Desde que los poderosos entendieron que no solo con las amenazas, persecuciones y torturas es suficiente para permanecer en el poder, se lanzaron en el desarrollo de otros métodos o instrumentos que cumplen con la función. Distraer, confundir y desmovilizar a todos aquellos grupos y organizaciones que son una amenaza para sus intereses, funciona de la misma manera.

Esos otros métodos o instrumentos se conocen como Inteligencia y Contrainteligencia. Son usados con el propósito de neutralizar cualquier intento de subversión o de rebelión organizada por grupos de rebeldes o guerrilleros, o factores políticos que atenten contra quienes ejercen el poder político.

Evidentemente el trabajo de la inteligencia y la contrainteligencia tiene varios niveles de aplicación, desde el tradicional, que es el de infiltrar los movimientos subversivos y desestabilizadores al régimen dominante e impedir la organización de las masas, hasta delatar a los rebeldes. Los mecanismos para lograr esos objetivos son diversos y cambiantes. Pero en todos ellos su finalidad y objetivo es el mismo: infiltrar, identificar, categorizar, desarticular, desmovilizar y entregar a todos los integrantes de una eventual rebelión.

El desarrollo científico tecnológico de hoy hace más fácil y sencillo el trabajo a los organismo de control de represión y seguimiento de los regímenes. Un celular, una computadora por muy moderna que sea y asegurada que esté, siempre hay una contra medida que la supera. Y siempre el régimen tendrá a su mano lo más moderno y a los más preparados para interceptar y decodificar cualquier comunicación.

Aquí no voy a describir es su totalidad las medidas y contramedidas que se usan en la inteligencia y la contrainteligencia. Pero sí les voy a dejar algunos métodos para que no caigan en las medidas que usa el régimen en las redes sociales como Twitter o Facebook, que son las más usadas.

El internet sin duda alguna es un instrumento muy poderoso para comunicar o informar cualquier cosa en cualquier momento. Eso deja una ventana por donde se puede comunicar los acontecimientos sin censura o control, por lo menos mientras el régimen no lo detecte. Después de ser detectado, el régimen neutralizará ese espacio mediante la suspensión, por ejemplo, de la señal de internet. Pero es un instrumento muy poderoso para comunicar o informar cualquier cosa. No solo verdades, si no también mentiras, desprestigiar o confundir. Digamos que es el “gran hermano,” a veces es benigno, a veces maligno.

Las llamadas redes sociales tienen hoy un peso relevante y crucial en Venezuela, ya que los medios tradicionales están desprestigiados o censurados por el régimen domínate. El único espacio que queda para informar o comunicar cualquier evento o suceso de importancia pollita y social que vaya en contra del régimen, es el internet. Y la dictadura lo sabe y sobre ese asunto, actúa y responde para minimizar ese accionar de la oposición.

Los parámetros estratégicos y tácticos de los organismos de seguridad en lo relacionado a las medias de inteligencia y contrainteligencia, se pudieran resumir en las siguientes:

  • La inteligencia. La recolección de conocimiento que permite salir de la incertidumbre y la duda. Importante para cualquier organismo que quiera cumplir un objetivo o tenga un propósito. Sin inteligencia, la guerra está perdida. Para tener un horizonte táctico y operativo claro es necesaria una visión estratégica dentro de los servicios de inteligencia y contrainteligencia. Recolectar información creíble sobre lo que hay en su entorno. Recolectar información que no es pública y que se debe buscar por otros medios. No solo los entes oficiales, policías y militares del Gobierno hacen inteligencia, recolectan, clasifican y distribuyen información de interés para el Gobierno. También buscan construir una inteligencia estratégica para tener una inteligencia operativa y táctica. Es el trabajo del servicio de inteligencia y contrainteligencia para identificar, penetrar, desarticular y destruir los grupos y organizaciones que ponen en peligro los interés del régimen.
  • La contrainteligencia. Evitar que el enemigo obtenga información secreta, información sensible y con ello crear desinformación, y enviar información confusa o falsa para crear lo mismo. La contrainteligencia es la suma de medidas para impedir la penetración o el espionaje en contra del Gobierno. Es una serie de métodos para impedir que los enemigos del Estado tengan información que les pueda dar una ventaja estrategia y táctica en el campo de acción, para eventualmente desarticular y desmovilizar a los organismos policiales y militares de ese Gobierno. La contrainteligencia usa prácticamente las mismas herramientas que se usan para la inteligencia, ya que son los mismos organismos y los mismos funcionarios.

Todas estas medias de inteligencia y contrainteligencia son usadas en todos los escenarios y momentos y el intento en las redes sociales no escapan a esa manipulación y control. A eso le agregamos que Twitter, Facebook o Instagram, al igual que los grupos de WhatsApp son los únicos mecanismos para mantenernos comunicados e informados. Es entonces necesario y urgente tomar las debidas medidas de control y seguridad mínimas para detectar una información y opinión que tenga como propósito desinformar, que es parte de la contrainteligencia oficial.

Las redes no tiene rostro, no son personas, son un instrumento para dar a conocer algo. Es el sitio preferido para los servicios de inteligencia y contrainteligencia. No solo de Venezuela si no también del mundo. Cualquiera puede estar detrás de una cuenta de esas desinformando, confundiendo, desmotivado, desmovilizado, en fin… ¿Pero cómo separamos las verdades de las mentiras en la redes sociales?

