Es un lugar común afirmar que los educadores venezolanos estamos muy mal remunerados. Muchos debemos trabajar desde horas extras hasta dos turnos para paliar atender las necesidades personales y familiares. Hasta los docentes jubilados deben seguir trabajando en colegios privados, atendiendo tareas dirigidas, refuerzos pedagógicos e inclusive, hasta de buhoneros  para poder compensar los bajos sueldos y asignaciones devengadas. Ello muy a pesar de los consecutivos ajustes salariales decretados por el ejecutivo nacional, los cuales han sido insuficientes ante la pérdida del poder adquisitivo del salario debido a la elevada e incontrolable inflación que los convierten en sal y agua.

A continuación presentamos la consideraciones económicas, sociales y sindicales que justifican el adelanto de la firma de una nueva convención colectiva para el magisterio venezolano:

  • La Convención Colectiva Única y Unitaria de los Trabajadores de la Educación del MPPE, vence el próximo 16 de mayo de 2018. La cláusula 92 establece la “conformación de un Comité de Evaluación y Seguimiento para el Cumplimiento de esta convención colectiva, pero ha sido letra muerta y ello ha derivado en el incumplimiento de muchísimas cláusulas.
  • Desde que se firmó la I CCUUTMPPE, muchos de los beneficios socioeconómicos del mismo quedaron desfasados y no es una exageración afirmar que algunos de éstos hoy en día son simbólicos al no estar en correspondencia con la realidad económica catastrófica del país. Los educadores, devengamos los sueldos más bajos con relación a los percibidos por otros profesionales de la administración pública, 343.495 Bs es el promedio mensual para los docentes entre las categorías I a la VI,  base 36 horas  y 318.019 Bs es lo percibido por los docentes que laboran en las Escuelas de un solo turno, base 33,33 horas. (No incluye la cesta ticket). Un alto porcentaje de docentes jubilados devengan sueldo mínimo al quedar rezagadas sus asignaciones. El próximo aumento de sueldos contractual será de apenas 15% y se producirá en el mes de enero de 2018.
  • Otros montos simbólicos de beneficios laborales son:

  • La realidad económica presente y la proyectada para el próximo año es tan devastadora que se requiere con urgencia sean revisadas y actualizados estos beneficios laborales y el resto de las cláusulas de la Convención Colectiva de los Educadores. Así tenemos que según el CENDAS-FVM la Canasta Básica Familiar de septiembre de 2017 fue Bs. 3.901.076,04 y se necesitaban 130.035,86 Bs. diarios para cubrir su costo, un salario mínimo diario. Los educadores también tenemos hijos que van a la escuela y la universidad. El precio de la Canasta Básica Escolar -CBE- de agosto de 2017 es de Bs. 5.039.106,75. Si un docente debe almorzar en la calle, y son muchos los que lo hacen, deben cancelarlo en 18.000 Bs. En cambio, el precio de la Canasta Alimentaria Familiar –CAF- de septiembre de 2017 se ubicó en 2.681.464,22 bolívares y se requieren 19.6 salarios mínimos (136.544,18 bolívares) para poder adquirir la canasta, 89.382,14 bolívares diarios. La diferencia entre los precios controlados y los precios de mercado es de 21.856,4%. (CENDAS-FVM). Todos los alimentos y las medicinas aumentan casi a diario. Algunos economistas dicen que nuestro país ya entró en la hiperinflación.

Las proyecciones macroeconómicas estimadas por organizaciones gremiales independientes como el IESA, indican que el país ya vive un colapso económico y que la situación empeorará para el próximo año. Algunos indicadores:

  •  Inflación durante los 12 meses terminados en 9/2017 = 1.081%
  •  Inflación estimada para el año entero 2017 = 1.438%
  •  Inflación estimada para el año entero 2018 = 4.700%
  •  US$ en el mercado paralelo estimado para 31/12/2017 = 57.000
  •  US$ en el mercado paralelo estimado para 31/12/2018 = 624.000. Sí, seiscientos veinticuatro mil bolívares

En conclusión, continuará la pulverización de los sueldos y el poder adquisitivo de los educadores y trabajadores en general  por los altos niveles de inflación.

  • Otras consideraciones. Este escenario económico que vivimos todos los trabajadores es lo que ha llevado a otros gremios profesionales, como el Colegio de Ingenieros de Venezuela, a fijar trimestralmente su tabla de honorarios profesionales. Existen muchos organismos de la administración pública, como el caso del sector salud (IPASME, IVSS) en donde sus trabajadores jubilados y pensionados se les cancela mensualmente el “Bono de subsistencia para el jubilado” equivalente al beneficio de alimentación o cesta ticket que perciben los trabajadores activos. Es justicia que se le cancele de igual manera a los docentes jubilados y pensionados.

Nuestra propuesta

Vistas las deplorables condiciones económicas y sociales en las que está subsistiendo el docente venezolano producto de una realidad de la cual no somos responsables; visto que no existe certeza para qué fecha del próximo año se estaría firmando una nueva Convención Colectiva. Asimismo, en virtud de que es un hecho cierto que el resto de los sectores de trabajadores que firmaron esta Convención Colectiva Unitaria (Obreros y Administrativos) tienen una serie de beneficios sociales (los cuales se merecen ya que son conquistas) que no poseemos los educadores y ante los escenarios macroeconómicos descritos anteriormente, es que formulamos la siguiente propuesta al magisterio, a las organizaciones sindicales y al patrono: adelantar la II Convención Colectiva Unitaria de los Trabajadores de la Educación y del Magisterio dependientes del MPPE a partir del 15 de enero de 2108, Día del Educador. Esta propuesta que hacemos es viable si existe la voluntad política del patrono fundamentalmente. Las organizaciones sindicales pueden sintetizar una propuesta contractual, atendiendo a los beneficios salariales, económicos y sociales esencialmente para hacerle frente a esta realidad sobrevenida, que desde el punto de vista económico ha destruido la calidad de vida de todos los trabajadores y en concreto el de los educadores venezolanos.

Invitamos al magisterio a hacer suya esta propuesta, a difundirla y exigir sea aprobada por las organizaciones sindicales para ser presentada al patrono.

Ante la crisis, el magisterio demanda adelanto de la II Convención Colectiva 

Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here