El riesgo de estudiar y luchar, por Douglas Zabala
A los estudiantes en su día
Dia del estudiante universitario
A mí, que hasta una huelga de hambre por el pecho tengo,
librada allá en San Cristóbal, con Enrique Ochoa Antich, Leví Alter, Alberto
Urdaneta y un grupo de más de cincuenta estudiantes, en respuesta a una medida
de expulsión colectiva, por parte del Ministro Héctor Hernández Carabaño, en
los tiempos del primer gobierno de Rafael Caldera, donde el movimiento
estudiantil batalló duro por sus derechos.
A mí, que siendo dirigente estudiantil de casi todas las
Escuelas Técnicas del país, y que un buen día, saliendo de la ETI de Valencia,
fui detenido, desaparecido y aparecido en el Campamento Anti Guerrillero TO5 de
Yumare, donde fui enjuiciado por rebelión militar, siendo un imberbe
estudiante. A mí no me pueden venir a hora con el cuento, que en este siglo XXI
y con este “socialismo” en marcha, tenga que olvidar lo que nos sucedió a casi
todos los dirigentes estudiantiles en el siglo XX.
Gustavo Machado, Pio Tamayo, Miguel Otero Silva, Joaquín
Gabaldón Márquez, Prieto Figueroa, Antonio Arráiz, Guillermo Prince Lara,
Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Pedro Juliac, Ricardo Razetti, José Antonio
Marturet, Inocente Palacios y Carlos Eduardo Frías, entre otros, también fueron
jóvenes que sin formula de juicio y con fiscales complacientes, de un sablazo
los mandaron a Palenque y al Castillo Libertador de Puerto Cabello, por haber
“alterado el orden público” y participar en revueltas estudiantiles,
aquellos carnavales de 1928, que resultaron la peor mueca del régimen despótico
del General Juan Vicente Gómez.
Alí Primera, Kleber Ramírez, Julio Escalona, Jorge
Rodríguez, Argelia Melet, Germán Lairet, Américo Martín, Héctor Pérez Marcano,
Freddy Muñoz, Teodoro Petkoft, Juvencio Pulgar, Ali Rodríguez, Carlos
Betancourt, María León y Fernando Soto Rojas, junto a otros chamos, dejaron sus
pupitres y salieron a las calles a provocar disturbios estudiantiles, algunos
contra la agonizante dictadura del General Marcos Pérez Jiménez, y otros contra
el gobierno del ex dirigente estudiantil y ex perseguido político, Rómulo Betancourt.
Jorge Rodríguez, Juan Barreto, Saúl Ortega, Elías Mata,
Julio Montes, Jacqueline Farías, William Barrientos, Idelfonso Finol, Tony
Boza, Lenin Cardozo, Elías Jaua, Mari Pili Hernández, Frank D Armas, Euro
González y los de reciente data, Héctor Rodríguez y Tarek El Aissami, asumieron
ser militantes de las causas estudiantiles, que, con o sin capucha en mano,
largaron el pellejo para demostrar sus verdades, pero ningún Fiscal les
instruyó expediente alguno para que pasaran el resto de su juventud en cárceles
tenebrosas como la Tumba.
Bassil Da Costa, Kluiberth Roa, Alejandro Márquez, Geraldine
Moreno Orozco, Gisella Rubilar, José Gregorio Amaris Cantillo, Acner Isaac
López Lyón y Arturo Alexis Martínez, han podido al pasar de los años, echar sus
cuentos de juventud y haber sido influyentes ciudadanos en la Venezuela del
futuro. Bien como diputados, ministros, escritores y hasta Presidentes de la
República, pero jamás lo serán, porque ellos corrieron el riesgo de estudiar y
luchar bajo el gobierno de Nicolás Maduro. Todos cayeron asesinados en las
calles del país, cuando protestaban por sus ideales, tal como lo han hecho
nuestros estudiantes, desde los tiempos de José Félix Rivas y sus seminaristas
en la Batalla de La Victoria. Y ese es el punto.
Douglas Zabala

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here