La Dictadura disfrazada, enmascarada y llena de miedo, desató su macabro plan represivo contra los dirigentes opositores para esconder su desastre. El allanamiento a la celda de Leopoldo López, primero, y el allanamiento y secuestro de Antonio Ledezma en sus oficinas, luego, marcan el comienzo de un teatro que el Gobierno ha venido preparando con miserable premeditación, cinismo y alevosía. 

El plan dictatorial no es otro que el mantener su mentira sobre un supuesto golpe de Estado, que pretende en el fondo desviar totalmente la atención política, social y comunicacional, tanto en Venezuela como a nivel internacional, de la gravísima crisis económica y social que este régimen hace padecer a nuestro país.
Aumento de la gasolina, dólar liberalizado y megadevaluación histórica de nuestra moneda nacional, desabastecimiento indetenible y destrucción casi total del aparato productivo, acompañado todo esto de un saqueo bárbaro de nuestras ya menguadas riquezas y la entrega de nuestra soberanía a intereses extranjeros, son el cuadro verdadero y real que quieren ocultar. En medio de esto, pretenden generar las condiciones para SUSPENDER O CAMBIAR LAS ELECCIONES y para eternizarse en el poder. Es esto lo que está detrás de este macabro y violento espectáculo que están montando, incluso a costa de vidas humanas.
El verdadero golpe de Estado pareciera querer darlo el propio Gobierno contra la Alcaldía Metropolitana, legitimando finalmente la total intervención de una alcaldía que es fruto de un proceso electoral y democrático que dio una contundente derrota al oficialismo con la victoria de quien hoy es objeto de este secuestro desesperado, el alcalde Lezezma.
Hoy, en este macabro plan, los dirigentes opositores y valientes que hemos luchado por Venezuela sin claudicar ni negociar, seremos los primeros blancos. Pero también harán blanco a todo el que pueda significar peligro político real para la #Dictadura. No solo buscan callar la voz de la disidencia y la #Resistencia, sino que incluso empresarios, dirigentes gremiales y sindicales pueden ser víctimas de esta suprema y cínica payasada.
RETAMOS al Gobierno a que anuncie y garantice el proceso electoral de la Asamblea Nacional EN EL TIEMPO QUE CORRESPONDE y no adelantando ni retrasando como pretende, ni modificando nuevamente los circuitos electorales como buscan hacer. También exigimos que libere a todos los dirigentes políticos secuestrados de manera inmediata y se pongan a trabajar en el restablecimiento inmediato de las condiciones democráticas elementales para la realización de este proceso. Nada obsta para avanzar en esta dirección que no sea la intención de legitimar con actos represivos a la dictadura reaccionaria y dura que han intentado ocultar durante tanto tiempo, manchando de manera imperdonable a las fuerzas verdaderamente revolucionarias y de izquierda.
Desde Bandera Roja llamamos a la unidad superior impostergable para enfrentar la mentira y la dictadura, y para organizar la fuerza del pueblo con valentía y sin ambages. En ese sentido, ratificamos nuestro llamado a constituir urgentemente una Junta de Reconstrucción Nacional para salir del caos a que nos ha llevado esta dictadura cobarde y disfrazada.  Es momento de luchar hasta que sea necesario por liberar a Venezuela de esta catástrofe. Está en manos del propio Gobierno pasar a la historia como una dictadura vulgar de derecha, o como quienes, arrepentidos, dieron paso al restablecimiento de la democracia y la libertad al final de su lamentable mandato.
Basta de espectáculo y mentiras.
Libertad inmediata para los secuestrados y presos políticos
Abajo la dictadura

Bandera Roja

19/02/2015 / 9pm


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here