La Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), adscrita el Ministerio de Economía, Finanzas y Comercio Exterior, entre otras funciones, elabora el presupuesto, participa en la formulación de orientaciones generales de política financiera y fiscal. Pero también sirve para crear instructivos que cercenan el salario de los trabajadores. Es lo que explica que, luego de la decisión de posponer y fraccionar el pago del bono vacacional a los universitarios, se toma una decisión contraria, días después. No aguantó la dictadura la protesta de los trabajadores

La Ley Orgánica de la Administración Financiera del Sector Público (Loafsp) busca la integración de la administración financiera del Estado. Articulando los sistemas de presupuesto, crédito público, tesorería y contabilidad. De allí se crea la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), adscrita el Ministerio de Economía, Finanzas y Comercio Exterior. Entre otras funciones y principalmente, la Onapre formula el presupuesto nacional.

Luego, la Onapre es una institución que forma parte del andamiaje regido por la Loafsp, que busca armonizar a todas las instituciones estatales que tienen que ver con la conformación y realización del presupuesto de ingresos y gastos y algunas orientaciones en materia fiscal y financiera. Pero no cuenta con capacidad de decisión. Elabora el presupuesto, participa en la formulación de orientaciones generales de política financiera y fiscal. Pero también sirve para crear instructivos que cercenan el salario de los trabajadores.

Es lo que explica que, luego de la decisión de posponer y fraccionar el pago del bono vacacional a los universitarios, se toma una decisión contraria, días después. No aguantó la dictadura la protesta de los trabajadores, siendo la voz de los universitarios junto con la del magisterio la que más cacofonía creó al gobierno.

Puede calcular la Onapre, por ejemplo, la incidencia en la inflación de un aumento de salarios, o del bono vacacional. Estableciendo su relación con el crecimiento del PIB. Seguramente, al percatarse de cómo podía afectar el bono, mandaron a pararlo. Pero no para la incidencia de los beneficios de la remuneración al factor capital. Afectan al trabajador pero no a los dueños de medios de producción. Ese es en buena medida el papel de la ONAPRE. Pero la decisión es del gobierno.

De acuerdo con las tablas impuestas en el instructivo, un profesor universitario titular a dedicación exclusiva, con un doctorado y más de 25 años de antigüedad, podría recibir, sumando sus diferentes primas, un bono vacacional de Bs. 6.421. Esto cuando —de acuerdo con la IV Convención Colectiva Única del sector universitario— debería ser de Bs. 13.000”. En general, redujeron los bonos y las primas. Hicieron un recálculo de todo para rebajar lo decretado, violando los convenios contractuales.

La Onapre está inscrita de manera absoluta y concomitante con la política económica del régimen. No puede ser de otra manera. En definitiva, la Onapre es la guillotina. Quienes la usan son los verdaderos enemigos del pueblo trabajador.

Rebajar el salario a toda costa

En el caso de los trabajadores de la empresa privada —si bien, en primera instancia, fueron igualmente afectados por la dinámica capitalista de obtención de plusvalía—, los patronos brindaron mayores emolumentos en bonos, “respetando” el salario mínimo decretado. Su bondad obedece a que con ello no había incidencia alguna en el cálculo de prestaciones sociales ni había incidencia en pasivos laborales. Aun así, los obreros venezolanos se convierten en los más explotados y baratos del mundo.

La política económica de la dictadura ha sido clara desde 2018. Con la eliminación de sueldos y salarios de los empleados públicos, libera un oneroso monto que destinó al pago de deuda, principalmente. Eso lo puede haber calculado la Onapre, pues está dentro de sus funciones. Logra la dictadura reducir significativamente el personal adscrito al aparato de Estado. Cumple así con una de las tareas más exigidas por los liberales. Además, va reduciendo el déficit fiscal, hasta alcanzar una primera meta importante: abatir la hiperinflación. Aunque aún queda mucho de subida de precios.

Además, al ser la oferta de fuerza de trabajo muy superior a la demanda, cae el salario. Es que la economía opera muy por debajo de la capacidad instalada. Luego, la oferta de fuerza de trabajo es mucho mayor que su demanda. Entretanto, mantienen a raya, los chavistas, las condiciones de reproducción. Eso permite que el salario de los trabajadores productivos siga bajo, aunque muy por encima de los empleados públicos. Es que la pobreza es un asunto caro para la dictadura.

Pero también podemos reducir el déficit por la vía del incremento de la producción. Así, aumentaría la recaudación fiscal. Una parte por la vía del IVA, al aumentar los salarios y el número de asalariados, aumenta el consumo. Aumenta la recaudación por tributos. También aumenta la recaudación por impuesto sobre la renta. Pero la estrategia de Maduro es otra. ¡Entreguista!

De allí la determinación de bajar el salario de los trabajadores, sustentando el crecimiento y desarrollo de la economía en las zonas económicas espaciales (ZEE), que demandan esa ventaja comparativa.

En todo caso, el gobierno busca que el equilibrio fiscal no suponga una merma en los beneficios esperados por los inversionistas. Si hay desequilibrio, para nada serán afectados los inversionistas. Los ajustes los harán las instituciones del Estado como la Onapre, que es apenas la guadaña. Pero hay que desechar la idea fetichista de que la responsable de lo que ocurre es la Onapre.

Publicado en El Pitazo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.