La salvación es un cambio político urgente
Este gobierno no tiene remedio
46 años de BR

     Hoy, cuando Venezuela transcurre
por la más profunda crisis general de la última centuria, desde Bandera Roja reafirmamos nuestra convicción de que
no podremos salir de esta catástrofe mientras continúe la misma conducción
política del país. Este gobierno no tiene cura, pues no hay farmacia que tenga
los medicamentos contra el autoritarismo, la ineficacia, la ignorancia y contra
las desmedidas ansias de las mafias gobernantes de seguir usufructuando y
dilapidando los dineros públicos.
     Y el gobierno de Maduro se
empeña en agigantar el desastre que han creado, proponiendo decretos y medidas
que no reconocen su fracaso, y de esa forma es imposible hallar una salida a la
altura de la terrible circunstancia económica y social que sufrimos los
venezolanos. La emergencia económica
decretada por Maduro es una mascarada —que
pudiera denominarse “cómo
seguir en lo mismo”— que encierra
medidas no tomadas por razones politiqueras. No expresa política económica distinta a lo hasta ahora
realizado. Además de la mayor centralización de las decisiones
económicas en manos del Ejecutivo, hasta
ahora lo que se aprecia es el incremento de las cargas impositivas y el
afianzamiento de orientaciones que buscan preservar la capacidad de crédito del Estado ante la baja
de los precios del crudo. Más allá de alguna
que otra intención, ya se anuncia el aumento del precio de la gasolina, largamente esperado por muchos políticos
y economistas que consideran esa medida un dogma
elemental. Les molesta ese subsidio, pero nada dicen
del traspaso de una riqueza muy superior como la representada por la deuda
pública, el otorgamiento de miles de millones de dólares preferenciales a
importadores vinculados con el gobierno, favorecidos entre otros por una política
económica que
destruye el aparato productivo y afianza el papel de Venezuela como proveedor de petróleo y otras materias primas. El solo aumento del
precio de la gasolina no tendrá casi ninguna significación con un déficit
fiscal que bordeará 25 % y con una inflación esperada mayor que la de 2015. Y
para más drama ya el precio del barril de crudo se acerca al costo de
producción interna.
     Venezuela reclama urgentemente una nueva conducción capaz de realizar una política económica de
contenido popular y nacional. Que canalice el ahorro social a la inversión
productiva, mientras aumenta la capacidad de demanda de la ciudadanía,
mejorando radicalmente las condiciones de vida de los trabajadores y la familia venezolana. Junto a la presión
popular por nuestros derechos, debemos abrir los cauces constitucionales para
salir de este nefasto gobierno: revocatorio, enmienda o asamblea constituyente
requieren del calor popular para darles vida.
     Este 46o aniversario
nos encuentra bajo la agresión de la quintacolumna de un grupo mercenario que
está al servicio del régimen y con el apoyo parcializado de la institución
judicial. Tramposerías, tropelías y desafueros de diversa calaña han llegado al
colmo de celebrar en el estado Sucre una antiestatutaria, ilegal y anticonstitucional
parodia de quinto congreso, el pasado sábado 16 de enero. Esta deshonra para
nuestros mártires y para nuestra historia reclama nuestro más profundo y
radical rechazo y repudio. Y seguiremos resistiendo esta embestida en todos los
terrenos, político, jurídico e institucional.
     Bandera
Roja
no es una mercancía ni una franquicia electorera, sino una
conciencia colectiva que lucha por la transformación revolucionaria de nuestro
país, por la democracia popular y el socialismo, uno muy distinto de esta
payasada estafadora iniciada hace diecisiete años.
     Bandera
Roja
, en su 46o aniversario, ofrece a los venezolanos su
experiencia práctica y su elaboración teórica, acumuladas en décadas de lucha,
para abrir vías a un verdadero cambio hacia el desarrollo y la prosperidad,
fortaleciendo nuestra soberanía e independencia en el marco del impulso de una
democracia de nuevo tipo. Y la construcción de una fuerza social y política es
la garantía de que los cambios sean sostenibles hacia el progreso, y allí encontrarán
a nuestra militancia luchando hombro a hombro junto al pueblo.
Por la Dirección Nacional
Gabriel
Puerta Aponte
Secretario General
Venezuela, 20 de enero de 2016

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here