El
Movimiento de Educadores “Simón Rodríguez” llama a todos los
educadores activos, jubilados y pensionados; nacionales, estadales y
municipales a mantenerse en pie de lucha; a no desmayar hasta conquistar un
sueldo decente y una nueva Convención Colectiva que realmente compensen el
grave deterioro en nuestras condiciones de vida y de trabajo producto de la
aplicación por parte del gobierno nacional, de unas medidas económicas
anticrisis de corte antipopulares.
 



 La
manipuladora campaña propagandística del Ministro de Educación y sus aliados
sindicaleros esquiroles, al expresar un supuesto estado de satisfacción del
magisterio por el anunciado 50%, no logrará esconder la realidad verdadera de un
docente que apenas subsiste con un salario mínimo recientemente ajustado que no
alcanza ni siquiera para adquirir la cesta alimentaria ubicada en abril en
Bs 22.603 y  menos aún la Canasta Básica Familiar que en ese mismo mes
alcanzó Bs 37.960,36 según el CENDAS-FVM. 



La
inflación acumulada en lo que va de año ya estaría alcanzando el 50%, por lo
que dicho ajuste no es real y es simplemente cero % (0) ya que se lo devoró la
inflación antes de ser disfrutado, por lo que es insuficiente al no
corresponderse con los altos niveles de inflación, la especulación y la
devaluación. 




 No
puede ser satisfactorio un ajuste que apenas superaría al Salario Mínimo en
unos 3374 Bs pues el sueldo actual de casi el 90% de la nómina docente es el
del salario mínimo y con el ajuste del 50% llegaría a Bs 10.120. Tendría que
dejar de comer un mes si un docente pretende adquirir un par de zapatos
valorados en promedio entre 8 y 10 mil Bs. Porque la vida de un docente no se
circunscribe solamente a comprar alimentos, también requiere vestimenta,
 recreación, salud y actualización profesional,  como tiene derecho
todo ser humano.



Cómo
puede estar “bailando en una pata” (titular del diario 2001 hace
días) un profesional de la docencia cuando constata que su sueldo base es
superado por el de un obrero no calificado y el de un Bachiller de la
administración pública en un 36,27% y 53,20% respectivamente, lo que demuestra
la poca valorización otorgada por el Estado  a los docentes venezolanos
.



 No
debemos ni podemos aceptar como una fatalidad estas deplorables condiciones de
vida nada dignas que no se corresponden con la elevada misión con la que
deberíamos ser tratados por el Estado, según el 104 de la Constitución
Nacional, el cual han convertido en letra muerta al no ser ejecutado este
principio de  obligatorio cumplimiento por parte del gobierno a través del
MPPE.



La
experiencia nos ha enseñado que cuando el magisterio muestra su disposición a
conquistar y defender en la calle lo que por derecho y justicia social le
corresponde, el patrono de turno ha tenido que ceder y no lo queda alternativa
que otorgar las reivindicaciones exigidas. Esto fue lo que sucedió en la
primera quincena de mayo cuando miles de educadores se lanzaron decididamente a
las calles de muchos estados del país para exigir un AJUSTE DE SUELDO INMEDIATO
y que con el éxitoso paro nacional de 24 horas realizado el pasado jueves 14,
logró que el gobierno nacional hiciera el citado anuncio del 50% y que
necesariamente debe ser la base a partir del cual se realicen el resto de las
exigencias salariales,sociales y económicas de la venidera Convención Colectiva.




La lucha
debe continuar por un Contrato Colectivo que preserve los beneficios ya
adquiridos y por la conquista de un SUELDO DIGNO Y DECENTE que aún sigue siendo
una  exigencia de este glorioso y aguerrido magisterio venezolano. En este
sentido fundamental es que todos los docentes se mantengan alertas y activados,
conformándose en protagonistas directos, en organizadores de las asambleas en
los centros de trabajo y localidades, en redactores de las nuevas propuestas
para la convención colectiva y hacerlas públicas. Debemos exigirle a las
organizaciones sindicales y al patrono que nos consulten en la elaboración de
el proyecto de contrato y que no estamos dispuestos a aceptar unas discusiones
clandestinas  y violatorias de la democracia sindical. No aceptaremos
ningún contrato aprobado entre gallos y media noche.

LA
ORGANIZACION,  LA PERSEVERANCIA Y LA LUCHA 

NOS DA LO QUE EL PATRONO NIEGA





LA LUCHA
CONTINUA POR LA CANCELACION INMEDIATA Y BIEN CALCULADAS DE LAS PRESTACIONES
SOCIALES, INTERESES DE MORA, UN SALARIO DECENTE Y UN CONTRATO COLECTIVO
CONSULTADO A LOS DOCENTES.





Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here