Primero, identificado la cuenta. Que puede ser personal o de un medio u organización. Si es personal, ¿quién es esa persona? ¿Es conocida? ¿de dónde salió? ¿a qué se dedica? ¿desde cuándo está esa cuenta abierta? Hay que estar pendientes con esto. Cuentas con seudónimos, apodos y con perfiles incompletos o difíciles de verificar, son de desconfiar en su mayoría. Hay que tomar en cuenta que el trabajo principal de inteligencia y contrainteligencia es ganarse la confianza del enemigo del Estado. Eso lo logra facilitando información de movimientos o actividades no estratégicas ni tácticas a los enemigo del régimen para que así ganen su confianza. Cuando las cuentas son de medios o de organizaciones reconocidas o establecidas, es más fácil verificar su legitimidad y su posición política. Pero aún así es necesario siempre tener en cuenta su credibilidad o intereses al informar. Todos tenemos interese políticos y sociales. Nadie escapa de eso. Solo que algunos interese son mezquinos, despreciables o personales o incluso económicos. Sin visión de para desarrollo o democracia.

El agente de la inteligencia y contrainteligencia, después que se gana la confianza y la credibilidad dentro de la sociedad, tiene la capacidad de no solo de delatar y entregar a los enemigos el Estado a los organismos policiales o militares. También puede desde adentro, confundir, distraer y desmovilizar. Ya lo hemos vivido con algunos “líderes opositores” en las rebeliones democráticas de 2002, 2014, 2015 y 2017, donde desde adentro, más de uno confundió, distrajo y desmovilizó al pueblo en la calle. O le sacaron provecho personal a esos momentos tan importantes para el pueblo Venezolano.

Cada día es más fácil hacerlo. Los medios alternativos tienen un peso y en Venezuela más por el cerco que el régimen tiene y por la posición de los medios de no discutir la realidad política y social. Por lo general, solo los que están con el régimen y solo los que tienen una política colaboracionista con el régimen o tiene recursos económicos, salen en los medios tradicionales.

Confundir, distraer desmovilizar desde una cuenta en Twitter, Facebook, Instagram grupos de WhatsApp es una tarea diaria y consecutiva. Por eso es necesario no creer todo lo que allí se publica. Más si la fuente no es confiable o es una nota que viene directamente del régimen. El trabajo de la contrainteligencia es convertir un hecho real que lo perjudica, en un hecho no real o que lo beneficia. No solo en acontecimientos actuales sino también en hechos pasados. “Quien controla el pasado, controla el futuro. Quien controla el presente, controla el pasado”, decía un agente de contrainteligencia inglesa y escritor, George Orwell, haciendo una paradoja futurística de ciencia ficción que no lo era.

Por ejemplo, para el régimen chavista los hechos del 27 y 28 de febrero son tristes y lamentables, pero no hicieron nada para hacer justicia en 20 años. Para la mayoría Chávez fue el gran héroe e ideólogo sel 4F, cuando en realidad solo fue uno más de los tantos que participaron. Aunque fue quien no respetó el plan ni los acuerdos para el alzamiento militar, lo hicieron “el héroe”. Esta es parte de la manipulación histórica para los que el poder crea los servicios de inteligencia y contrainteligencia, y mediante ellos profundizan con su trabajo de afianzamiento.

Lea más: 4F: la historia no contada del golpe (Chávez: el “héroe” sin batalla)

Otra ejemplo es lo ocurrido con Óscar Pérez. Los servicios de inteligencia y contrainteligencia movieron casi todas sus piezas no solo para detenerlo, sino para desprestigiarlo, minimizarlo o ridiculizarlo. Esos tres elementos le impidieron crecer o nuclear una masa suficiente para desestabilizar al régimen. Claro, Oscar Pérez. También cometió algunos errores. Como no construir una base política y social que lo respaldara y nunca se debe bajar la guardia contra el régimen.

Lea más: Operación destructor, lo que debe aprender la resistencia de Óscar Pérez

Lo de Óscar Pérez es el ejemplo más claro del trabajo de la inteligencia y contrainteligencia. Cuántas cuentas de internet lo desprestigiaron, minimizaron o ridiculizaron. Y después de muerto lo lloraron, y en otros casos solo lo ignoraron. Después de la masacre del junquito ¿qué información verás creíble en esas cuentas de internet sobre los hechos ocurridos? Hagan memoria y pregúntense el por qué de eso. Y ya están avanzado sobre a quien creerle o no creerle, o cuestionando la propia muerte.

¿Cuál es su papel en todo esto? Usted analiza, interpreta y verifica la información que le llega. O solo la repite una y mil veces. ¿Quién le transmite esa información? ¿Es una persona con trayectoria? ¿Es un medio creíble? ¿Tiene Trayectoria? Duden antes de dar algo como cierto. En estos medios de comunicación modernos, si se quiere, se puede identificar quién es el que informa o desinforma. Solo revise e investigue bien esa cuenta.

No olviden que el trabajo de la inteligencia y la contrainteligencia es permanente y constante y en estos momentos está trabajando para obtener información de los enemigos del Estado. También está generando información falsa para distraer, confundir y desmovilizar a todos aquellos grupos y organizaciones que sean una amenaza para sus intereses.

Por eso la organización y la unidad sincera son cruciales ya que con esas dos fortalezas, minimizamos los intentos de distraer, confundir y desmovilizar a las fuerzas del cambio democrático y popular. Ya que esas fuerzas se movilizarían bajo un propósito definido con una estrategia, táctica y plan de acción. Que no estarían atados a condiciones subjetivas inmediatas o personales.

En estos momentos se está ejecutando una operación de inteligencia y contrainteligencia sobre la detención de algunos militares y todo lo que eso implica. Hay tienen el espacio para que apliquen lo que aquí les he dejado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here