Trabajadores, a luchar por el cambio político urgente
1 DE MAYO
Asumamos este desafío con la voluntad heroica de los
venezolanos
Llegó la hora de la verdad. No hay camino bueno para evadir
la responsabilidad que nos plantea la crítica circunstancia que vive nuestro
país. Los amos del poder decidieron descargar el peso de la crisis sobre los
trabajadores, pequeños y medianos productores del campo y de la ciudad, sobre
la depauperada clase media, y pone en marcha una serie de políticas de efecto
devastador sobre las condiciones de vida y de trabajo. Pulveriza el salario y
lejos de estimular la producción, quiebra fábricas, genera desempleo, alienta
la delincuencia y profundiza la crisis general. Ante ese dramático cuadro no
hay otra alternativa que disponerse a la acción decidida y enérgica para
producir un cambio político en el país. Todos los días se reafirma en los
hechos esta necesidad. Suficientemente demostrado que con los gobernantes que
tenemos no vamos a salir de este atolladero a donde ellos nos condujeron.
El país comienza a padecer una hambruna que se extiende e
intensifica. Las penurias que sufre nuestro pueblo se tornan cada vez más
insoportables. El país es un polvorín a punto de estallar, más cuando el
oficialismo reprime la protesta y obstaculiza todas las salidas
constitucionales y electorales que tratan de construirse, creando de esta
manera una situación de alta peligrosidad que en cualquier momento puede
conducir a una conflictividad generalizada y grave.
La lucha por el cambio político va hermanada a la pelea
palmo a palmo por un salario real que sea suficiente, por condiciones de vida y
de trabajo dignas, por caminos abiertos para el ascenso social y el progreso.
Es hora de disponerse a recuperar nuestros sindicatos, a fortalecerlos, a
convertirlos en instrumento eficaz para la acción y el cambio. Son tiempos en
los cuales los trabajadores están llamados a asumir un papel protagónico en la
lucha por el cambio político que demanda la sociedad. Esa es la garantía para
que los cambios sean populares y nacionales y que la superación de la crisis se
logre con base en un compromiso de todos y que no se descargue en los que menos
tienen.
Los trabajadores, quienes producen la riqueza y garantizan
todas las condiciones de reproducción de toda la sociedad, deben asumir el
rreto histórico, deben convertirse en los verdaderos protagonistas del cambio
político sustentado en la propuesta de Reconstrucción Nacional cuyas bases son:
1. Una nueva democracia de participación directa de la gente en la toma de
decisiones ; 2. Impulso de una economía diversificada que eche las bases hacia
la revolución industrial, el desarrollo, el bienestar de las grandes mayorías y
la soberanía nacional; 3. Una política petrolera para convertir esta economía
en palanca del desarrollo industrial y agroalimentaria; 4. Soberanía
agroalimentaria basada en el impulso del desarrollo diversicado del campo; 5.
Nueva política económica para garantizar el desarrollo soberano basada en la
canalización del presupuesto para el impulso del desarrollo alcanzando el
equilibrio fiscal con base en el crecimiento del aparato productivo, junto a
una política de recaudación progresiva que no obste con el estímulo de la
demanda social y una política bancaria que permita canalizar el ahorro social
hacia la inversión productiva, abaratando y facilitando el crédito agrícola e
industrial; 6. Una política social que garantice el desarrollo humano,
expresado en mejor salud, calidad de la educación y mejora de todos los
servicios públicos, así como vivienda digna para todos los venezolanos.
Es el momento de elevar la conciencia y la organización para
estar en condiciones de jugar el papel destacado que nos corresponde. Para
ello, organizarnos en avanzada política, en la Unión de Trabajadores
Revolucionarios y en Bandera Roja -partido de la clase obrera-, es garantía
para apuntalar la acción política, sin descuidar las demandas inmediatas de los
trabajadores y las tareas para la democratización del movimiento sindical. Son
necesarios dirigentes, miles de activistas, agitadores y organizadores, y para
ello hay que desarrollar un plan de formación sobre la marcha, al calor de la
lucha. Sobre todo en momentos en los cuales es claro que las aspiraciones y
reivindicaciones de los trabajadores solo serán exitosas si luchamos por el
cambio en la dirección política del país.
La unidad de acción debe ser una búsqueda permanente para
darle fuerza a nuestras demandas y para acercarnos en el compromiso de cambio
de gobierno y de la reconstrucción del país. Trabajadores, estudiantes, gremios
profesionales, pequeños propietarios del campo y la ciudad, debemos conformar
un poderoso movimiento unitario en un frente de acción por las reivindicaciones
inmediatas, cuyos objetivos sean la conquista de un salario que garantice una
vida digna y freno inmediato de la inflación que provoca el gobierno.
El día internacional de los trabajadores es emblema de las
luchas por un mundo mejor. De compromiso y disposición de lucha por el cambio
social en favor del bienestar de los trabajadores y del desarrollo e
independencia nacional. Ya nos han quitado todo; la luz, el agua, la comida,
los salarios, la seguridad y la libertad. Solo podenos perder una cosa más: las
cadenas. Ya no queda otro camino que la lucha por el cambio urgente que demanda
Venezuela.
¡Aumento general de salarios ya!

!Los trabajadores luchamos por el cambio!

¡Salgamos de Maduro!

¡Revocatorio en la calle!
Partido Bandera Roja
Gabriel Puerta Aponte, Secretario General
@GabrielRPuerta
1ro de mayo 2016

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here