El materialismo dialéctico y la lógica dialéctica.

A continuación presento el interesante trabajo de A.G. Spirkin sobre el
materialismo dialéctico y la lógica dialéctica.

El materialismo dialéctico es la ciencia que estudia las relaciones entre la
conciencia y el mundo material objetivo, las leyes más generales del movimiento
y desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del conocimiento. La filosofía
del marxismo se llama materialismo dialéctico porque constituye la unidad
orgánica del materialismo y la dialéctica. Es materialista porque parte del reconocimiento
de la materia como base única del mundo, considerando la conciencia como una
propiedad de la material altamente organizada, como una función del cerebro,
como un reflejo del mundo objetivo; es dialéctico porque reconoce la
concatenación universal de los objetos y fenómenos del mundo, el movimiento y
desarrollo de éste como resultado de contradicciones internas que actúan dentro
de él.

El materialismo considera el ser social no sólo en forma de objeto que se
opone al hombre, sino también subjetivamente, en forma de la actividad práctica
histórico-concreta del hombre. Tal concepción de la práctica proporcionaba base
científica a la teoría del conocimiento, a la cual el marxismo llegó desde el
punto de vista histórico-social en vez del enfoque abstracto del materialismo
contemplativo, que consideraba los vínculos entre los hombre como algo
puramente natural.

La diferencia sustancial de la filosofía del marxismo respecto de todos los
sistemas filosóficos anteriores consiste en que sus ideas penetran en la masa
del pueblo trabajador, que es quien las lleva a la práctica; en cuanto a ella,
se desarrolla justamente sobre la base de la práctica histórica de las masas
populares. El mundo es modificado por la actividad práctica revolucionaria de
las masas populares que han hecho suyas las ideas del marxismo.

“De la misma manera que la filosofía encuentra en el proletariado su arma
material, el proletariado encuentra en la filosofía su arma espiritual…”

(C. Marx y F. Engels)

Lenin profundizó la concepción de las categorías fundamentales de la
dialéctica materialista: materia y formas de su movimiento, espacio y tiempo,
causalidad, libertad y necesidad, posibilidad y realidad, forma y contenido,
etc. Lenin impulsó la concepción de la ley de la unidad y lucha de los
contrarios como ley fundamental el mundo objetivo y del conocimiento, como
esencia y núcleo de la dialéctica, formulando proposiciones esenciales sobre
las dos concepciones del desarrollo: desarrollo como disminución y aumento,
como repetición y desarrollo como unidad de contrarios, de desdoblamiento de lo
único en contrarios que se excluyen recíprocamente y se hallan en interacción.

Señaló que el conocimiento va del contenido vivo al pensamiento abstracto y
de éste a la práctica; que la conciencia del hombre es activa, pues no se
limita a reflejar el mundo, sino dentro de la práctica humana participa en su
transformación revolucionaria. Formuló la teoría de la verdad objetiva,
relativa y absoluta, y señaló su intervinculación dialéctica. El punto central
en la doctrina de Lenin sobre la verdad lo ocupa el problema del carácter
concreto de la misma. Indicó que “la esencia misma, el alma viva del marxismo
es el análisis concreto de la situación concreta”.

El enfoque dialéctico del conocimiento es, ante todo, un enfoque histórico.
En su elaboración de la teoría del conocimiento Lenin concedía la atención
particular a la necesidad del enfoque histórico, al examen de las formas de
pensar en unidad con su contenido, y en relación con ello formuló las
proposiciones fundamentales de la unidad de la dialéctica, la lógica y la
teoría del conocimiento, determinó los principios fundamentales de la lógica
dialéctica y señaló las vías de investigación del problema de la sucesión histórica
en la formación de las categorías del pensamiento. Lenin determinó la vía que
debía seguirse: la historia de la filosofía, la historia de las distintas
ciencias, la historia del desarrollo mental del niño, la historia del
desarrollo mental de los animales, la historia del idioma, más la psicología y
la fisiología de los órganos de los sentidos: tales son las regiones del saber
de las que debe formarse la teoría del conocimiento y la dialéctica.

 
MATERIALISMO Y CONCIENCIA.

El materialismo dialéctico parte del reconocimiento de la prioridad de la
materia y del carácter secundario de la conciencia y considera que el mundo es
la materia en movimiento. La materia no puede ser creada ni destruida; es
eterna e infinita. El mundo es la diversidad de formas de movimiento de la
materia, infinitas en el espacio y en el tiempo.

