Héroes de
Cantaura: A 30 años de su siembra,
perseveramos
en la lucha por la Democracia Popular
La masacre de Cantaura
Era lunes 4 de octubre de
1982 y aún no había amanecido. En días anteriores se habían sentido movimientos
raros, carros extraños, situaciones anormales para la vida diaria del destacamento
guerrillero que había acampado en los chingurriales del Morocho Evans en las
cercanías de Cantaura. Menos de un centenar de guerrilleros y guerrilleras se
aprestaban a acomodar sus morrales y tomar sus posiciones, cuando fuertes
explosiones destruyeron la cocina donde se hacía el café y cayeron heridos
varios de quienes se encontraban cerca. Era un ataque combinado de aviación,
ejército, guardia nacional y disip que, luego del bombardeo [uno de esos
aviones lo piloteaba el actual diputado del PSUV Roger Cordero Lara], entrarían
a rematar a los 23 combatientes, 11 con tiros de gracia, que quedaron heridos y
no pudieron romper el cerco militar.
El accionar del Frente
Guerrillero Américo Silva (FAS) distaba mucho de las visiones foquistas, pues no
buscaba sustituir la lucha popular sino que trataba de potenciar y dar luces de
triunfo al movimiento social que ya comenzaba a tomar fuerza ante la debacle económica
que se asomaba, luego de más de dos décadas de bonanza. Bander Roj señalaba, en sus análisis, que la renta petrolera perdía
su capacidad de dinamizar la economía y si no se cambiaba el rumbo serían los
trabajadores y los pobres quienes cargarían con el mayor peso de la crisis.
Efectivamente, la desvalorización del salario, el desmontaje del sistema de
seguridad social, el progresivo deterioro de los servicios y de las instalaciones
educativas y de salud, producto de la disminución del gasto social y del
incremento de la corrupción estatal, fueron las consecuencias de una política
que favorecía a la oligarquía y a los monopolios, en detrimento de las clases
trabajadoras.
Bander Roj se adelantaba a preparar una alternativa popular frente a la
crisis que luego se manifestaría en 1989 con el “Caracazo” y con los
levantamientos militares de 1992, pero las fuerzas de seguridad y represión del
Estado se habían orquestado para matar en la cuna ese germen que se venía
sembrando con el incremento de las luchas sindicales, estudiantiles y campesinas,
con el apoyo referencial de la acción guerrillera del FAS. A la par, los partidos
que hegemonizaban la política nacional escogieron estrategias que agravaban la
crisis y creaban condiciones para que surgiera en 1998 la estafa política que
se vistió de esperanza y que en estos últimos 14 años ha resultado una de las
peores pesadillas para el pueblo venezolano.
Cuando recordamos a
Roberto Rincón, Enrique Márquez, Emperatriz Guzmán, Sor Fanny Alfonzo, Carlos
Jesús Arzola, José Míguez Núñez, Mauricio Tejada, Carlos Sambrano, Carmen Rosa
García, María Luisa Estévez, Antonio Echegarreta, Ildemar Lorenzo Morillo,
Baudilio Herrera, Jorge Luis Becerra, Euménedis Gutiérrez, Diego Alfredo Alfonso,
Beatriz del Carmen Jiménez, Nelson Pacín Collaso, Luis José Gómez, Julio César
Farías, Rubén Alfredo Castro, José Isidro Zerpa y Eusebio Martel Daza, junto a
la tristeza que nos embarga emerge el compromiso ratificado de continuar la
lucha por la transformación revolucionaria de nuestra patria. Y ahora ese
compromiso nos obliga a desenmascarar al actual régimen despótico que ha enlodado
las banderas de quienes dieron su vida en la búsqueda de caminos a la patria
nueva, a la democracia popular y al socialismo.
Bander Roj conmemora la valentía, la abnegación y la perseverancia de los
compañeros asesinados hace 30 años. Lo hacemos renovando y fortaleciendo nuestras
bases programáticas y políticas, su carácter revolucionario, que fue el motivo
del reciente 5° Congreso realizado en agosto. Y también lo hacemos cuando, para
abrir caminos a la justicia social y el progreso, apoyamos la construcción de
un Gobierno de Unidad Nacional que pueda tener suficiente aliento histórico
para enfrentar los retos que nos deparará el transcurrir de la crisis económica
internacional y las exigencias de un cambio popular que satisfaga las
necesidades y urgencias del pueblo venezolano.
¡Honor y
gloria a los 23 Héroes de Cantaura!
¡La esperanza
es el cambio popular!
Comité Político Nacional
Bander Roj
Octubre 2012

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here