Declaración del Movimiento de Educadores Simón
Rodríguez: Repudiamos la represión al movimiento magisterial en México.
Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

El gobierno
mexicano impone a fuerza de balas la reforma educativa. Llamamos al magisterio
venezolano a elevar nuestra voz de protesta y a manifestar su solidaridad
Expresamos
nuestra absoluta solidaridad a la lucha que hoy libra el magisterio mexicano
contra la reforma educativa que abre las puertas a la privatización y elimina
la educación popular. Pero además manifestamos nuestra mayor repulsión y
condena a la brutal represión del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto,
que deja como saldo 13 muertos, decenas de educadores heridos y detenidos,
quienes protestaban el 19 de junio 2016 en Nochixtlán de Oaxaca contra dicha
reforma educativa. Desde Venezuela decimos que un gobierno que practica la
violencia contra los educadores y su pueblo merece nuestro total repudio. Solo
en las dictaduras se contesta con balas a las protestas populares.
La lucha
del magisterio mexicano merece nuestra atención, de allí que hacemos algunas
consideraciones:
1. Desde
hace mucho tiempo el magisterio mexicano viene dando diversas luchas contra las
reformas educativas que los gobiernos de México impusieron sin tomar en cuenta
la opinión de especialistas, docentes y ni del pueblo. Lo que sucedió esta vez
en Oaxaca es expresión de la rebeldía magisterial por la aplicación de una
reforma que constriñe los derechos y la estabilidad laboral de los
profesionales de la educación. Esta reforma no entiende a la educación como una
política de Estado pues minimiza su papel en los ámbitos de la dirección,
evaluación, control profesional y el financiamiento de la educación.
2. En
1998 el sector de educación básica de México venía siendo impactado por el
Tratado de Libre Comercio. La principal medida del mismo fue la
descentralización educativa, mediante la cual se trasladó la administración de
la educación primaria, secundaria y normal a los gobiernos estatales. El
objetivo que estaba a la zaga era limitar la responsabilidad del gobierno
federal (gobierno central) del financiamiento de la educación y trasladárselo a
los gobiernos estatales y municipales, pero también trasladar a los padres de
familia y a las comunidades la responsabilidad del mantenimiento de las
escuelas e instituciones educativas. En 2001 el magisterio mexicano venía
siendo víctima de la aplicación de una política de flexibilización laboral,
trayendo consecuencias nefastas en la lucha por conquistar un salario decente,
la formación y el mejoramiento académico del docente.
3. La
reforma educativa que rechaza el magisterio mexicano tiene una concepción
privatizadora de la educación. La parentocracia o la educación societaria
(política del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial) ronda por
América Latina reduciendo el papel de los Estadosen el financiamiento y
atención de la educación de los pueblos. Lo que la reforma presenta como
“autonomía de gestión”, no es más que generalizar la autonomía financiera,
trasladar la dirección y gestión de los establecimientos educativos a la
comunidad educativa. Para este 2016 el gobierno mexicano redujo en 3 mil 660
millones el presupuesto de la Secretaría de Educación Pública, lo que
representa el incumplimiento del Estado de los Convenios Internacionales
suscritos con la UNESCO sobre invertir más en la educación de América Latina y
el Caribe.
4. La
reforma educativa que impugna el magisterio mexicano plantea nuevas formas de
control del trabajo del maestro e implementa medidas que acaban con la
estabilidad laboral. 
5. Esta
reforma educativa responde al modelo neoliberal que se viene aplicando en el
mundo por las potencias económicas para profundizar su poderío y control. La
experiencia en la aplicación de este modelo en el sector educativo en los
países de América Latina ha evidenciado un fracaso rotundo, expresado en la
baja calidad de la educación y cierre de escuelas, entre otros indicadore. Esos
son también los resultados de la experiencia en Nicaragua, Salvador, Guatemala,
Honduras. Cabe mencionar que en Venezuela se vienen dando pasos agigantados
sobre los cambios de la normativa dentro de un supuesto proceso de transición
que lo señala la propia Ley Orgánica de Educación aprobada en el 2009. Las
categorías que ya se manejan como “corresponsabilidad” y la
utilización manipulada de la “participación protagónica del pueblo” nos
indican que en Venezuela se aplica a cuenta gotas la política que hoy el
magisterio mexicano protesta. 
Por eso,
estamos con el magisterio mexicano, nos hacemos solidarios con sus luchas, que
son las mismas luchas de los pueblos que quieren libertad. Defender la
soberanía de los pueblos es defender con pasión y convicción la educación
democrática y libertaria. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here