El ejecutivo nacional el pasado mes de abril creó los Comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) con el objetivo de facilitar el acceso de los productos  alimenticios básicos, higiene… A la familia venezolana. Dos meses después de su creación al igual que todos los controles anteriores demuestra ser un total y rotundo fracaso. 
Basta nombrar algunas de sus grandes fallas:
1) Tienden a ser instrumento de control político y discriminación al estar conformados por partidarios del gobierno (UBCH, Frente Francisco de Miranda…) 
2) De 50 productos de la Canasta Alimentaria sólo venden apenas dos (2) productos en muchos casos. 
3) Algunos de sus organizadores comunales se dirigen en forma irrespetuosa, despectiva y humillante hacia las personas que están en las colas.
4) Fallas técnicas en el sistema de cobro automatizado que provoca retardos en la facturación del producto provocando malestar entre los compradores que duran largas horas bajo el inclemente sol o lluvia para al fin comprar una cantidad insuficiente que no satisface las necesidades alimenticias de los hogares venezolanos.
Los CLAP tienen el control total de los alimentos que se producen y aun así ofrecen a las comunidades cantidades muy precarias de alimentos que no satisface la demanda de cada hogar venezolano. Esto sólo demuestran que el fenómeno de la escasez se agudiza cada día en el país.
Controles van, controles vienen y la escasez continúa avanzando a paso galopante y los únicos que parecen favorecidos son los especuladores bachaqueros que exhiben alegremente a la vista de las autoridades gubernamentales todos los productos la Canasta Alimentaria y de higiene personal que en otrora añora el deprimido Bravo Pueblo de Venezuela.
Profesor Daniel Navas
@DanielNavasI

Miembro del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez-Miranda

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here