La Unión de Trabajadores Revolucionarios (UTR – Bandera Roja) manifiesta su más enérgica condena al macabro plan represivo ordenado por la cúpula del régimen y ejecutado en orquesta por todos los entes de poder regionales en el estado Bolívar contra los trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor).

Una acción de esa naturaleza no sorprende. El régimen, convencido del repudio general que siente el pueblo en su contra, particularmente los trabajadores, sabe que solo se puede sostener mediante la represión. La historia reciente está llena de eventos de este tipo. Sin embargo esta arremetida represiva constituye una peligrosa e inaceptable escalada de terrorismo de Estado, que hace temer por la integridad física y la vida de los trabajadores que se mantienen defendiendo su derecho al salario y reivindicaciones básicas laborales.

Este plan de terror oficial, combinado con el sicariato progubernamental de los mal llamados colectivos, persigue como objetivo aplastar cualquier vestigio de resistencia frente a sus planes de desmantelar todo este patrimonio industrial, para entregarlo a los capitales foráneos, y beneficiar al mismo tiempo a las mafias que asumen como socios. Los chinos dirigen este plan y asesoran en la aplicación de los métodos de superexplotación de mano de obra ya practicada en ese país asiático, donde millones de hombres y mujeres cumplen extensas y muy agobiantes jornadas de trabajo a cambio de un plato de comida. Entretanto una escasa élite de la burocracia mafiosa china vive como los reyes. Es lo que quiere copiar el régimen chavista y acelera sus planes en esa dirección.

La lucha que desarrollan los trabajadores de Sidor y de otras empresas básicas en el estado Bolívar, es totalmente justa y enmarcada en el ejercicio de garantías constitucionales. Tal acción represiva significa de hecho el desconocimiento y la violación abierta de toda esa legislación. Se trata de un plan represivo de alto impacto contra los líderes obreros que dirigen la lucha por la defensa de las empresas y sus derechos laborales.

El objetivo es rendir en silencio al movimiento de protesta y que los trabajadores acepten mansamente los atropellos y desafueros que cometen los agentes colocados como gerentes. Esta gerencia corrupta y mafiosa es la que ha conducido a la ruina total a este emporio industrial, usando sus posiciones de control para enriquecerse mediante el saqueo y robo de activos y millones de toneladas de productos que negocian como si fuera una pulpería propia. Es larga la lista de gerentes y capataces que han llegado como agentes de la dictadura con la orden de someter a la miseria más rastrera a los trabajadores, negando todos sus derechos constitucionales para beneficiar a las mafias, y luego han salido huyendo con el botín saqueado. Al final, los personeros sacan unas pantomimas declarativas con el anuncio de que van a hacer justicia.

La UTR-Bandera Roja hace un llamado a toda la dirigencia laboral del país y al movimiento en general, para mantenernos alerta frente a esta peligrosa escalada represiva, que es parte de un plan represivo que será será aplicado al resto de los dirigentes sindicales que se mantiene en la calle protestando por defender los más básicos derechos como trabajadores.

Este plan represivo lo han anunciado conspicuos dirigentes del sindicalismo patronal del chavismo, agrupados en la Central Bolivariana de Trabajadores, en reunión con el Ministro del Trabajo, Francisco Torrealba, quien encabezará la represión contra los trabajadores venezolanos, en especial los del sector público y empresas del Estado. Se evidencia este plan en un audio de Orlando Pérez, dirigente del sindicato patronal SINAFUM, donde amenaza a los dirigentes del magisterio que rechazan la violación de derechos y el incumplimiento de la contratación colectiva. Específicamente en Lara y Yaracuy, dirigentes del magisterio han sido amedrentados por funcionarios del SEBIN y elementos en civil.

Este momento demanda la más diligente responsabilidad de la dirigencia gremial-sindical y de los auténticos luchadores del movimiento popular, para apresurar todos los esfuerzos tendentes a instalar, lo más inmediato posible, instancias de dirección amplias y unitarias, con representación de todos los factores y corrientes que se mantienen en la lucha bajo el acuerdo de Unidad para la Acción.

En el seno de estas instancias debemos comprometernos a diseñar los planes que nos permitan en lo inmediato enfrentar esta escalada represiva, que tal vez la estimemos lejana y ajena, pero será la misma represión que se extenderá implacable contra todos los trabajadores. Igualmente en el seno de estas instancias debemos llevar al debate las líneas de un plan para enfrentar la ofensiva del régimen contra los trabajadores resumidas en un “Pliego de Demandas Económicas y Reivindicativas”, que recoja lo más común y consensual de todo el movimiento y disponernos con mayor fuerza a la lucha y la protesta que solo si hace unitaria y masiva nos dará resultados.

Sabemos que existe la convicción de que, divididos por el sectarismo o reducidos a parcelas gremiales o sindicales, la lucha se perderá frente a un régimen que está en gavilla antiobrera, dispuesto a someter a los trabajadores por orden de las mafias, que tienen la colaboración de bandas de esquiroles infiltrados en el movimiento, con disfraz de sindicalista y socialista. Frente a este panorama, solo la más férrea unidad del movimiento de trabajadores podrá dar como resultado la conquista de salarios de vida digna para quienes trabajan.

La Unión de Trabajadores Revolucionarios hace llegar su total solidaridad con los líderes del movimiento sidorista, víctimas de la cobarde acción represiva del régimen. Debemos mantenemos alerta frente a esta escalada de terror perpetrada contra el movimiento, pues, conocidos los antecedentes criminales de los cuerpos represivos del Estado, sabemos que no tendrá límites para lograr su objetivo de someter al movimiento al silencio.

Sin embargo la historia de la lucha de nuestra clase obrera, en todo el mundo y en nuestro país, contiene páginas de victoria y de heroísmo, que nuevamente se repetirán frente a la acción de este régimen. No dudamos que la valentía y el arrojo frontal de la dirigencia de obreros siderúrgicos sabrá luchar y lograr sus objetivos. Nos comprometemos a difundir la denuncia de la represión y estaremos solidarios con todas sus acciones. Estamos en el compromiso de la unidad y la lucha. Los objetivos de los trabajadores sidoristas son los objetivos de todos los trabajadores de Venezuela y también son los nuestros.

¡No al desmantelamiento y privatización clandestina de las empresas básicas!

¡Cese la represión contra los trabajadores de Sidor!

UNIÓN DE TRABAJADORES REVOLUCIONARIOS

(UTR- Bandera Roja)

¡Fuerza de la clase para vencer y avanzar!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.