El Proyecto Curricular
Bolivariano presentado por el MPPE está diseñado para profundizar la imagen y
las ideas políticas de un hombre, por lo que la educación en Venezuela estaría
encamina hacia una visión educativa ahistórica y anticientífica.-
 

Profesora Raquel Figueroa
Secretaria de Organización de la
Federación Nacional de Profesionales de la Docencia-Colegio de Profesores
(FENAPRODO-CPV).
Coordinadora Nacional del Movimiento de
Educadores Simón Rodríguez.
Nuevamente
se pone en el tapete la revisión del Currículo Educativo en Venezuela en un
contexto político que sólo busca orientar una visión fundamentalista de la historia
y de país que están contempladas en las líneas estratégicas que dejó el
Comandante Chávez inconcluso debido a su muerte.  
El
cambio curricular es precisamente parte de la ofensiva que desde hace tiempo se
viene ejerciendo para tratar de copar definitivamente todos los espacios del
sistema educativo y consecuencialmente tener la hegemonía, el dominio y control
de la sociedad venezolana, en el cual la educación se convierta en el aparato
ideológico del Estado y de allí influir en la creación de un ciudadano que
piense como el comandante supremo.
La
propuesta de diseño curricular del 2007 estaba fundamentada estrictamente a tres personajes de la historia
venezolana: Bolívar, Zamora y Robinson, pero en especial la figura de Bolívar
era la imagen estratégica para darle fuerza al proyecto político personalista
de Chávez, dicho de otra manera, la imagen de Bolívar fue utilizada en esta
ocasión curricular como aparato reproductor para proyectar desde la escuela la
figura del nuevo poder bolivariano representado en Chávez.
El proyecto curricular 2013 presentado por el MPPE a pesar de
mantener los tres pilares del pensamiento su fundamentación se encuentra
centrada en el ideario de Chávez, es decir; la filosofía política que se
implementará en el sistema educativo articulará la práctica del sistema
político y económico. 
En el 2007 cuando estaba en cuestión la primera presentación
del diseño curricular bolivariano, mis investigaciones y análisis me llevaron a
concluir que se utilizaba a Bolívar como un dogma o imagen religiosa para así
desarrollar el objetivo estratégico de impulsar como único líder a Hugo Chávez
Frías. A pesar de su poca publicación nacional ya en el año 2004 el texto
escolar de Historia de Venezuela de 8vo grado de la autora Morela Jiménez, se
comenzaba a desplegar el norte doctrinario del aparato educativo en la imagen
de Bolívar como el mito de la historia venezolana y el papel del MVR como
rector de las luchas sociales y los máximos intérpretes de Bolívar. 
La Ley Orgánica de Educación aprobada en el 2009 por la
Asamblea Nacional ya maneja normas para el avance de la política mencionada. En
el artículo 6, numeral 2-c se menciona el cumplimiento obligatorio de la
doctrina de Bolívar, en el mismo artículo y numeral pero en la letra g se menciona
los textos escolares y recursos didácticos de obligatoria aplicación. Y el
artículo 14, en el que se establece que la educación estará regulada en la
doctrina de Bolívar y como aspecto secundario deja abierta la participación de
todas las corrientes del pensamiento. 
En esta nueva propuesta de currículo que presenta el MPPE la
utilización de Bolívar cumplió su objetivo estratégico, ahora las ideas de Chávez
pasan a ser el eje de la visión filosófica de la educación venezolana. Los
cambios abarcan aspectos que van más allá del orden jurídico ya que estarán
altamente centralizados por la mesiánica figura de Chávez, donde la cultura,
las manifestaciones artísticas serán afectadas y orientadas en esa dirección.
Prueba de ello, se encuentra la Constitución Ilustrada y los textos escolares
entregados al inicio del año escolar. 
Pretender
reducir los hechos históricos en la idea de una personalidad es edificar una nueva sociedad sobre un camino desacertado.
Un sistema educativo que tenga estas condiciones será represor del saber para
convertirse en un censor.  En una sociedad donde el poder se ejerce autocráticamente,
el individuo queda reducido a una masa obediente manejada a través del máximo
líder. Por lo tanto, este diseño curricular tiene una alta deficiencia del
pensamiento científico y pedagógico. El objetivo entonces, no es buscar la
calidad del hecho educativo, la sociedad de justicia, sino la reducción de la
capacidad crítica del niño en función del proyecto del culto a la personalidad
de Chávez. 
El actual presidente Maduro necesita de este diseño
curricular para poder impulsar su liderazgo, sólo con la figura mesiánica podrá
convencer que él es el elegido por Chávez para mantener el proyecto político
despótico.  De tal manera, que la
práctica de hoy ha estado muy bien diseñada para seguir insistiendo en formular
un nuevo diseño curricular.
Estamos entonces en una educación bolivariana que no sólo es
un fraude, sino una estafa, por lo que Venezuela necesita construir un
verdadero cambio que parta de la verdadera participación de las bases del
magisterio, de los estudiantes y de la sociedad en general, que pueda
presentarse y debatirse un proyecto alternativo educativo que recobra la
educación democrática con su visión universal del pensamiento.
 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here