Los datos de la ciencia moderna señalan que los procesos físicos, químicos,
biológicos y sociales que tienen lugar en el mundo, no son algo encerrado en sí
y singularizado. Todos ellos pueden transformarse recíprocamente, puesto que
entre ellos existe una vinculación universal, concatenación e interacción.
Según el materialismo dialéctico, la conciencia es una función del cerebro, un
reflejo del mundo objetivo. Eso significa que la conciencia viene determinada
fuera de la actividad natural y social existente y operante en el cerebro. El
proceso de toma de conciencia del mundo y la actividad psíquica surgen y se
desarrollan en el proceso de interacción real del hombre con el mundo a través
de sus relaciones sociales. Los objetos, sus propiedades y relaciones, al ser
reflejadas en el cerebro, existen en él en forma de imágenes, idealmente. El
cerebro no es el origen, sino el órgano de la conciencia, es decir, la parte
del cuerpo humano en la que el objeto que actúa sobre ella se transforma y
adquiere la forma ideal de su ser. Lo ideal no es una substancia particular ni
un acompañante secundario de los procesos materiales que transcurren en la
corteza del cerebro, sino un producto de la actividad del cerebro, la imagen
subjetiva del mundo objetivo

DIALÉCTICA DEL PROCESO DEL CONOCIMIENTO.

El materialismo dialéctico parte del hecho de que el conocimiento es un
reflejo del mundo en la conciencia del hombre, inseparable del cambio del
objeto de conocimiento en el curso de la práctica social. La práctica es base
de la formación y desarrollo del conocimiento en todos sus grados, fuente del
saber, estímulo fundamental y meta del conocimiento, esfera de aplicación del
conocimiento, criterio de la verdad de los resultados del proceso de
conocimiento y “determinante de los vínculos del objeto con aquello que el
hombre necesita” (Lenin). La actividad práctica del hombre se halla unida
obligatoriamente a la actividad cognoscitiva.

El proceso de conocimiento comienza con la sensación y la percepción. El paso
del conocimiento sensorial al pensamiento lógico es un salto del conocimiento
de lo individual, casual y exterior, al conocimiento generalizado de lo
sustancial y sometido a leyes, de las formas tangibles del reflejo a aquellas
formas que se hallan desprovistas de la “sustancia de sensoriedad”.

Lenin escribía que “cualquier verdad se la hace…, si se la exagera, si se le
aplica más allá de los límites que es dable hacerlo, puede ser llevada al
absurdo, y en las condiciones indicadas, se transforma inevitablemente en
absurdo”

LA DIALÉCTICA COMO LÓGICA Y COMO TEORÍA DEL CONOCIMIENTO.

La lógica dialéctica no es otra cosa sino la historia y el proceso del
conocimiento en su elaboración lógica. Junto a la lógica dialéctica existe la
lógica formal, la cual estudia las leyes de relación entre las premisas y las
conclusiones y las leyes de la demostración. El materialismo dialéctico se
apoya en el análisis de las categorías en los principios de la teoría
marxista-leninista del reflejo y de la dialéctica. El estudio y la exposición
de las categorías y leyes del materialismo dialéctico debe partir de la unidad
de los métodos lógicos e históricos, lo cual a su vez, expresa la lógica
objetiva de las relaciones de las cosas y su desarrollo, el desenvolvimiento en
relación con la complicación de sus relaciones, ya que, según Marx, “la marcha
del pensamiento abstracto, que asciende de lo más simple a lo complejo,
corresponde al proceso histórico real”.

En la base del sistema de la dialéctica materialista que se desenvuelve
históricamente, debe ser colocada una categoría que no necesite de premisa
alguna y que ella misma constituya la premisa de partida para la investigación
de las categorías restantes. Así es la categoría de materia. A ella le siguen
las formas fundamentales de existencia de la materia: MOVIMIENTO, ESPACIO Y
TIEMPO. Los diversos estados de la materia se conocen sólo a través del
movimiento.

La CALIDAD es el rasgo específico del objeto dado, su peculiaridad, lo que
le diferencia de los otros objetos. El proceso de conocimiento se realiza de
tal modo que la conciencia de la calidad antecede al conocimiento de la
CANTIDAD. Al mismo tiempo que descubre la determinación cualitativa y
cuantitativa de las cosas, el hombre establece su DIFERENCIA y su IDENTIDAD,
que son uno de los escalones elementales del conocimiento.

Todos los objetos poseen aspectos exteriores que se alcanzan directamente
con la sensación y la percepción, y aspectos internos, el conocimiento de los
cuales se alcanza por vía mediata, mediante el pensamiento abstracto. Esta
diferencia de los grados de conocimiento se expresa en las categorías de lo
EXTERIOR y lo INTERNO.

Sin una noción elemental de los nexos causales es imposible la actividad
práctica del hombre encaminada a un fin. En el proceso ulterior de desarrollo
del pensamiento el hombre empezó a comprender que la causa no se limita a
generar la acción, sino que la supone en calidad de acción contraria. Al
diferenciarse, la causa y el efecto no son dos formas distintas e
independientes de existencia. Toda acción es INTERACCIÓN.
El conocimiento profundo de los vínculos objetivos y de la interacción de
las cosas es resultado de un largo desarrollo de la práctica social y del
pensamiento; los vínculos más simples de las cosas fueron objeto del reflejo en
la conciencia humana ya en la primeras fases de su desarrollo ya que son el
conocimiento sería imposible la actividad productiva. La interacción de los
objetos entre sí y de los distintos aspectos o momentos dentro del objeto, que
se expresa en la contradicción, en la lucha de contrarios, es la causa
universal, residente en la naturaleza de las cosas, de su cambio y desarrollo,
los cuales transcurren no a consecuencia de un impulso de fuera como acción unilateral,
sino en virtud de la interacción y de la CONTRADICCIÓN.

