Carta abierta a la juventud venezolana
UJR
Estimados
amigos.
Los duros
y difíciles momentos que vive la sociedad venezolana, el cambio urgente que
requiere de las actuales políticas económicas y sociales, demandan de su
juventud un compromiso sincero y la determinación de asumir una conducta
valerosa, formada en los más elevados principios morales. En esa búsqueda,
nuestra amplia y permanente invitación a unirnos entusiastamente en las filas
de la Unión de Jóvenes Revolucionarios, UJR. Organización formada con modelos
de lo que representa una verdadera conducta revolucionaria y a través del
estudio, la sana confrontación de ideas, la sistematización de la experiencia,
el aprendizaje en la acción política, la participación en las luchas sociales,
en los enfrentamientos contra la represión y por la reivindicación de derechos
y libertades políticas, lo que nos permite acerar conciencia, disposición y
voluntad en nuestros jóvenes. En la senda de la elevación ética y moral, de
fortalecimiento de principios y valores como guía de la conducta; como una
tarea constante para alcanzar la superación de la mediocridad.
Nosotros,
los jóvenes de la UJR, somos un frente amplio que representa el legado de la
generación del 87, donde más de 80 dirigentes estudiantiles fundan nuestra
organización en las inmediaciones de la UCV, con un objetivo común: trabajar
para generar la conciencia y la organización que permitiera integrar a este
amplio y dinámico sector a la lucha por la transformación de la sociedad
venezolana, a la conquista de un país libre, soberano, democrático, de justicia
y de amplias oportunidades y condiciones para el ascenso social. 
La
eficacia en el logro de nuestros objetivos, la salida del régimen, el nuevo
gobierno, la elevación de la conciencia política e ideológica de nuestra
sociedad, se encuentra encarnado el día de hoy, en la mirada de miles de
jóvenes dispuestos a luchar hasta recuperar nuestra soberanía e independencia;
hasta obtener una Venezuela productiva y políticas que respondan a los
intereses del nuestra sociedad y no al gobierno de turno.
En este
sentido, le hacemos un llamado a los estudiantes universitarios, a trabajar con
la mayor amplitud en la creación de nuevas plataformas de lucha, a impulsar el
tan necesario debate y la confrontación de ideas en nuestras casas de estudio,
a lograr el fortalecimiento de un movimiento juvenil que represente los
intereses de la universidad y no de un cogollo, a sumar y no a restar. La
articulación de fuerzas es imprescindible para levantar la bandera de la educación
y mantener nuestras universidades abiertas, dispuestas a luchar y vencer la
tiranía y el despotismo.
Sea
propicia esta oportunidad para, en aras de la amplitud y la justicia, expresar
nuestro reconocimiento a los dirigentes estudiantiles: Lustay Franco, Ernesto
Rodríguez y Mariet Calderón, por asumir la vocería de la dirigencia estudiantil
universitaria ante el descontento manifestado y así, frenar un evento en la
Asamblea Nacional el pasado 25 de abril que buscaba oxigenar la dirigencia
universitaria oficialista a nivel internacional a través de un debate sobre la
Crisis Universitaria que no contaba con la participación de los dirigentes
estudiantiles legítimos, que representan las principales universidades
autónomas y experimentales del país. Una vez más, la piratería en la dirigencia
estudiantil, el mercenarismo y el saltibanquismo deben ser derrotados en
nuestras universidades 
Hagamos
de estos duros y difíciles tiempos, momentos extraordinarios. Con entusiasmo,
determinación y afianzamiento del compromiso vamos a impulsar desde la juventud
el cambio político que requiere Venezuela. A luchar por la reconstrucción de
nuestro país, por desenmascarar la más grande estafa política en la historia
contemporánea. Enmascarada con el nombre de socialismo del siglo XXI. Tenemos
la responsabilidad de rescatar el ejercicio de la política para que se asocie a
los valores más elevados de la sociedad, para que no siga siendo asociada con
perversidades, negociaciones, trampas y mafias. Este no puede ser el sentido de
la política venezolana y menos de su juventud. Por ello, desde la UJR, nuestro
compromiso para derrotar, desde el activismo y con el ejemplo, la
mercantilización y el saltibanquismo político que se ha entronizado en buena
parte de la dirigencia juvenil venezolana. 
Compromiso
que debe ser asumido en igual medida por toda la sociedad venezolana, con el
fin de garantizar una unidad superior, que a su vez, nos garantice
fortalecimiento económico, seguridad social, libertad y justicia; como también,
un gobierno de y para la mayoría, que defienda nuestra soberanía y permita
desarrollar una verdadera democracia.
Con organización y calle. ¡Revoquemos al nefasto. Rescatemos el Futuro!
Sairam Rivas y Abzara Gómez
Abril, 2016

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here