Este miércoles 16 de septiembre a las 10 am, se realizará la audiencia preliminar del femicidio de Ángela Medina, la modelo asesinada por su pareja en el Estado Lara. Luego de un año, por fín, se realizará la primera audiencia, pospuesta en múltiples ocasiones por la jueza 51 de Control.

En Agosto del año pasado se produjo el Femicidio de esta joven mujer, modelo y estudiante de Derecho en la Universidad Yacambú. Su pareja, el cantante y bailarín David Emiliano Ramirez la asesinó mediante estrangulamiento con una funda y trato de incendiar su cadáver abandonándola en su vehículo. El caso fue radicado en Caracas por la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia el 21 de octubre de 2014. Ésta es una muestra de cómo la Violencia contra las Mujeres está en una completa Impunidad.

Todos los días una recibe peticiones de mujeres pidiendo ayuda -para identificar primero y denunciar después- la violencia que sufren tanto dentro de sus casas como fuera de ellas. Los medios nos muestran los femicidios, que cada vez con más saña, se están dando en nuestro país. Pero en Venezuela no tenemos cifras oficiales. Solo lo que las organizaciones que atienden esta problemática nos proporcionan: que cada 4 horas una mujer es violentada en Venezuela y diariamente entre 3 y 4 Mujeres mueren por femicidio, o sea, por el simple hecho de ser mujer. El Ministerio Público recibe un promedio de 10.000 denuncias por mes y esto se puede traducir en una cifra realmente alarmante, ya que por cada mujer que llega a denunciar hay 10 que están en silencio y no se atreven a hacerlo.

Por estas razones, entre otras, promover en las mujeres la denuncia oportuna para salvarlas de la muerte, a veces se hace cuesta arriba ya que las diferentes instituciones que pueden recibir denuncias no manejan ningún protocolo que permita una mínima organización y seguimiento, sino que cada mujer en cada institución que visita, recibe diferentes interpretaciones y orientaciones sobre su situación. De igual manera sabemos que el personal que recibe las denuncias no ha recibido la formación que le permita adecuar su trato ante una “víctima” de violencia y termina violentando de nuevo a las mujeres por insensibilidad e ignorancia.

Tenemos una Ley desde 2007 que garantiza una Vida Libre de Violencias, pero esta Ley por sí sola no puede cumplir sus funciones de atender, prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencias que se ejercen contra las mujeres, de todas las edades, niñas, adolescentes, adultas y de la 3ra y 4ta edad. Para poder cumplir con estos objetivos se necesita en primera instancia un sistema de justicia sin impunidad, ya que la violencia contra las mujeres ronda el 97% de impunidad según número de sentencias en comparación con denuncias realizadas. Además, deberíamos contar con el reglamento para la Ley; una infraestructura descentralizada y municipalizada; proyectos y programas acordes con las necesidades y en especial presupuesto justo y por tanto suficiente para cumplir su cometido. Nada de eso tenemos, imagínense que no tenemos atención especializada en Violencia dentro de la Red de Centros de Salud Pública y menos contamos con los refugios, que deberían existir por lo menos 1 por cada municipio, necesarios para que las mujeres puedan, en momentos de emergencia, ingresar y así prevenir la muerte.

Por eso es necesario que desde la Asamblea Nacional se atienda esta situación y se legisle para tener no solo la Ley, sino todo lo necesario para su completa y oportuna aplicación, empezando de manera urgente por su Reglamento y trabajar de la mano con las organizaciones con capacidad científica en esta temática, cuya exclusión también se ha convertido en un obstáculo para superar la Violencia.

Entre mi propuesta parlamentaria para la AN llevo el compromiso de adelantar los asuntos pendientes con las mujeres y entre esos está que la violencia contra la mujer sea atendida como el grave problema que representa para la sociedad y para las mujeres en particular, ya que es un obstáculo para la emergencia de sus particularidades y para su reconocimiento como seres completos y no dependientes o sumisas ante los hombres.

En este sentido, ésta es una de mis propuestas para atender esta problemática: legislar para las mujeres; promover la redacción y aprobación del reglamento para LDMVLV 2007, presupuesto, infraestructura, programas y proyectos, desengavetar la Ley de Igualdad de Género entre otros asuntos de interés para las mujeres y para la población en general en el marco de la reivindicación de los pactos de DDHH suscritos por el Estado venezolano y sus recomendaciones.

Éste es un trabajo para reivindicar la memoria de las mujeres que hemos perdido, como Ángela, y para que no perdamos ni una más.

Hisvet Fernández Candidata del Circuito 3 Edo Lara
Alternativa Independiente/ Electores Libres (el)
Barquisimeto 15 de Sep/2015

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here