Venezuela necesita el cambio político este año entre otras razones, porque:‎
‎Nuestros niños y jóvenes se están desnutriendo
Nuestros niños y jóvenes están pasando hambre en su casa y en la escuela. El PAE disminuyó su calidad nutricional en un 77%; dejando de funcionar en un 69% de los planteles donde existía el programa; unos 500 mil beneficiarios menos, además de eliminarse en muchos de éstos, el desayuno, los granos, las proteínas, carne y lácteos. 
Aumenta la exclusión y ausentismo escolar
En 2015 al menos 1 millón de niños y jóvenes entre 3 y 17 años quedaron fuera del aparato escolar. Miles se ausentaron los últimos meses del pasado año escolar por no poder costear el pasaje y porque tenían que acompañar a sus padres a realizar las colas para adquirir alimentos. 
La descolaridad entre los niños de 6 a 11 años en el año escolar 2012-2013 (3.389.344) es de 7,9% de la población en ese grupo etario, unos 267.758 niños sin acceso a la escuela.
Disminuye la matrícula escolar
La matrícula escolar total disminuyó en 3.291.464 estudiantes entre 2006 y 2015 y de 51,6% pasó a 35% su cobertura respecto a la población general en el mismo período. Solamente en el Distrito Capital en la educación primaria en el año escolar 2015-2016 hubo una mengua de 22.159 niños respecto al año anterior. En primer grado el retroceso matricular es el más alarmante. En el año escolar 2001-2002 se inscribieron 667.110 niños y en el año escolar 2014-2015 se redujo a 595.828 niños matriculados; una merma de 71.282 niños
La disminución matricular entre los años escolares 2013-2014 y 2014-2015 por niveles y modalidades es como sigue: Educación Inicial disminuyó en 25.321 niños. Simoncito familiar y comunitario redujo en 20.554 niños atendidos. La mengua en primaria fue de 34.700 niños. En media, bachillerato y técnica la mengua fue de 34.333 adolescentes. En la modalidad de Educación especial se redujo la atención de esta población en 3.357 niños y jóvenes. La educación de adultos, aquella a dónde van los más pobres, restringió su atención en 96.472 cupos entre los años escolares 2005-2006 y 2013-2014. Los descensos en las misiones Ribas, Sucre y Robinson están entre 70% y 45% de sus beneficiarios en las formativas (Ince) la reducción es del 80% entre los años 2015 y 2016.
Una pobre educación para los más pobres:
La enseñanza de las ciencias ha sufrido un grave retroceso. El año 2015-2016 desaparecieron un 77% de los laboratorios de los liceos oficiales existentes, entre otras causas por falta de docentes en las áreas de biología y química y ausencia de materiales de laboratorio. Las promociones automáticas de estas asignaturas que nuestros jóvenes no están cursando es la medida que el Ministerio de Educación aplica como solución salomónica e irresponsable ante la carencia de docentes no sólo en estas áreas de las ciencias, sino que se han extendido a las matemáticas, inglés y hasta castellano y literatura. Los más pobres están recibiendo una pobre educación, incompleta y deficiente. 
Se desprofesionaliza y destruye la carrera docente:
La carrera docente sufre los estragos de una política que progresivamente la desprofesionaliza. Actualmente existen 105.160 docentes sin titularidad de sus cargos. Los cargos del personal directivo siguen siendo otorgados sin concursos de méritos y oposición como lo ordena la propia Constitución nacional, quedando eliminada de hecho, la posibilidad de ascender en la carrera docente. Esta perversa práctica clientelar es usada por el gobierno para chantajear y realizar proselitismo político partidista. La crisis en la carrera docente se extiende a la UPEL y escuelas de educación. Según la Upel, este mismo año 6.112 formadores de docentes han solicitado por secretaría su certificación de títulos, notas y diplomas ya que tienen pensado irse a otros países a ejercer el magisterio universitario. Una verdadera catástrofe que al gobierno poco o nada le importa.
Los educadores están en situación de pobreza
Los salarios del educador son los más bajos de los cancelados a cualquier otro profesional de la administración pública. El déficit del ingreso de un educador respecto del costo de la canasta básica para el mes de agosto de este año es de un 90% y si tomamos en cuenta que el 80% de los docentes que laboran para el Ministerio de Educación perciben un sueldo base igual al mínimo nacional al estar clasificados en la categoría inicial I, estamos hablando de un magisterio sometido a la pobreza de acuerdo a los indicadores de ingresos de la encuesta ENCOVI. 
