La ofensiva gubernamental contra el pueblo y las universidades no se detiene. El incremento decretado para los empleados públicos sigue siendo un asunto burlesco. Además, acordar el pago de profesores, empleados y obreros mediante el sistema patria, incrementa la intervención y el control social de la comunidad universitaria.

La crisis económica creada por el chavismo, agudizada a raíz de la crisis cíclica mundial y la pandemia, la corrupción imparable, las medidas tomadas por naciones y países contra Venezuela y buena parte de los principales jefes del régimen en los últimos años, la han conducido a una crisis general. Los efectos son cada día más desastrosos y la dictadura sigue tomando medidas que nada resuelven. En realidad, son medidas que se inscriben en la estrategia de preservarse el poder para seguir usufructuándose de sus bondades, mientras empobrecen al pueblo y acaban con el país y su soberanía, entregando sus riquezas a chinos y rusos. De allí que la tiranía busca acabar con los centros de estudio superiores, sobre todo los que le hacen frente de manera abierta.

Las universidades no le sirven a la dictadura. Son tres las razones principales. En primer lugar, son centros que rechazan la dictadura. Desde los primeros tiempos del chavismo, las universidades enfrentaron el régimen. La figura de Chávez no fue bien recibida en las casas de estudio universitarias. No pasó el engaño del impostor. En segundo lugar, las universidades representan un costo económico para una dictadura que busca reducir gastos para seguir robando. En tercer lugar, las universidades siguen produciendo profesionales cuyo destino es el exterior o el empleo en cuestiones que nada tienen que ver con su formación académica. La quiebra de buena parte del aparato productivo hace que muchos de los profesionales se vean frustrados al no conseguir trabajo en el sector productivo.

Esas determinaciones hacen que el gobierno esté en una fase de su ofensiva que luce terminal. La agresividad no se hace esperar, como toda fiera herida de muerte.

Por ello, resulta emblemático, por decir menos, el pronunciamiento de los profesores de la Escuela de Computación de la Facultad de Ciencia de la UCV. Ha causado mucho impacto en la comunidad universitaria, muy a pesar de que alude cuestiones que sufrimos todos quienes formamos parte de la universidad. Lo que refleja la ausencia de políticas provenientes de quienes deberían ser centros de conducción de las luchas.

Además de respaldar en todas sus letras el comunicado de los profesores de Ciencias, somos de la idea de que hay que llevarlas a cabo. Si los mismos profesores de Ciencias, luego del ejemplo que brindan, se colocan al frente, junto a un sinnúmero de profesores que andan en la misma perspectiva, seguro se podrá hacer algo. Se ganaron una capacidad de convocatoria que bien pueden aprovechar para que ese precedente se convierta en fuerza material.

La unidad puede potenciar las fuerzas universitarias, pues algunas se encuentran dormidas y otras desanimadas. Son muchos los profesores que se han ido de la universidad. Y muchos más quienes han dejado sus funciones, haciendo cosas distintas para poder vivir. Eso que llaman reinventarse, en realidad estrategias de supervivencia, hace estrago. Queda poco de la universidad. Pero si logramos la unidad, podremos luchar con entusiasmo y vigor.

Las universidades están paralizadas en cuerpo y alma. Decretar formalmente su cierre parece ser la perspectiva. Del gobierno por un interés claro de destrucción de la ciencia y el pensamiento crítico y de quienes en ella moran o la abandonan porque deben vivir.

Además, hay que unir la universidad con las luchas de los trabajadores por salario digno para todos y exigir el no pago de la deuda pública, lo que brindaría suficientes recursos para cumplir con los asalariados y reactivar la economía. El interés principal debe ser atender las necesidades nacionales y luego los pagos con los acreedores.

¡Por el rescate de la universidad, unidad con los trabajadores del país por el rescate del salario y el no pago de la deuda pública!

Comité Político de Bandera Roja

Universidad Central de Venezuela

Caracas 7 de marzo de 2021

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.