En Venezuela suelen ocurrir hechos inéditos dignos de integrar el libro de récord Guinnes, en virtud de los acontecimientos ocurridos en el país desde el 12 de febrero de este año. La dirigente y luchadora social Susana Rojas, que no oculta su parcialidad política desde BR, solicitó un derecho de palabra en la cámara municipal de Chacao con el objetivo de que se estableciera un acuerdo de la misma en virtud de los graves hechos que vive el país de 45 muertos, casi 3.300 libertades restringidas, heridos, torturados, delitos sembrados y represiones brutales. Muy a pesar de todo para que los hechos pudiesen plantearse formalmente ante la cámara Municipal de Chacao, tuvieron que transcurrir cuatro sesiones en virtud de que no había quórum; “entendemos que el tema no era de tanta prioridad como lo señaló en su momento el Sr. presidente de la cámara concejal Shully Rosenthal, considerando que ya se había realizado varios acuerdos rechazando las agresiones del gobierno”. A la ciudadana Susana Rojas, abogada de profesión, tuvo a su hijo detenido, torturado, víctima amén de haber tenido la iniciativa de la constitución del frente por la liberación de los presos y estudiantes detenidos, se le otorgó cinco minutos, es decir, 300 segundos después de detenerse la sesión y deliberar 30 minutos los concejales si se le permitía realmente desarrollar el derecho de palabra que le había sido acordado. Debe entenderse que presuntamente lo que hablaría retumbaría o perjudicaría a las estructuras institucionales ¿u ocasionaría un revés político en la jugada del ajedrez de Chacao? Que grande ironía. Esta dirigente lo que pretendía era explicar como se continuaba concurrentemente después de varios acuerdos, realizando en Chacao brutales represiones, torturas, muertes, entre otros hechos. Asimismo confirmar que un exitoso ex alcalde de Chacao, su amigo y líder Leopoldo López, le habían sembrado delitos, lo tenían incomunicado, sin visitas familiares, solo por el contenido de sus palabras al abordar el tema de la salida constitucional; igualmente señalar como a la líder Sairam Rivas, le torturaba en el SEBIN. De igual forma se encontraba presente este servidor quien fue abogado de varios estudiantes y en mi función de presidente del Comité de los DDHH de la Federación Interamericana de Abogados (FIA) órgano adscrito a la OEA y con más de 6 millones de agremiados en toda América. Quien por cierto, venía de exponer estos hechos en la 50 conferencia de la FIA en San Juan de Puerto Rico, ante los 113 juristas más connotados de América, previamente lo había realizado por ante la Unión Iberoamericana de Abogados (UIBA) realizada en Montevideo, donde su presidente el ilustre Dr. Luis Martín Mingarro, abogado del Rey de España, nos escuchó con gran impresión y deseos de ayudar, otorgándonos el tiempo necesario para exponer los graves acontecimientos. Vale decir, nuestra voz se escucha en el mundo; sin embargo, no hubo un espacio de escasos minutos para sensibilizar a quienes fueron electos para defender a un colectivo hoy masacrado e indefenso por mezquindades subalternas de poderes secuestrados y abusos de poder. Es imperioso hacer un reconocimiento a los concejales Alfredo Jimeno, Rafael del Rosario y Diego Shariker por su sensibilidad humana y claro concepto de su papel como ediles; la cámara está para escuchar al pueblo que los eligió. La mujer del César no solo tiene que serlo sino parecerlo.

Ramón Flores Carrillo
Presidente del Comité de los DDHH de la Federación Interamericana de Abogados
Artículo publicado en el Diario 2001
27-06-2014

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here