Quien mínimamente tenga conocimiento del desarrollo de la política en Venezuela en las últimas décadas y esté al tanto de las distintas posturas partidistas y sus representantes o voceros, no puede tener dudas sobre el tinglado circense que montó el régimen. Así, el pasado lunes 8 de mayo, para hacer creer que factores de “oposición” lo acompañaban en su disparatada, abusiva y anticonstitucional propuesta de Constituyente, brindan una puesta en escena con personajes cuyo talante evidencia la patraña. Unos más, otros menos, contribuyen con la farsa. Por muy cuestionador que suene uno que otro discurso, arrima cada uno su contribución a la finta.

Nada más que ver u oír al impostor que fungía como representante de nuestro partido —treta un poco más elaborada, pues manipulaba la relación consanguínea, mismos apellidos, de este tarifado del gobierno con nuestro secretario general y fundador Gabriel Puerta Aponte— era suficiente para desechar cualquier seriedad en ese montaje teatral. Pedir, como solución al problema del hambre, que las bolsas clap fueran distribuidas quincenal y no mensualmente ya bastaba para medir el pelaje de esta impostura. Abogar por la “paz” y ubicarse como una tercera vía entre la dictadura madurista y la MUD no fue suficiente para ocultar que cumplen una misión orquestada y financiada por el propio régimen para tratar de crear confusión y división en las filas opositoras. En fin, el tener que usar estas figuras de pacotilla —junto a otros partidos de maletín o declarada y abiertamente oportunistas como el MAS, democracia renovadora, poder laboral, juan bimba, etc.— no es más que una muestra de debilidad y desesperación de las fuerzas opresoras y dictatoriales frente a la rebelión democrática que hoy emerge en nuestra patria y se extiende por toda la geografía nacional.

El jueves 4 de mayo la dirección nacional de nuestro partido emitió una declaración sobre el fraude constituyente adelantado por la dictadura madurista [“El pueblo en rebelión ya ejerce su poder constituyente” ]. Sólo nos resta agregar que en sus 47 años de vida nuestro partido siempre ha estado del lado de las transformaciones y cambios progresistas y verdaderamente revolucionarios. Jamás nos encontrarán defendiendo o amparando engaños y estafas contra nuestro pueblo y contra nuestro país, como la presente involución histórica presentada con el falso nombre de “socialismo del siglo xxi”, ni cualquier otra que pretenda retrotraer a nuestra nación a etapas retrógradas o reaccionarias. Bandera Roja nació para abrir caminos de liberación política y social, para impulsar formas más avanzadas de democracia y para lograr hacer ciertas y reales nuestra soberanía y nuestra independencia, en el respeto de la libre determinación de los pueblos y en el enfrentamiento a la dependencia del imperialismo, sea cual fuere la potencia que pretenda sojuzgarnos.

Bandera Roja ha transitado todas las formas de lucha posibles por la libertad, la democracia y el progreso social de Venezuela. Años de clandestinidad y persecución también han robustecido nuestra organización. Y ahora, a la decisión de la dictadura de ilegalizar nuestro partido y entregar nuestros símbolos a unos agentes tarifados, se le suman estos actos vergonzantes y este sucio relacionamiento que asumimos nuevamente como un reto de luchar en la ilegalidad, esta vez impuesta contra nosotros por diversas vías simultáneamente.

Junto al objetivo estratégico de la rebelión democrática del pueblo venezolano de desalojar del poder a las mafias dictatoriales para construir un mundo mejor, el nombre de nuestro partido Bandera Roja, brillará aún más por haber dado, sus dirigentes y militantes, lo mejor de sí en esta empresa.

 

Rebelión Democrática para sacar a Maduro

Ahora le toca al pueblo

Abajo la dictadura

 

Bandera Roja (resistencia)

Caracas, 10 de mayo de 2017

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here