Bandera Roja cumple 52 años. Hemos trillado muchos caminos en la búsqueda de la liberación social y nacional del pueblo venezolano, desde aquel 20 de enero en que se constituyó este destacamento de lucha. Luchadores de la talla de Américo Silva, Tito González Heredia, Jesús Márquez Finol, Noel Rodríguez, Roberto Rincón, Vicente Contreras Duque, Francisco Jiménez y Gabriel Puerta, entre muchos otros, sentaron las bases de una organización que, por expresar los intereses del proletariado, está profundamente arraigada en el sentir popular, como bastión para el combate político, el debate democrático y la formación de conciencia social.

Desde nuestra fundación hemos hecho del quehacer político un acto ligado a la ética y la moral del trabajo, el esfuerzo y el mérito. Muy pertrechados de fundamentación ideológica en el marxismo-leninismo y con propuestas programáticas de mediano y largo alcance, unas con sentido inmediato de la política y otras con sentido histórico, hemos sido persistentes en la búsqueda de la transformación progresista y revolucionaria de la sociedad, en la defensa del pueblo trabajador y de la soberanía e independencia nacional, frente al apetito voraz de las potencias imperialistas.

En estos 23 años de involución que ha vivido nuestro país, hemos sido firme combatiente contra la estafa y el desastre que se escudó en un falso discurso de redención social, deviniendo en el actual régimen dictatorial que hoy agobia a Venezuela. Estuvimos en primera fila en las acciones de protesta y en las iniciativas políticas desde 2002 hasta ahora, para dar fin a este régimen oprobioso. Fuimos fundadores de la Coordinadora Democrática, de la Mesa de la Unidad Democrática, del Frente Amplio y de la Plataforma Unitaria de Venezuela. Somos defensores de la unidad para abrir caminos de libertad, de democracia, de progreso y de desarrollo. Nunca escondemos nuestro propósito de construir una sociedad socialista, de igualdad y solidaridad, de avanzado desarrollo industrial y justicia social, que permita la expansión del ser humano en todos los ámbitos posibles. Nada parecida a la estafa que se ocultó con el mote de “socialismo del siglo XXI”.

Hoy Venezuela vive momentos de incertidumbre, pues parecen trancados los caminos para un rápido cambio de esta dramática situación. La esperanza del pueblo se ha visto truncada por no conseguirse una vía y una dirección certeras para dar fin a este régimen. Variadas formas de acción se han probado, centenares de vida se han ofrendado, pero no se ha obtenido la ansiada victoria. La dictadura hace las peores maquinaciones y tretas para mantenerse en el poder, desde la tortura, la muerte y la cárcel de sus opositores, hasta la entrega de nuestras riquezas y nuestra soberanía a potencias imperialistas, a cambio de su respaldo, pasando por la destrucción y degradación de las instituciones democráticas y republicanas, además de comprar a sectores de oposición y promover la división en sus filas.

Desde Bandera Roja, pensamos que lo fundamental es conjugar en una amplia unidad todos los sectores sociales y políticos que deseamos salir de la dictadura, dotarla de una dirección política capaz e incluyente y organizar una fuerza en la base de la sociedad, con suficiente conciencia democrática y valentía para sostener una estrategia que centre los fuegos en el derribo de Maduro y su camarilla. Las distintas iniciativas que vayan en esa dirección deben buscar complementarse y no entorpecerse unas con otras: el impulso del referendo revocatorio presidencial puede ser un factor que presione las negociaciones para un acuerdo de salvación nacional, además de ser en sí mismo una posibilidad de expresión en votos del gran rechazo popular hacia el usurpador de la Presidencia. La promoción de una asamblea nacional constituyente no tiene por qué verse como contradictoria con lo anterior ni con las acciones que se adelanten para impulsar un gran movimiento de lucha social que levante las banderas de rebelión frente a las denigrantes condiciones de vida y de trabajo. Importante es tener confianza en la capacidad de lucha del pueblo venezolano, en la necesidad de que sea el principal protagonista de la gesta liberadora, usando diversas formas de lucha y distintos instrumentos de acción.

Nuestro llamado en este 52 Aniversario es a deponer actitudes sectarias, hegemonistas y excluyentes para enfilar todos los esfuerzos en un gran movimiento de lucha unitaria que renueve las esperanzas del pueblo venezolano en la capacidad y posibilidad de cambiar y transformar esta nefasta realidad. La reconstrucción de nuestra patria va a requerir de la voluntad y la determinación de toda la sociedad para edificar una democracia de nuevo tipo, con un profundo sentido de justicia social, que reivindique nuestra independencia y nuestra soberanía, y que no escatime esfuerzos en la búsqueda de la felicidad, el progreso y el bienestar para toda la población.

 

¡El pueblo arrecho reclama sus derechos!

¡Con pueblo, fuerza y unidad, derrocaremos la dictadura!

 

Dirección Nacional

Bandera Roja (resistencia)

Caracas, 20 de enero de 2022

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.