La interacción práctica de los hombres con un gran número de cosas
semejantes y diversas llevó a descubrir los signos individuales, particulares y
generales de las mismas; estos sirvió de base para la elaboración de las
categorías de la INDIVIDUAL, LO PARTICULAR Y LO GENERAL.

Ahora, la REALIDAD es resultado del proceso de desarrollo de los objetos y
procesos de la naturaleza y de la vida social, el grado concreto de desarrollo
de los fenómenos, resultado de la aparición del ser presente a partir de la
posibilidad real. La posibilidad es el ser potencial, interno, del objeto que
se revela. La realidad es más rica que la posibilidad, puesto que esta última
no es sino uno de los momentos de la realidad.

Las leyes universales fueron descubiertas por la generalización de las leyes
de orden parcial. Las leyes más generales de la dialéctica materialista son:

PASO DE LOS CAMBIOS CUALITATIVOS A CUANTITATIVOS, UNIDAD Y LUCHA DE CONTRARIOS
Y NEGACIÓN DE LA NEGACIÓN.

La ley del paso de los cambios cuantitativos a cualitativos muestra
el modo cómo se realiza la aparición de lo nuevo. Pero no revela toda la
esencia del proceso de desarrollo, no nos dice qué es la fuerza motriz, la
fuente del desarrollo. La fuerza motriz del desarrollo viene expresada por la ley
de la unidad y la lucha de contrarios.

Según esta ley, los objetos y fenómenos del mundo objetivo, en el proceso de su
desarrollo –que se desprende de la interacción y contradicción entre los
distintos objetos y fenómenos y de los distintos aspectos dentro de los objetos
y fenómenos y de los distintos aspectos dentro de los objetos y fenómenos-,
pasan del estado de diferencia no advertida y no esencial de los aspectos que
integran el fenómeno dado a las diferencias esenciales de los aspectos del todo
y a los contrarios, los cuales se manifiestan entre sí en contradicción, en
lucha, que es la fuente interna de desarrollo de dicho fenómeno.
Cualquier desarrollo es un proceso dirigido de manera determinada.

Este aspecto del desarrollo viene expresado por la ley de la negación de
la negación
. Cada fenómeno es relativo y, en virtud de su naturaleza
finita, pasa a otro fenómeno, el cual, en determinadas condiciones, puede
convertirse en el contrario del primero y negarlo. La negación es no sólo la
negación de lo viejo, sino la afirmación de lo nuevo. Como resultado de esta
creciente negación de la negación se obtiene el movimiento del objeto de lo
simple a lo complejo, de lo inferior a lo superior, con elementos de repetición
de etapas pasadas, de retrocesos temporales, etc.

Cada momento de desarrollo, por mucho que se diferencie del anterior, procede
de él, es resultado de desarrollo, por lo cual lo incluye y conserva en sí en
un aspecto transformado. De ahí se desprende una importante exigencia al
conocimiento científico, que se manifiesta en calidad de método:

EL CONOCIMIENTO HISTÓRICO ÚNICAMENTE PUEDE SER FECUNDO CUANDO CADA MOMENTO DEL
DESARROLLO HISTÓRICO ES CONSIDERADO COMO RESULTADO DEL MOMENTO PRECEDENTE Y EN
RELACIÓN ORGÁNICA CON ÉL.

El materialismo dialéctico proporciona a los investigadores el único método
científico de pensar, el método de conocimiento adecuado a las leyes del mundo
objetivo. En cuanto al materialismo dialéctico, trata de las leyes más
generales del movimiento y desarrollo del ser y del pensamiento, el
conocimiento de las leyes universales a su vez, sirve de base y guía para el
estudio de las leyes específicas.
Cada ciencia se basa en los resultados del conocimiento de las leyes universales
del desarrollo como principio metodológico. El único método científico para el
conocimiento y transformación de la realidad es la dialéctica materialista…”ya
que es la única que nos brinda la analogía y, por tanto, el método para
explicar los procesos de desarrollo de la naturaleza, para comprender, en sus
rasgos generales, sus nexos y el tránsito de uno a otro campo de investigación”
(Dialéctica de la Naturaleza)

La tesis del materialismo dialéctico de que la materia es lo primario y la
conciencia lo secundario, se diferencia del materialismo anterior al marxismo
en que se incluye el reconocimiento del carácter primario del ser social y del
carácter secundario de la conciencia social. Por ser social el marxismo
entiende el proceso real de la vida de los hombres, el trabajo, el proceso de
producción de los bienes materiales, las relaciones que se establecen entre los
hombres en el proceso de producción, etc. Por conciencia social entiende las
concepciones políticas, filosóficas, jurídicas y artísticas, la moral, la
ciencia y la religión.

A.G.SPIRKIN
MATERIALISMO DIALÉCTICO Y LÓGICA DIALÉCTICA
Clásicos del Marxismo
Editorial Grijalbo
158 páginas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here