Estoy convencida de que está aumentando vertiginosamente el descontento entre los docentes al servicio del Ministerio de Educación. Lo vemos en las diferentes protestas que protagoniza el magisterio en todo el país. Ejemplo de ello es Barinas, con el paro de 48 horas, donde más del 90% de los educadores, con el apoyo de las comunidades, paralizaron las actividades en protesta contra #LasTablaDeHambre impuestas por la dictadura y exigiendo respeto a la contratación colectiva. Otro ejemplo de la disposición de lucha de los docentes es el referéndum consultivo en Carúpano, donde más del 90% de los consultados se pronunciaron a favor del paro nacional.

Estas acciones magisteriales son solo una pequeña muestra de que en las regiones hay una escalada importante de las diversas actividades de protesta. Esto tiene una importancia vital en la estrategia de lucha del magisterio en particular y de los trabajadores en general.

Resalta que algunos sectores de trabajadores identifican con mediana claridad que la lucha por salario y el respeto de la convención colectiva debe combinarse con la lucha por el cambio político, puesto que se comprende que mientras esté el chavismo en el poder se seguirán violentado las convenciones colectivas.

Un ejemplo de ello es que estas alturas el ministerio, bajo el mando de Aristóbulo Istúriz, mantiene la decisión del ejecutivo de seguir aplicando el instructivo emitido por la ONAPRE, donde se elimina de facto los contratos colectivos.

Si pensamos que la lucha del magisterio y de los trabajadores venezolanos es netamente sindical y por lograr reivindicaciones laborales y salariales, la realidad nos impactará en la cara, porque nuestra justa lucha laboral y reivindicativa trascenderá a lo político, es decir, será también una lucha por desplazar del poder a quienes nos quitan nuestros derechos laborales, nuestras conquistas

La base del magisterio en las distintas concentraciones y protestas que se han llevado en los últimos tiempos, ha gritado consignas de claro contenido político, es decir, cuestionan la permanencia en el poder de Nicolás Maduro y sus mafias, causantes de la peor crisis que haya vivido Venezuela en 60 años. Esta madurez de la base magisterial se expresa en Lara, cuando en una asamblea multitudinaria los educadores se manifestaron por la salida de la dictadura.

Esto solo son algunos ejemplos que expresan la elevación de la conciencia en los docentes del país. Lo propio ha sucedido en otros sectores de los trabajadores, que comienzan a comprender que con Maduro en el poder no habrá lucha gremial que valga. Negar esto es simplemente engañarse a sí mismo. De nada sirve atomizar el descontento reduciendo la lucha magisterial a lo reivindicativo. De seguir en esta senda la base juzgará que su dirigencia no se puso al frente de la circunstancias.

Por otro lado, no se puede tapar el sol con un dedo. Debemos señalar que las federaciones sindicales del magisterio siguen relegando a algunos sindicatos su responsabilidad de declarar el conflicto de una vez por todas, lo cual debe traducirse en la lucha constante, perseverante y tajante en defensa de la convención colectiva. Esto pasa porque se hagan los esfuerzos necesarios por unificar esta lucha (defensa de  la II CCUUTMMPE) con los diferentes sectores de educación como son los administrativos, obreros y comunidad. De esta forma estos gremios podrían irradiar y presionar para sumar  esta lucha con la del resto de los trabajadores que también se encuentran en conflicto en defensa de sus convenciones colectivas, para luego coadyuvar a que trascienda a la lucha por el cambio político (reitero mientras el chavismo siga en el poder no habrá respeto a las convenciones colectivas). En otras palabras, hacer realidad la consigna #TodasLasLuchasEnUnaSolaLucha.

El jueves 29 de noviembre tendremos de nuevo la oportunidad de salir a la calle. Ese día realizaremos una Asamblea de Trabajadores de la Educación frente al Ministerio de Educación. Estoy segura que en esta manifestación se evidenciará la madurez política y la claridad de la base en combinar la lucha reivindicativa con la lucha política. Ahí estaremos, exigiendo respeto a la contratación colectiva, rechazando las #TablasDelHambre y gritando #AbajoLaDictadura.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here