La recuperación de la planta física de la UCV, como excusa para intervenirla sigue en marcha y la comunidad universitaria no ha dado una respuesta contundente para ponerle freno a estas intenciones del régimen.

La decadencia de la vida universitaria y los salarios de hambre que hoy colocan en riesgo la vida de profesores y de todo el personal administrativo y obrero de la universidad se mantiene vigente y no hay, hasta este momento, la intención por parte del Gobierno de cambiar esta realidad. Sin embargo, el pasado 15 de febrero se llevó a cabo una manifestación pública que exigía un salario justo, acción de calle que aplaudimos y que marca el inicio de una nueva temporada de manifestaciones y de rechazo al actual gobierno.

Por su parte, las autoridades aún no han tomado una posición sobre el regreso a las clases presenciales y tampoco sobre la necesidad de cambio urgente en las autoridades universitarias. Frente a esta inacción, el gobierno avanza en la aprobación de una Ley de Universidades, con reuniones cerradas y bien planificadas con personalidades de incidencia en la universidad, pero no con la participación activa y democrática de la comunidad universitaria.

Ante estas circunstancias, nuevamente, desde el Comité Político de Bandera Roja de la UCV llamamos a volver a clases. Ocupar la universidad para reanimar el movimiento de lucha universitario, con un plan en defensa de las reivindicaciones gremiales, de la seguridad social y de una universidad viva para su comunidad. Frente al aumento de salario que decretó el Gobierno Nacional, que no es constitucional por ser insuficiente para la subsistencia, debemos activarnos en la lucha por un salario mínimo igual a una canasta básica, tal como lo establece el artículo 91 de la Constitución y denunciar la prioridad que el Gobierno da al pago de la deuda externa en perjuicio de la deuda social con los trabajadores en general y de las universidades en particular.

Activar la universidad debe ser una prioridad, no solo para las clases y la investigación, sino también y con énfasis para la discusión de ideas sobre la urgencia de una renovación, de volver a la discusión sobre el por qué y para qué de la universidad, para establecer mecanismos de elección de nuestras autoridades y para pensar cómo ofrecer alternativas y salidas a la crisis profunda que afecta al país.

El tiempo es propicio para impulsar una coordinadora nacional de luchas del sector universitario. Abonar el camino del encuentro y la unidad social y gremial para salvar la educación, la universidad y el país.

La universidad vive tiempos que requieren de un compromiso histórico para preservarla porque está en riesgo su existencia. Emulemos el espíritu de sus grandes hombres y mujeres universitarios que se enfrentaron a la dictadura y las pretensiones interventoras de otros gobiernos, y avancemos unidos en su defensa.

 

¡Luchemos por reivindicaciones y salvemos la universidad!

 

Comité Político Local Bandera Roja UCV.

Marzo 2022

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.