La Revolución Rusa es, sin duda alguna, uno de los acontecimientos más importantes de la historia contemporánea. En uno de los países menos desarrollados de Europa estallaba la revolución proletaria a inicios del siglo XX.

Mucha especulación se teje alrededor de la Revolución de Octubre, pero uno de los puntos que más confusión ha generado es sobre cuándo se da la restauración del capitalismo en la URSS. Para los intelectuales burgueses, el socialismo se desplomó con la caída del Muro de Berlín, proclamando el “fin de la historia“ y el supuesto triunfo del capitalismo como el sistema histórico social más avanzado.

Esta visión no sólo es defendida por los capitalistas, sino también por los revisionistas que sostienen la idea que la URSS colapsó recién a fines de los ochenta con las reformas impulsadas por Gorbachov y Boris Yeltsin.

Los marxistas debemos realizar un estudio científico de la realidad, es decir basado en hechos objetivos, no en análisis personalistas o metafísicos. Tenemos que dejar atrás los prejuicios y la información falseada. La idea predominante en universidades, colegios y sectores de la pequeña burguesía, es la que sostiene el revisionismo y la burguesía, pero no por ello es a verdadera.

Vamos a realizar un análisis de las diferentes etapas por las que atravesó la revolución rusa.

El Comunismo de Guerra

Esta fue una de las etapas más difíciles puesto que el proletariado ruso después del triunfo de Octubre, fue invadido por los ejércitos de varias potencias europeas y tuvo que vencer además la resistencia de la burguesía y los terratenientes. Destinó sus principales tareas a la supervivencia, confiscó las propiedades de la burguesía y con la creación del Ejército Rojo terminó derrotando la reacción.

La Nueva Política Económica (NEP)

Después de la Guerra Civil interna, la URSS estaba en una crisis económica muy fuerte, y tuvo que lanzar una nueva política para seguir adelante. La industria estaba casi destruida como consecuencia de la guerra interna y el proletariado se estaba desclasando. La NEP fue un conjunto de medidas económicas de corte capitalista destinadas a desarrollar las fuerzas productivas. Es decir estimular el desarrollo industrial y técnico que siente las bases para una economía socialista.

La URSS tenía una base económica más sólida para el capitalismo que para el socialismo. Las medidas de tipo capitalista fueron principalmente: liberalizar el comercio al por menor; libertad para la iniciativa privada en la pequeña y mediana industria; impuesto en especie para los campesinos, quienes podían comerciar y vender sus excedentes; permitir la entrada a ciertas corporaciones internacionales para actividades extractivas; y las empresas socialistas se iban a guiar por el principio de rentabilidad. Lenin nunca escondió que estas medidas eran de corte capitalista, pero sentó un plazo para cumplirlas y poder avanzar hacia el socialismo. Todo esto debía ser hecho bajo la dictadura del proletariado, es decir bajo el control y dirección de la alianza obrero-campesina.

“La expresión de la República Soviética significa la decisión del Poder Soviético de llevar a cabo la transición al socialismo, más en modo alguno el reconocimiento del nuevo régimen económico como socialista” Lenin

Con esta frase Lenin sintetiza dos aspectos fundamentales:

1) La revolución en países atrasados o dependientes del imperialismo, donde no se ha roto con los rezagos feudales o semi feudales y no se ha desarrollado un capitalismo autónomo o nacional con una base industrial propia, no pueden pasar de manera directa al socialismo. Es decir deben atravesar una etapa democrática, de desarrollo industrial y productivo, donde se sienten las bases para una economía socialista.

2) Que dicha etapa debe ser llevada a cabo por la dictadura revolucionaria de la alianza obrero-campesina y no por sectores de la “burguesía nacional”. Al desarrollar una economía dependiente, países como el nuestro desarrollan burguesías burocráticas e intermediarias del capital extranjero, dependen de él y obtienen sus beneficios gracias a él. Esa burguesía nunca romperá ese lazo por su dependencia. Algunos revisionistas como los del Partido Comunista del Ecuador (PCE) sostienen que el gobierno de Correa es democrático y sienta las bases para el socialismo, tergiversando a Lenin, quien sostuvo que ello sólo puede realizarlo la alianza obrero-campesina rompiendo con el imperialismo y la burguesía del país.

La NEP impulsó medidas de corte capitalista que sentaron las bases para la economía socialista en menos tiempo del esperado. A mediados de los veinte empieza a declinar la participación de las compañías privadas, y para 1932 estaban a punto de desaparecer. En 1929 se había dado la supresión total de las relaciones capitalistas en el sector estatal y se abría la posibilidad de adoptar un plan quinquenal.

El principal obstáculo para el desarrollo del socialismo no se lo encontró en la industria sino en la agricultura, en el campo, en la resistencia de los campesinos ricos, quienes habían acumulado grano y poder.

