HISVET FERNÁNDEZ
Todo proceso político unitario, cuando pretende avanzar hacia una UNIDAD SUPERIOR, encuentra resistencias de quienes están originariamente fuera, y esto es inevitable. Hoy el compromiso ante la UNIDAD exige la superación de que la “derrota de Chávez” sea el fin último y único y se plantea como propuesta superior unir, convocar y encontrar en un proyecto común de país a una diversidad política que ha estado sometida a una división artificial para superar políticamente esa polarización arbitraria, y avanzar. 
Esta UNIDAD superior se plantea a cambio, como objetivo y finalidad, la construcción de una Verdadera Alternativa de Progreso, Bienestar, Desarrollo y Unidad Nacional que pueda sumar hacia su centro a cada vez más venezolanos y venezolanas que se motiven por este interés superior, y que estén a la altura de esta responsabilidad histórica. Esto implica que este proceso dejará en el camino a aquellas personalidades y grupos que nunca han querido trabajar por el interés nacional; que sólo han pretendido cambiar al Presidente para no cambiar nada más, en un “quítate tú pa’ poneme yo” e incluso que han acariciado la idea de volver al pasado.

Este planteamiento de la UNIDAD superior contradice con creces los intereses mezquinos e individuales de algunas personas y grupos. Es la razón por la que les cuesta entender el planteamiento. El pueblo venezolano, en su sabiduría, nos ha dicho de una y mil formas NI UN PASO ATRÁS, y esa consigna tiene una lectura política muy clara y políticamente concreta: el pueblo quiere avanzar en sus aspiraciones, coronar en sus deseos y derechos postergados, trascender ante la estafa que ha vivido estos 12 años, y avanzar hacia adelante. Pero nunca se prestará para servir de trampolín para quienes, lavándose la cara en camuflaje tras la necesidad política de la Unidad, sólo pretenden llevarnos de vuelta a sus tropelías, de ninguna manera olvidadas.

La UNIDAD superior es superior no sólo en cantidad sino en calidad, es acompañar al pueblo dentro de su diversidad por el largo camino de lucha por superar las adversidades a las que ha estado sometido: exclusión, discriminación, violación sistemática de sus Derechos Humanos, desde la cuarta y durante la quinta. El pueblo caminará al lado de quienes estén a la disposición de sus intereses y sus necesidades colectivas y sabrá distinguir a tránsfugas que pretenden de nuevo aprovechar su descontento para llegar al poder y no para construir un nuevo poder.

El pueblo dará la bienvenida a quienes se sumen en esta dirección del reencuentro, en una UNIDAD SUPERIOR, y le dirá adiós a quienes se empeñen en revivir viejos esquemas.

Hoy es más difícil meter gato por liebre y es inevitable avanzar hacia la UNIDAD SUPERIOR, que nos obliga a superarnos, dejando por el camino a quienes no están a esta altura por ser tan grande este reto. A esas personas el pueblo les dice de nuevo: ¡NI UN PASO ATRÁS! y Bienvenido el Frente Progresista por el Cambio.

Hisvet Fernández
Julio/2011

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here