sigue en deuda con la militancia de nuestro partido

Sala Constitucional deja sin efecto “amparo” que nos
despojaba de nuestra Tarjeta Electoral

 Tribunal Supremo de justicia.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia
ha dejado sin efecto la medida cautelar que permitió al señor Pedro Véliz
manipular nuestra tarjeta en las postulaciones para las elecciones municipales
efectuadas en diciembre de 2013. Dicha medida cautelar estaba sostenida en una
decisión a todas luces politiquera, en un trasfondo que buscaba entorpecer el
acuerdo electoral unitario de la oposición y favorecer a las candidaturas
oficialistas, cuestión que se evidenció con la postulación en la tarjeta de BR
de 24 candidatos enfrentados a los que habían salido de las primarias hechas
por la MUD en febrero de 2012. Como reiteradamente lo dijimos, ese ciudadano no
podía probar que se le estuviese violentando el “derecho constitucional a
postular”, pues desde que Bander Roj obtuvo su legalización ante el CNE:
1995, en ninguna ocasión el señor Véliz tuvo esa potestad, la cual siempre ha
recaído en la figura del Secretario General, que en la actualidad es ejercida
por Gabriel Puerta Aponte, siempre bajo un concepto democrático interno de
respetar las determinaciones que provengan de nuestras organizaciones a nivel
regional o municipal, según sea el caso, cuestión que fue totalmente violentada
el pasado diciembre.

Esta decisión —fechada 17 de octubre del corriente y
publicada inexplicablemente con retardo— se basa, única y exclusivamente, en la
perención por inactividad del demandante. La Sala ni siquiera tomó en
consideración el historial de los recaudos que reposan en la Oficina de
Partidos Políticos del CNE, que fue la institución contra la cual se ejerció la
demanda, ni convocó a ningún representante de esta Oficina para hacerse de
información veraz y certera que le permitiera conocer mejor el fondo del
asunto. Y, frente a tamaño despropósito cometido por este grupo de aventureros
comandados por Véliz, la Sala decide aplicar la máxima multa pecuniaria al
impostor, pues “estima de suma gravedad el entorpecimiento de sus labores con
la presentación de acciones de amparo posteriormente abandonadas, lo cual la
obliga a desviar su atención de asuntos que sí requieren de urgente tutela
constitucional”… o sea, guarda relación el valor de la multa con las labores de
resguardar al Gobierno, a la Asamblea Nacional, a la Fiscalía o a la
Contraloría por los desmanes que cometan contra la ciudadanía y contra las
libertades democráticas. ¡Triste labor inquisidora y parcializada!

Queda claro que la potestad para postular en la tarjeta
de Bander Roj es legalmente restituida a su legítimo representante, y en este
sentido haremos las diligencias pertinentes ante el CNE y el TSJ para que en
tiempo perentorio se ejecute dicha sentencia. Exigimos a la Sala Constitucional
que se aplique a sí misma lo que le sentenció al señor Véliz, solicitamos que
—transcurridos un año y 16 días, mucho más de seis meses— se pronuncie sobre su
decisión del 25 de octubre de 2013 que impidió la consumación de nuestro
proceso electoral interno, cuando ya habían sido electos los delegados y solo
faltaba el evento final. La Sala Constitucional, al actuar de oficio, pasó por
encima de decisiones expresas de la Sala Electoral y basó su actuación en la
posibilidad de que se violentase el “orden público”. Hoy queda claro que
ninguna de esas prevenciones tenía sentido y pedimos que se restituyan nuestras
elecciones internas al punto en que fueron suspendidas.

Exigimos que se ordene dar continuidad a nuestras
elecciones internas para que así contemos con una renovada y fortalecida
dirección nacional que pueda afrontar los difíciles momentos que avizoramos en
la actual crisis en que se debate Venezuea. La indeterminación y la
incertidumbre mantienen a nuestro partido en una indefensión jurídica por el
atropello de una “quinta columna” que apoyándose en sectores oficialista
pretende desviar nuestra postura indeclinablemente revolucionaria y convertir a
Bandea Roj en otra franquicia electoral más, dentro de la gama clientelar y
mercantil en que se ha convertido buena parte de las organizaciones partidista
que hacen vida política en nuestro país.

Bander Roj es una organización revolucionaria

No a la injerencia politiquera en nuestros asuntos
internos

Comité Político Nacional de Bander Roj / 11 de
noviembre de 2014

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here