Sin lucha no hay cambio verdadero
1° de
Mayo: los trabajadores rechazamos una vez más el engaño

La celebración del Día Internacional de los Trabajadores encuentra a los
venezolanos en tiempos de confusión e incertidumbre. Desde el gobierno se
mantiene un discurso y unas ofertas que son un total engaño, que manipulan los
deseos de cambio de la población y que en absoluto van a significar mejoras
reales en las condiciones de vida y de trabajo de quienes vivimos de nuestro
esfuerzo y de nuestro sudor.


Con la farsa de que están construyendo “el socialismo”, quieren que los
trabajadores nos rindamos frente a las imposiciones y políticas erradas de este
régimen. Sin discusión contractual y sin diálogo social, se deciden aumentos
porcentuales del salario mínimo que nada tienen que ver con mejoras en la
capacidad adquisitiva del salario, y que se vuelven “sal y agua” frente a la
persistente inflación que caracteriza a nuestra economía.

Además quiere el gobierno que nos quedemos tranquilos, que seamos sumisos
esperando que por las “bondades” del Presidente se resuelvan los problemas que
hoy nos agobian a los trabajadores y nuestras familias. Y no contento con eso
desconoce y reprime a los sindicatos y gremios que ―independientemente del
color político de sus dirigentes― alzan sus banderas de lucha y reclaman reales
mejoras en las relaciones laborales.

Ya basta de que nos quieran engatusar con porcentajes vacíos de contenido, con
bonitas palabras, mientras que los nuevos empleos que se abren son
improductivos, precarios, sin sostenibilidad a futuro, ya que dependen
únicamente de los altos precios del petróleo y no están relacionados con
industrialización, ni con superación profesional, ni con inversión en
tecnología, en fin, empleos que nada tienen que ver con la ruptura de nuestra
dependencia de las importaciones masivas de los países industrializados.

Nuestra economía muestra la terrible combinación de inflación, corrupción y
burocracia que premia a los banqueros, a los especuladores, a las mafias, a los
vivos y a los narcosoles. Pese a que auguran crecimiento de 4 o 5 por ciento
del producto interno, vivimos en un país con una economía endeble y muy
vulnerable, pues puede entrar en vaivén por la crisis internacional y que,
además, se muestra en bancarrota moral, pues ha llevado a su máxima potencia el
rentismo del antiguo bipartidismo, haciendo que nuestro país retroceda a
mediados del siglo pasado, disminuyendo nuestras capacidades productivas
propias y dilapidando en corrupción y planes fallidos una inmensa fortuna que
muy bien ha podido servir para construir una estructura económica para el
desarrollo independiente y autónomo, para adelantar una verdadera revolución
industrial.

Desde Bander Roj llamamos a la clase obrera venezolana, a todos los
trabajadores, a los profesionales, a los campesinos, a fortalecer las
organizaciones de lucha, los sindicatos, los gremios, las asociaciones, para
poder dar una batalla contra el engaño vestido con frases socialistas, para
defender nuestros derechos constitucionales y legales a tener un salario digno
y suficiente y un sólido sistema de seguridad social. Debemos unirnos para que
el Gobierno-patrono y los empresarios privados respeten los derechos a huelga,
a sindicalización, a contratación colectiva, a libertad sindical.


Es hora de luchar, no podemos quedarnos paralizados. Es con la unidad de todos
los trabajadores como podremos adelantar acciones fuertes y contundentes en
reclamo de nuestras reivindicaciones. No sólo luchamos para que nos aumenten
“unas lochas”, sino que reclamamos el reconocimiento real del trabajo como
principal fuente de creación de riqueza de la sociedad y, por ende, la
necesidad de que la distribución de esa riqueza favorezca principalmente a
quienes vivimos de un sueldo o un salario.

La lucha de los trabajadores no debe cejar en la búsqueda de la unidad de los
sindicatos, su refundación moral y de pelea. Pero no sólo eso: debe fortalecer
la conciencia de clase que permita que el movimiento de los trabajadores sea un
puntal en la búsqueda de un verdadero cambio hacia el progreso, el bienestar
social y la soberanía de nuestra patria.

¡Hacia una sociedad de trabajadores
libremente asociados!

Unión de Trabajadores Revolucionarios (UTR)

Bander Roj (BR)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here