Lenin, herencia y continuación de Marx
Carlos Hermoso
Dice Marx: “Mi método dialéctico no sólo es fundamentalmente distinto del método de Hegel, sino que es, en todo y por todo, la antítesis de él. Para Hegel, el proceso del pensamiento, al que él convierte incluso, bajo el nombre de idea, en sujeto con vida propia, es el demiurgo de lo real, y esto la simple forma externa en que toma cuerpo. Para mí, lo ideal no es, por el contrario, más que lo material traducido y tras¬puesto a la cabeza del hombre (…) lo que ocurre es que la dialéctica aparece en él inver¬tida, puesta de cabeza. No hay más que darle la vuelta, mejor dicho ponerla de pie, y enseguida se descubre bajo la corteza mística la semilla racional”.

Antes, en el prólogo de su Contribución a la crítica de la economía política,

Marx nos expone su concepción materialista de la historia: “… en la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia…”.

Estas sentencias marcan un hito en

la historia de la filosofía y fundamentan el método filosófico para abordar la realidad. Es la distinción exacta entre una dialéctica y otra. A su vez, marcan el camino para crear el método científico que permite descubrir las leyes de funcionamiento de la sociedad y del capitalismo en función de la transformación revolucionaria. A partir de entonces, se ven las cosas de una manera ajustada a los hechos, esto es, podemos abordarla de manera concreta.

Marxismo en tiempos
de monopolio
Con el imperialismo, por otra parte, el ser social, sujeto a un proceso de cosmopo
La primera experiencia consolidada
Una revolución en un país atrasado pero donde se logra articular un movimiento democrático cuyos antecedentes
Dónde podemos encontrar despotismo en este tipo de sociedad y de Estado

litización dado el desarrollo mundial del capitalismo, conduce a que las formas de conciencia puedan articularse, nutrirse, independientemente de que los elementos idiosincráticos estén presentes, a partir de que ese ser social supone las condiciones que impone la configuración de cadenas imperialistas. Otra explicación no hay para ubicar los aportes de Lenin en materias diversas que van del desarrollo de la filosofía marxista a la teoría del partido revolucionario, a pesar de haber nacido en un país relativamente atrasado, en relación con Europa, como Rusia. Para ser más ilustrativos y por razones de espacio, ubiquemos las cosas en términos latos pero precisos. Cómo explicar el capitalismo en la etapa monopolística sin ubicar los aportes de Lenin a la ciencia económica, a la ciencia del proletariado, sin lo cual hubiese sido un imposible poder articular una estrategia y táctica del movimiento obrero ruso que dio al traste con el zarismo y condujo al triunfo de la revolución proletaria en un país atrasado; superando en términos positivos la estrategia y táctica definida por la internacional comunista de Marx y Engels, correctas para el período premonopolístico. A su vez, el desarrollo de la ciencia económica en asuntos sumamente inextricables como el de la teoría de los mercados y el desarrollo del capitalismo a partir de la rama de la producción de los medios de producción por encima de las ramas vinculadas a la industria de bienes finales, son otros de los aportes científicos de Lenin. Obviamente eso indica una prosecución, un desarrollo de la teoría marxista en nuevas circunstancias a pesar de su origen. de la construcción del socialismo, de igual manera, encuentra uno de los aportes más importantes de Lenin a la teoría del Estado desde la perspectiva marxista. Así, el soviet encuentra en Lenin su principal impulsor y realizador. Decía John Reed, en Los soviet en acción: “Las elecciones de los delegados basadas en la representación proporcional, que significa que los partidos políticos están representados en proporción exacta al número total de votantes de la ciudad. Y son los partidos políticos y los programas los que votan, no los candidatos. Los candidatos son designados por los comités centrales de los partidos políticos, que pueden reemplazarlos por otros miembros del partido. Asimismo, los delegados no son elegidos por un plazo de tiempo determinado, sino que pueden ser revocados en cualquier momento. Nunca antes se creó un cuerpo político más sensible y perceptivo a la voluntad popular (…) Si no hubiera sido por las organizaciones democráticas que existían ya antes de la revolución, no hay duda de que la revolución Rusa se habría estancado…”. los encontramos en la Grecia antigua, en el ejército de Cromwell, más adelante en la comuna de París en la revolución burguesa en Francia, en los comuneros que alcanzan el sueño del poder proletario durante tres meses. Se configura una sociedad cuyo Estado descansa en la democracia directa. cuyo objetivo histórico es precisamente extinguir el Estado, aunque medie un período de transición, muchas veces cruento, resultado de la tentativa de la restauración del capitalismo en el socialismo, como en efecto derivó en la URSS a partir de 1956.

Socialismo irreal
Balancear la experiencia histórica de la construcción del socialismo resulta una tarea cuyo sentido y responsabilidad histórica son tan grandes que no nos puede hacer perder de vista en ningún momento lo que fue la intervención de la potencias

imperialistas luego de octubre de 1917 y el sinnúmero de tentativas violentas por derrocar el poder soviético, cuya muestra más palpable fue la gran guerra patria contra el nazifascismo que dejó en suelo soviético alrededor de 25 millones de muertos por los bombardeos a población civil, principalmente. Al menos debemos ser un poco empáticos con quienes hubieron de asumir la responsabilidad histórica de dirigir procesos tan complejos.

La democracia revolucionaria directa es una experiencia histórica que supone la mayor participación en la toma de de

cisiones y la elevación de la cultura, precisamente para que las decisiones tengan fundamento. Mientras la riqueza se distribuya con base en las leyes de la propiedad privada y de la distribución desigual de la riqueza, mientras en definitiva se distribuya la riqueza sobre la base de la explotación del hombre por el hombre, cualquier cambio será para reproducir esa relación social. El poder político nace de la distribución desigual de la riqueza y se acabará con ello. O sea, cuando la riqueza se distribuya entre los hombres asociados libremente no habrá razón para la existencia de poder alguno. A ello apunta la democracia directa. No podemos confundir en ningún caso la más plena realización del método
marxista, la grandeza de la experiencia histórica de la construcción del socialismo, a pesar de la restauración capitalista, con esta mascarada, que no es otra cosa que socialismo de palabra…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here