Por la Unidad Nacional

#SalgamosDeMaduro

  Hemos ganado el
primer round de esta lucha, de esta rebelión democrática por la libertad. La
careta que barnizaba al régimen como democrático, como defensor de los pobres,
como socialista o comunista ―o por lo menos en favor de los derechos humanos y
el progreso― ha rodado por el suelo. Medidas económicas hambreadoras y
devaluacionistas, represión brutal, desmedida e inhumana junto a la utilización
de grupos paramilitares motorizados de corte fascista, junto a la abyecta
parcialización de las instituciones y la sumisión de la Constitución y las
leyes a la voluntad de las mafias en el poder, todo ello, lo muestra como en
verdad es: una #Dictadura.

Un saldo que para marzo sobrepasa los 35 asesinatos,
centenares de heridos y decenas de torturados, más de 86 presos políticos (casi
todos #Estudiantes) y cerca de dos mil detenciones arbitrarias, dan cuenta de
una represión que ha empujado al pueblo a una unidad superior, solidaria y
sincera, liberada de politiquería y 
arribismo, una unidad por la base, una #UnidadEnLaCalle que requiere
afianzarse incluso por encima de ideologías, particularismos y de militancias.
Es la unidad de la gente que busca de manera genuina un #CambioPolítico en
favor de la democracia, el bienestar, el progreso, la paz y la justicia social.
Es la unidad del pueblo por una verdadera liberación nacional y social. Pero
esa unidad requiere también de una dirección para conducir la lucha y los
procesos políticos hacia la reconstrucción nacional. Sin embargo, lograr esa
Unidad Nacional pasa primero por que salgamos del estorbo criminal más grande
de los últimos años: Nicolás Maduro.

Para reconstruir el país e impedir que la catástrofe y el
caos se apoderen de nuestro destino, es necesario salir del dictador. La
rebelión democrática y ciudadana que ha desplegado nuestro pueblo, exigiendo un
cambio político, debe avanzar en la búsqueda de una salida constitucional,
democrática y pacífica. Debemos reafirmar un compromiso político para el cambio
de régimen. Un juramento de unidad y un programa mínimo para salir de este
desorden y este desastre. Unificar voluntades en todo el país en la dirección
del desarrollo soberano e independiente frente a cualquier intervención
extranjera; de desarrollo de las fuerzas productivas con el respaldo de una
política de Estado para la protección de nuestra producción nacional, agrícola
e industrial; con una política bancaria dirigida a lograrlo, y una nueva
política petrolera orientada a invertir de manera directa en el desarrollo
productivo e industrial diversificado. Todo ello dentro de la instauración de
una nueva ética y una nueva cultura ciudadana, que enfrente la corrupción
estatal, estimule el trabajo y la justicia, y que respete irrestrictamente las
leyes y la Constitución.

Debemos mantener entonces con ingeniosidad y
diversificación nuestra lucha en #LaCalle, con toda la fuerza, heroicidad y
rebeldía de nuestro pueblo y de nuestros jóvenes y #Estudiantes. Combinar las
formas de acción pacíficas y democráticas, aunque contundentes y firmes, y afianzar
la organización popular y autónoma ―el poder real y constitucional de la
Asamblea Ciudadana y las 
#AsambleasPopulares― como instancias para hacernos respetar frente al
orden dictatorial que se establece actualmente a sangre y fuego. A mantenernos en
#LaCalle hasta lograr la victoria frente a las mafias que hoy gobiernan, frente
al caos convertido en poder. Convocamos a todo el país a construir la fuerza
unitaria, política y social, capaz de librarnos de esta pesadilla. En #LaCalle
y con firmeza democrática #SalgamosDeMaduro.

 

Comité Político Nacional

 

@Bandera_Roja

 

27 de Marzo 2014

 

http://www.talcualdigital.com/Nota/visor.aspx?id=100807&tipo=AVA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here