Por Angeyeimar Gil (@LaFlaks25)

Consejera de Protección de NNA



Qué difícil saber que esta imagen la diseñamos en 2013, el año pasado la volvimos a utilizar y hoy nuevamente la retomo. Qué lamentable su vigencia. Cuando se propuso la idea para esta imagen, surgieron comentarios como por ejemplo: “es muy amarillista”, “muy grotesca”, y en aquel momento, pensaba que quizás pudieran tener razón, pudiera generar rechazo la imagen. Hoy, creo que se queda corta. Los tiros ahora son en la cabeza, y no son solo del “hampa”, los tiros vienen también y cada vez más repetidamente de funcionarios de seguridad del Estado, los que supuestamente deben protegernos.
Llevo dos días pensando si escribír algo o no, sobre la irreparable y dolorosa pérdida de Kluiverth Roa (14) estudiante del Liceo Agustín Codazzi, en San Cristóbal, en manos de un funcionario de la PNB. Hoy me sobrepasa la realidad de este país.
Después de conocer lo de Kluiverth, me enteré de la muerte, en circunstancias similares, de Johander Jose Escasio (17) de la población de Moina, La Guajira, en Zulia en manos de un funcionario de la GNB. Pero no llega hasta allí. Luego conocimos de la muerte de un adolescente (16) quien murió dentro del liceo Juan Lovera de Macarao en Caracas, después de discutir con otro compañero a quien la rabia e intolerancia lo llevó a conseguir a un “amigo” con arma -cosa no muy difícil en Vzla- para que lo ayudara a descargar su sentimiento, quitándole así la vida a su compañero. Hoy, viniendo a casa, me llega la noticia de que en Zulia consiguieron a tres jóvenes, entre ellos un adolescente (16), maniatados y con tiros en la cabeza. Necesitamos muchas manos para contar las muertes violentas de NNA en Vzla.
Entonces, cabe la pregunta ¿De verdad la imagen es grotesca? O es grotesca nuestra realidad, esa que todos (o por lo menos muchos) conocemos y repudiamos, esa que nos descompone.
En realidad, la imagen, se queda corta.
La violencia se apodera de nuestros espacios, esos que nos invitaban a amar a Venezuela. La injusticia y la impunidad nos desesperan, nos disminuyen las esperanzas, nos desalientan.
El Estado venezolano, ese que debe por ley garantizar la vida, integridad personal y protección en conflictos armados, de los niños, niñas y adolescentes, así como garantizarles igualmente el derecho a la opinión, petición, manifestación, libertad de expresión, libertad de asociación, entre otras libertades democráticas, es el primero que los vulnera, descarada e impunemente.
Estos derechos que mencioné no sólo están en la Lopnna, también en la Constitución, en la Convención sobre los derechos de los niños asumida por el Estado venezolano hace más de 20 años y los funcionarios públicos de más alto rango, deciden vulnerarlos, violarlos no solo con sus ordenes y acciones. Además, buscan darle legalidad a dicha violación de derechos. La sola existencia de la Resolución 008610 es la amenaza directa a tales derechos.
¿Se le olvida al Gobierno el Interés Superior del niños? ¿Se les olvida que los niños, niñas y adolescentes son el futuro de esta patria? ¿De qué sirve la misión hijos de la patria, si cada día esos hijos caen al piso con tiros en sus cuerpos?

Sinceramente, qué difícil va a resultar volver a ser un país, volver a ser sociedad, volver a ser humanos. Mientras más tiempo pase empeorando la situación de la violencia social y ahora de la violencia -más cruenta- del Estado, cuánto más difícil será recomponer las convivencia social y ciudadana.

Debemos organizarnos, esta realidad debe motivarnos a luchar por lograr cambios genuinos y radicales. Debemos parar la muerte del pueblo venezolano.

Hay que exigir la derogación de la Resolución 008610; la justicia por la muerte de todos los niños, niñas y adolescentes que murieron violentamente; la reparación y apoyo a los familiares de las víctimas por actuaciones de cuerpos de seguridad del Estado; políticas eficientes para detener la mortandad del pueblo y si los que están no pueden, exijamos su renuncia y a la vez organicemos la Reconstrucción Nacional.

Mi más sincera solidaridad y sentido pésame a madres y padres de todas las víctimas.

#DeroguenLa8610
#LaLopnnaDebeCumplirse



#JusticiaParaLosCaídos 



#ReconstruccionNacional


#LosNNANoDebenSerAsesinados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here