PRESIÓN POPULAR
             para CAMBIAR el Gobierno
La prioridad es el Cambio
Ya otros dirigentes del PSUV y miembros del tren gubernamental lo habían dicho, pero el día martes 4 de octubre fue el propio presidente Maduro quien afirmó que “ante la crisis económica, las elecciones no tienen prioridad”. Aparte de reflejar el enorme miedo —terror sería más acertado— que le tiene a consultar al pueblo sobre su nefasta gestión y sus terribles consecuencias contra la mayoría de la población, esta declaración viene a confirmar que estamos frente a un Gobierno de facto, que amparándose en la declaración de emergencia viola flagrantemente la Constitución y las leyes, además de convenios internacionales referidos a derechos humanos, libertades públicas y derechos sociales y laborales.

Creen Maduro y su camarilla que con este tipo de anuncio meterán miedo a un pueblo que está decidido a sacarlo, a buscar alternativas frente a este desastre que se ha extendido a todos los rincones del quehacer ciudadano, desde la búsqueda de alimentos básicos y medicinas hasta el resguardo de la vida ante la ola de criminalidad e inseguridad que nos agobia, pasando por el deterioro creciente de todos los servicios y el envilecimiento del salario y del trabajo productivo.
Al no contar con apoyo popular ni social, Maduro apela a la represión, la amenaza, el chantaje, la compra de conciencias y el terrorismo de Estado, haciendo gala del control y la sujeción en que mantiene a instituciones estatales en las esferas judicial, electoral, militar y de poder ciudadano. Con el solo afán de mantenerse en el poder, las mafias en el poder conducen al país con la mayor de las irresponsabilidades al incrementar el desorden, la ilegalidad, el caos y la anarquía, y además convirtiendo a Venezuela en área en disputa entre potencias imperialistas y vendiendo al mejor postor nuestra soberanía e independencia.
Venezuela necesita un nuevo orden, pero para lograr esto debemos salir del Gobierno de Maduro. Nuestro apoyo a la realización del Referendo Revocatorio para este año 2016 significa avalar el camino menos traumático dentro del orden constitucional donde impera la decisión soberana del pueblo, pues somos los ciudadanos a quienes el artículo 72 de la Constitución les otorga ese poder revocatorio. Por artilugios, triquiñuelas y artimañas el CNE ha retardado injustificadamente más de 100 días la realización de este evento electoral, con el fin de desmotivar a la población e impedir que el revocatorio tenga consecuencias efectivas en la salida de Maduro y de su Gobierno.

Bandera Roja reitera que solo con presión popular, con un mayor protagonismo social y autonomía popular podremos torcer el brazo a las arbitrariedades y autoritarismo del régimen. Solo el impulso de un fuerte y amplio movimiento de lucha social —apuntalado en verdaderas asambleas populares y ciudadanas— puede convertir la recolección del 20% en una verdadera rebelión electoral y democrática. Ya despuntan los albores del cambio en el país, y es tarea de las fuerzas del cambio dejar a un lado cuestiones subalternas, como las adelantadas candidaturas presidenciales y el afán de hegemonizar, para dar realce a la Unidad Nacional que deberá impulsar un programa de Reconstrucción Nacional en favor del pueblo, el desarrollo, el progreso y de una nueva democracia.

¡El cambio va porque lo demanda el soberano!
¡La prioridad es el cambio!
#RevocatorioEnLaCalle   
#RebeliónDemocrática #RR2016

Caracas, 5 de octubre de 2016
Por la Dirección Nacional de Bandera Roja
Gabriel Puerta / Secretario General y Carlos Hermoso / Secretario General Adjunto

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here