Este es otro tema que ha sido invisible…Cuando hablamos de alcoholismo se piensa en masculino y ellas quedan abandonadas de atención. Hoy se puede ver más esta problemática que también necesita mirada de género…

El alcoholismo es una enfermedad crónica que suele ser progresiva y mortal, las personas presentan periodos de preocupación por la bebida pero les cuesta mucho controlar su consumo y a menudo hay distorsión del pensamiento. El alcoholismo es la tercera causa de muerte de las mujeres mexicanas entre 35 y 45 años de edad según los Centros de Integración Juvenil y del Movimiento Internacional 24 horas de Alcohólicos Anónimos (AA), en México, no debe ser muy diferente en otros países latinoamericanos.

Las Mujeres tenemos una relación particular con el alcohol y una manera diferente de vivir el alcoholismo. Confinadas al “hogar” como su espacio privilegiado han tenido históricamente la tendencia a beber en soledad y al margen de la mirada de la sociedad lo que ha contribuido a invisibilizar el alcoholismo en ellas y a que sean más vulnerables al consumo indiscriminado. Incluso el inicio de los grupos de alcohólicos fue impulsado por las esposas de alcohólicos en su afán por ayudar a los hombres en su adicción y por las consecuencias en ellas de su codependencia. La observación de casos y la investigación en esta temática hoy nos muestra la vulnerabilidad de las mujeres ante el alcohol. Así como, los riesgos particulares ante el consumo de esta droga.

Beber moderadamente representa para las mujeres una bebida alcohólica al día, y para los hombres no más de dos al día. Entendiendo como un trago: Una botella de 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1,5 onzas de licor destilado de 80 grados, tomando en cuenta siempre los diferentes niveles de alcohol de estas bebidas. Cuando se consumen más de 7 bebidas a la semana se está en riesgo de volverse dependiente del alcohol y las mujeres pueden volverse adictas más fácilmente ya que en su cuerpo hay más grasa que agua y menor capacidad para metabolizar las cantidades de alcohol ingerido.

Las mujeres tienen mayor tendencia a negar su patología, ya que no se corresponde con la identidad femenina aceptada y socializada como “normal” lo que las aleja de tratamientos, de la ayuda necesaria y las hace presentar más depresión, sentimientos de culpa, cuadros psicosomáticos, intentos de suicidio, problemas familiares y de amistades.

Sabías que: los niveles de absorción del alcohol depende de la ingestión previa de agua, el grado de concentración etílica en las bebidas y el consumo de alimentos como grasas y proteínas que retrasan el proceso de absorción.

Sabías que: Los primeros efectos del alcohol en el organismo aparecen 10 minutos después de consumir una bebida y alcanzan su máximo punto en un lapso de 40 a 60 minutos

Sabías que: Una grave intoxicación se manifiesta en tres niveles:

  1. La persona estando semi-dormida, es capaz de despertarse rápidamente con movimientos defensivos.
  2. La persona sólo se levanta ante estímulos fuertes, pero su respuestas serán lentas y sin sentido.
  3. La persona muestra un estado de conciencia tan débil que estará imposibilitada para despertar y no siente dolor.

HAZ LA PRUEBA RAPIDA DE ALCOHOLISMO

La Clínica Mayo desarrolló la Prueba Autoadministrada de Detección de Alcoholismo (SAAST, por sus siglas en inglés); consiste en 37 preguntas que identifican comportamientos, síntomas médicos y las consecuencias de la bebida en el organismo de la persona.  Estas son 10 de ellas y sus respuestas, relacionadas con el comportamiento y que pueden servir para detectar a una persona alcohólica de manera rápida.

¿Tomas un trago de vez en cuando? SI

¿Crees que bebes normalmente (esto es, no bebe más que el promedio)?  NO

¿Has despertado alguna vez en la mañana después de beber la noche anterior y has notado que no puedes recordar parte de tus actividades? SI

¿Tus parientes cercanos se han preocupado alguna vez o se han quejado de la forma en que bebes? SI

Puedes dejar de beber sin dificultad después de uno o dos tragos? NO

¿Te has sentido culpable alguna vez respecto a tu forma de beber? SI

¿Tus familiares o amigos piensan que tú eres un bebedor normal? NO

¿Puedes dejar de beber siempre cuando tú quieres? NO

¿Has asistido alguna vez a una reunión de Alcohólicos Anónimos (AA) debido a tu forma de beber? SI

¿Te has involucrado en peleas físicas cuando bebes? SI

Cuando se respondes tres o cuatro de estas preguntas con estas respuestas, probablemente hay un problema con la bebida y hay que recibir tratamiento profesional.

Hisvet Fernández

Psicóloga Social/ Agosto 2016

Una version de este Art fue publicada en Yourciencies.com Agosto 2016

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here