La urbanización de Guarenas es considerada bastión del chavismo

Dada la premura que había para expresar desde lo alto simpatías hacia la caminata multicolor que avanzaba a paso rápido a nivel de la calle, unos trapitos de cocina amarillos, una toalla azul o una franela blanca, agitados a través de los balcones enrejados, fueron la expresión que encontraron los vecinos de la urbanización Menca de Leoni (Guarenas) -alertados por los mensajes y la música del altoparlante- para expresar su apoyo a los candidatos de la Unidad que ayer realizaron un recorrido por los sectores El Samán y Trapichito.

Tenido como bastión del chavismo, el conjunto habitacional de 62 edificios que llevó el nombre de la esposa de Raúl Leoni, fue rebautizado en 2007 por el Gobierno como “27 de Febrero”. Ayer, los colores rojos que se agitaron en las ventanas de la ruta de la caminata -salvo en unos tres apartamentos donde quisieron mostrar abiertas simpatías por el oficialismo- fueron los de las piezas de ropa que se secaban al sol. Los otros, los que portaban los activistas del partido marxista-leninista que integra la Mesa de la Unidad Democrática.

Julio Borges (PJ), William Ojeda (UNT), candidatos principales a la Asamblea Nacional por el Circuito 4 de Miranda, y los aspirantes suplentes, Gabriel Puerta Aponte (BR) y Rafael Venegas (VP), penetraron sin problemas una ruta que, según los activistas de la zona, hasta meses atrás les estuvo vedado. También estuvo Yajaira de Forero, esposa del comisario, de la PM, Lázaro Forero, condenado a 30 años de prisión, quien es cabeza de lista por el estado Vargas.

En toda la ruta sólo hubo un grupo de activistas del chavismo, ataviados con franelas rojas de la “Misión Cultura”, que hicieron gestos de rechazo, pero fueron ignorados por los de la oposición. No pasaban de treinta personas, lo que provocó entre los manifestantes de la Unidad comentarios y chistes sobre la “desaparición” de los chavistas. “¿Esos son todos?”, dijo riéndose una vecina y añadió que si la caminata había logrado pasar ese punto ya nada los detendría.

Los manifestantes portaron carteles representativos de las principales propuestas que la alianza unitaria -con un marcado sello de Primero Justicia- tiene para llevar al Parlamento que se elegirá el 26 de septiembre: Ley de Desarme (“para que la vida comience a ser una propiedad”), Ley del Primer Empleo; Ley de Impulso a la Producción Nacional; Ley de Barrios (“para que el lugar donde vives sea verdaderamente tuyo”) y la Ley Candado (“para que no se regale más dinero a otros países”).

La marcha partió a las once de la mañana de la plaza Bolívar y transitó parte de la zona comercial, donde en general tuvo muy buena receptividad. La gente salía de los comercios y miraba con curiosidad a los candidatos que marcharon todo el tiempo juntos, sin importar sus diferencias ideológicas, dejadas en suspenso ante la necesidad de la unidad.

Muchos se acercaban a los activistas y solicitaban que les dieran los volantes informativos. Ya en el territorio propiamente de Menca de Leoni, se notó más resistencia y algunos vecinos dejaron a los activistas visitantes con los volantes extendidos. Una anciana, sentada en un puesto de buhoneros, golpeó la mano de un joven que intentó darle propaganda y ésta cayó al piso, mientras junto a ella, un hombre calificaba al grupo, con ganas de ofender, como “escuálidos”. Más adelante, hombres sentados a la sombra, aceptaron la propaganda, pero antes se miraron unos a otros esperando la anuencia ajena. Ya pasados los edificios, un anciano, con el torso desnudo, se asomó a la puerta de su casa e hizo el gesto del golpe contra la palma de su mano, pero luego mostró su sonrisa amplia, lo que dejó dudas de quién se burlaba o con quién simpatizaba.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here