Bandera Roja no avala el diálogo que hoy se va a instalar públicamente entre el gobierno y algunos partidos políticos de oposición. Un dialogo sin condiciones que indiquen claramente  que el gobierno quiere  buscar acuerdos para atender la crisis general que vive la sociedad venezolana, no conducirá a logros que garanticen los cambios que el país requiere para salir adelante. Las exigencias de la libertad de los presos políticos, de cese a la represión y el desarme de los paramilitares auspiciados, protegidos y financiados por el régimen no fue atendido. Así queda claro que Maduro lo que aspira de la oposición es el compromiso de no luchar por el cambio político a cambio de unas posiciones burocráticas y algunas concesiones políticas. 

Las declaraciones de Maduro después del intercambio inicial dejan claro que su intención no es abordar la discusión de cambios sustanciales, sino limitar el debate a cosas que no pongan en cuestión su eternización en el poder.
La rebelión democrática que ha tomado las calles del país, las banderas y las luchas que hoy se enarbolan no dependen de unas negociaciones que nada tienen que ver con los reclamos levantados. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here