Los servicios médicos asistenciales del Ipasme se deterioraron y ya no prestan la buena atención que otrora solía prestar. El HCM se viene eliminando progresivamente. Los créditos hipotecarios, personales y de refacción son casi simbólicos, pues sus montos son risibles al estar alejados de la realidad económica del país. 
Docentes jubilados, los más maltratados
La crisis es mayor con los docentes jubilados y pensionados. Desde el año 2007 el gobierno adeuda a más de 19.000 jubilados sus prestaciones sociales e intereses de mora. Este año fueron jubilados 8.000 y no habrá recursos para cancelarles sus prestaciones hasta que culminen de cancelarles a los que aún esperan desde hace años. 
Las medicinas gratuitas y atención médica establecidas en la Convención Colectiva, son letra muerta y son cientos los docentes jubilados que mueren por falta de atención inmediata porque el HCM del MPPE no funciona.
Al ser jubilados, a los docentes se les reduce drásticamente sus ingresos porque se les excluye del beneficio social de la cesta ticket, las primas y semana de ajuste salarial. A pesar de haber sido aprobada una Ley en la AN, el gobierno le niega los recursos a los jubilados y pensionados pero gasta multimillonarias cantidades en armamento y corrupción.
El magisterio no tiene nada que perder, si mucho que preservar y conquistar
Revertir esta dramática realidad de nuestro sistema escolar pasa necesariamente por la revocatoria del mandato del presidente Maduro, principal responsable de esta crisis generada por su gobierno. Un mandatario que ha demostrado su incapacidad, ineficiencia e ineficacia para resolver estos problemas estructurales, no merece seguir gobernando so pena de terminar de llevar al país a un caos y destrucción irreversible que nos condenaría al ostracismo a éstas y las futuras generaciones. Como educadores formadores de conciencia y valores libertarios, no podemos permitirlo. Este magisterio históricamente ha sido aguerrido y valiente; nos hemos enfrentado decididamente a anteriores dictaduras militares, quienes finalmente cayeron por la voluntad de un pueblo unido que quiso preservar la convivencia civilizada y las libertades democráticas para que entre otras cosas, el hecho educativo sea expresión de una Venezuela soberana, de progreso e igualdad real de oportunidades para todos.
Revocar en la calle a este gobierno y su régimen por el desastre, la miseria y la destrucción a la que llevó al país, es una necesidad impostergable para iniciar la reconstrucción nacional. Venezuela, sus niños y jóvenes merecen una educación científica, democrática, de calidad y gratuita para todos. Una educación al servicio del interés nacional, no de parcialidad política ni de intereses grupales; al servicio de la creación de una nueva conciencia ciudadana, ética, crítica, transformadora, realmente participativa y solidaria que contribuya a edificar una nación de progreso y bienestar donde todos los individuos tengan resueltas sus necesidades humanas básicas. Las razones son muchas. Pero destruir la educación de un país es destruir su futuro y lo más preciado: sus niños y jóvenes; recurso insustituible para preservar la continuidad e integridad de la nación. Es por ello que los educadores, independientemente de las diferencias políticas e ideológicas, unidos en el objetivo común de parar este desastre, a sabiendas de que nos asiste la razón, la justicia y estando en el camino correcto de la historia, debemos, una vez más contribuir a resolver esta profunda crisis general para dejarle a nuestros hijos, a nuestros niños, jóvenes y a la escuela, una educación democrática, científica, gratuita y de calidad al servicio de los intereses nacionales.
¡Cada escuela, cada liceo un comité por el revocatorio!
¡Educador: Incorpórate a las iniciativas por el #RR2016!
¡Revoquemos el desastre, 
revoquemos a Maduro este año 2016!


MOVIMIENTO DE EDUCADORES “SIMON RODRIGUEZ”
Nota: Los datos provienen de las memorias y cuentas del MPPE de varios años. Informe: “La educación en Venezuela tal como va” de Luís Bravo Jáuregui 2016. Encuesta de condiciones de vida ENCOVI 2015-2016. CENDAS-FVM. Datos y cálculos propios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here