vacilar
es perder

ES TIEMPO DE LUCHA
 Como
lo dijimos en la campaña electoral, era erróneo plantear el reto de las
presidenciales como el evento donde se ganaba o se perdía todo. Sostuvimos con
mucha propiedad que obligatoriamente teníamos que marchar en paralelo con la
campaña para la elección de gobernadores y así se asumió, colocando incluso a
esos candidatos al frente del Comando Venezuel en sus regiones. Este proceso
electoral en eventos consecutivos constituye una triple medición donde cada una
tiene sus particularidades que la hacen diferente y que nos obligan a bregar la
victoria después de la derrota en las presidenciales y sin que exista el tiempo
y las posibilidades para modificar las desventajosas condiciones que
enfrentamos en esta campaña marcada por un avasallante ventajismo y por el uso
abusivo de todos los recursos del Estado. Una campaña donde prácticamente
competíamos contra el Estado y todas sus instituciones, apertrechado con el
dinero de la renta petrolera y con lo que le aporta el irresponsable endeudamiento
de la nación.
Por
otra parte, es inaceptable que un pequeño sector de la oposición levante una
campaña contra un supuesto fraude sin fundamentación alguna, buscando incentivar
el abstencionismo y la pérdida de perspectivas en los opositores. Esa es una
campaña que por su forma y su contenido parece más bien dirigida contra la Mesa
de la Unidad Democrática que contra el gobierno.
Bander Roj llama al pueblo venezolano a no quedarse enganchado
mirando hacia atrás, a brindar su respaldo a los candidatos de la unidad. Aunque no luzca fácil por los
resultados del 7 de octubre, es posible construir una victoria en las
gobernaciones donde tenemos una gestión que ha merecido el reconocimiento de la
población. Llevamos candidatos de trayectoria política en sus regiones, electos
por consenso los que están en ejercicio y los otros en primarias de participación
ciudadana, lo cual contrasta con los candidatos del oficialismo, designados a
dedo y muchos de ellos sin arraigo en las regiones. Llamamos a trabajar con
entusiasmo para competir por todos los espacios, para ampliar los que tenemos.
Inventariar
aciertos y errores en la campaña es útil para asimilar la experiencia, pero lo
más importante de cara a la realidad que afrontamos es mejorar nuestra
actuación para estos venideros eventos electorales y dedicar esfuerzos al
análisis de la política, la vinculación social y organizativa y la estructura
de la MUD, todo enmarcado en la circunstancia que hoy vive el país.
Para
Bander Roj resulta clara la necesidad
de producir un conjunto de cambios en los lineamientos que orientan la
actuación de la MUD. La oferta política
del progresismo debe marcar rumbo
hacia una nueva democracia, que implique dejar atrás la democracia de elites y
poner como centro de la política a los sectores populares, el ascenso social,
la industrialización del país dentro del criterio de construcción de una
economía diversificada, de romper con la dependencia petrolera y convertir al
país en una sociedad de productores. Y dentro de ello desarrollar las
organizaciones que expresan un verdadero poder popular, convirtiéndolas en autónomas,
democráticas, no discriminatorias. Debemos seguir insistiendo en la conquista
de la reunificación de la familia venezolana, de una reconciliación política y
social que apuntale un gobierno de unidad nacional.
La
MUD hacia el futuro debería superar su condición de coalición electoral y
convertirse en una coalición política comprometida con las luchas sociales y
políticas, con la organización de la protesta, con el acompañamiento a las
luchas populares, con la generación de conciencia y organización política en la
base de la sociedad, con la organización y preparación del movimiento de masas
para que pueda cumplir el rol que le corresponde en esta lucha. Solo así
podremos unir eficazmente a la lucha contra el ventajismo y contra el continuismo
a la construcción de una fuerza en capacidad de alcanzar la victorias por sobre
todas las ventajas que da el abuso de poder. Solo así seremos suficientes en la
política, en la organización y en la claridad y disposición para alcanzar el
cambio político.
¡La esperanza es el cambio
popular!
¡Frente a la estafa y el
despotismo, democracia popular!
Bander
Roj
Comité
Político Nacional
17 de
octubre de 2012

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here