Concientes del inmenso compromiso histórico
que tenemos con el país, las organizaciones políticas del sector democrático
nacional nos comprometimos con la unidad.

La unidad ha sido y es una demanda de la
sociedad venezolana para impulsar el cambio y el progreso de nuestro país.

De ese compromiso y de esa demanda nació la
Mesa de la Unidad Democrática en 2009. Todo lo que la Mesa le ha prometido al
país, lo ha cumplido.

Nos comprometimos con convocar, organizar y
realizar elecciones primarias para escoger a un candidato presidencial
unitario, y lo cumplimos. Nos comprometimos con presentarle al país una
propuesta programática unitaria, y lo cumplimos.

Henrique Capriles Radonski es ese candidato.
Él encarna el símbolo de esta unidad. Él es la promesa del cambio y del
progreso.

Pero también hemos entendido que la Sociedad
nos ha demandado presentar la tarjeta de la Unidad, para postular a nuestro
abanderado presidencial, como un símbolo de esa unidad de cara al proceso
electoral del 7 de octubre.

Es por ello, que la Mesa de la Unidad
Democrática aprobó por unanimidad crear este instrumento electoral el pasado 29
de julio de 2011, dejando en libertad a los distintos  partidos de adherirse a la misma para
postular ante el CNE a nuestro candidato presidencial.

Concebimos la tarjeta de la Unidad como  un símbolo de la unidad en medio de nuestra
diversidad. Como un símbolo unitario donde el pueblo se pueda expresar y como
un gesto de desprendimiento de los partidos que nos sumamos a ella.

Consideramos que la tarjeta de la Unidad:

1)   
Responde
a la demanda de Unidad por parte de la sociedad democrática: Desde el año 2009
las diversas organizaciones políticas que hacemos vida en la Mesa de Unidad,
nos hemos impuesto un esfuerzo de coordinación unitario que ha pasado por
presentar un programa único (como oferta al electorado) y un candidato
presidencial único (elegido mediante primarias). La evolución lógica de este
proceso es declinar el uso de nuestros respectivos símbolos en la postulación
de nuestra opción presidencial.

2)   
Es un
gesto político  hacia los sectores
independientes de la sociedad civil no alineados en partidos: Hemos dicho que
la necesidad de la Unidad va más allá de los partidos políticos que componen
este esfuerzo unitario. Y se hace necesario, por tanto, que este incluya al
resto de la sociedad venezolana.

3)   
La
tarjeta de la Unidad contribuirá a enfretar variables determinantes en un
contexto de absoluta asimetría en cuanto a una justa competencia electoral,
donde el oficialismo utiliza los recursos del Estado de la manera más
inescrupulosa posible. Permitiría de manera práctica, ahorrar y establecer un
uso más eficiente de los recursos disponibles, haciendo más sencillo enfocar a
todos los partidos en una sola campaña. Refuerza pues la economía del voto y
evita la dispersión de esfuerzos. Evitando la natural competencia entre los
activistas de nuestros partidos.

4)   
Va a
reforzar el mensaje unitario: Desde el punto de vista de la comunicación
política apuntalará el sentido de la Unidad de las fuerzas de oposición y
disipa los temores reales o imaginarios que el elector común, poco informado,
pueda tener sobre la fortaleza de la misma.

5)   
Es un
símbolo de la Unidad como expresión máxima del reto político que tiene el
sector democrático en las presentes circunstancias.

Esta tarjeta de la Unidad, que hoy presentamos
formalmente al país, es un instrumento, es una política para contribuir a
realizar nuestro próximo compromiso: que Henrique Capriles Radonski  sea elegido el 
presidente de todos los venezolanos el próximo 7 de octubre. A esta
tarjeta se han adherido los siguientes partidos: AD, ABP, Bandera R, Causa R Convergencia, Copei,
Cuentas Claras, Electores Libres, Gente Emergente MAS, Movimiento Laborista,
Movimiento Republicano, OFM, Opina, PPT Proyecto Venezuela, URD.

El Gobierno de la Unidad Nacional, encabezado
por Henrique Capriles Radonski, será un gobierno para servir a Venezuela. La
Unidad está para seguir sirviendo a los venezolanos. Por eso la Unidad es
Seguridad, la Unidad es Empleo, la Unidad es Educación, la Unidad es, en
definitiva, progreso para todos.

La tarjeta de la Unidad es la expresión de todo
nuestro compromiso por el futuro de Venezuela.

Unidad es compromiso. Unidad es libertad.
Unidad es democracia.

Unidad para vivir y progresar en paz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here