este discurso es una base fundacional. El discurso más influyente del siglo XX —si no de todos los tiempos— ¿es un completo fraude? La sola idea era monstruosa ¿Quién quisiera desafiar la revisión de la historia soviética, la de la Internacional Comunista e incluso la historia mundial con la lógica que tal conclusión demanda? Sería infinitamente más fácil para todo el mundo creer que yo estaba falsificando y obscurecido la verdad —que yo había falsificado las cosas, tal y como yo acusaba a Kruschev de hacerlo. Entonces mi trabajo podía seguramente ser ignorado y el problema “se iría”. Especialmente, porque soy conocido por tener simpatía por el movimiento comunista en todo el planeta, del cual Stalin fue el reconocido líder. Cuando un investigador llega a conclusiones que sospechosamente parecen apoyar sus propias ideas preconcebidas, sólo es prudente sospechar que le falta algo de objetividad, si no peor. Así que hubiese yo estado más contento si mi investigación hubiese concluido que el 25% de las “revelaciones” de Kruschev sobre Stalin y Beria eran falsas. Sin embargo, dado que virtualmente todas estas “revelaciones” que pueden ser comprobadas son, en efecto falsedades; la responsabilidad de la evidencia recae incluso aún con más peso sobre mí como estudioso de lo que generalmente sería el caso. En consecuencia, he organizado mi informe sobre esta investigación de una manera un poco inusual».

Aquí el libro en versión español pdf

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.