La Colectivización del campo

Esta etapa fue reconocida como una segunda revolución soviética, donde el bastión del capitalismo en la URSS estaba en el campo, es decir en los campesinos ricos –los kúlaks-, quienes se negaron a pagar el impuesto en especie, rehusaron vender grano excepto a precios de usura y estuvieron en actividades de sabotaje y rebeliones, mientras los campesinos pobres se arruinaban cada vez más.

El PCUS decidió lanzar la ofensiva contra los Kúlaks, venciendo la oposición de derecha encabezada por Bujarin, quien se oponía a la colectivización y establecía que era necesario reforzar el desarrollo capitalista; y venciendo la “oposición de izquierda” encabezada por Trotsky quien preveía un supuesto fracaso si no se daba la revolución en un país adelantado, llamando a la pasividad. Se lanzó la consigna “liquidar a los Kúlaks como clase”, despojarlos de su propiedad. Esto inició en 1928 y duró cinco años. En 1933 la NEP había concluido. Dos terceras partes del campesinado trabajaba en granjas colectivas; la industria privada había desaparecido; los principios de dirección socialista habían echado raíces en las empresas estatales; el empleo había sido abolido; y el primer plan quinquenal se había cumplido

La Economía Socialista

La economía socialista en la URSS duró poco más de dos décadas. En esa época se garantizó las necesidades básicas de la población y se desarrolló la producción de manera notable.

Los trabajadores poseían el control de los medios de producción, la fuerza de trabajo ya no era una mercancía que se podía comprar y vender, y no había desempleo. El control de los supervisores y gerentes había disminuido considerablemente. Los medios de producción no podían ser comercializados. Los principios de gestión socialista en las fábricas se habían extendido. Las iniciativas de las masas dieron un impulso trascendental a la URSS, los contra-planes son un ejemplo de ello, los trabajadores elegían métodos distintos a los señalados por los directores para mejorar la producción, o resolvían entre los miembros de cada fábrica incrementar la producción de manera consciente y abnegada.

El socialismo rompe con el factor principal del derecho burgués: la propiedad privada de los medios de producción, pero no puede romper con las deficiencias en la distribución aún, puesto que la gente es remunerada de acuerdo a su trabajo y no a sus necesidades como ocurre en el comunismo.

Lo cierto es que la URSS en la etapa de Stalin pudo salir de la NEP y desarrolló una economía socialista.

En el socialismo no desaparecen las clases sociales, y por lo tanto es posible una restauración capitalista. En el socialismo sigue existiendo la lucha de clases y existen contradicciones.

El Revisionismo en la URSS

Después de la muerte de Stalin en 1953, se da una pugna al interior del PCUS, de donde Nikita Jruchev sale fortalecido y con apoyo del ejército, en especial del mariscal Zhukov, dan un golpe de Estado y se hacen de la dirección del mismo y del partido.

El detonante de esto es el célebre XX Congreso de la URSS, donde Jruchev pronunció su discurso secreto donde acusaba a Stalin de un “monstruo sediento de sangre y culto a la personalidad”. Después de ser uno de los aduladores y “defensores” más grandes de Stalin, atacó a su imagen y con ello el curso que había seguido la URSS en las décadas anteriores. Con esto también fracturó el movimiento comunista internacional y convirtió a la URSS de un país socialista en un país socialimperialista, socialista de palabra pero imperialista de hecho.

El revisionismo es la revisión del marxismo para despojarlo de sus principios fundamentales. Jruchev es el pionero del revisionismo moderno, al autodenominarse marxista leninista pero iniciar el camino para la restauración del capitalismo en la URSS. El revisionismo actúa solapadamente en el socialismo, está tras la cornisa esperando el momento adecuado para usurpar el poder. Se va generando por las deficiencias en la distribución y por la dependencia de técnicos y burócratas enquistados en los órganos de dirección. El lugar de anidamiento de estos nuevos burgueses generalmente está en el Partido y el Estado que es donde se concentra la política general del país. Una vez que se hace del poder realiza reformas de carácter económico, político e ideológico para fortalecerse como clase.

El revisionismo restauró su poder haciendo reformas en contra de los trabajadores, convirtiendo a los medios de producción y a la fuerza de trabajo en mercancías; dotando de un poder ilimitado a gerentes, técnicos y funcionarios, desarrollando una burocracia parasitaria; la política de las empresas estaba guiada por la ganancia y el beneficio, al igual que todos los métodos de gestión y dirección. Proclamó que el Estado y el partido eran de “todo el pueblo”. Además la URSS se convirtió en un país social imperialista (socialista de palabra e imperilista de hecho) ya que imponía su política a los otros países socialistas, que resultaron ser satélites suyos y fichas de ajedrez para sus intentos imperialistas en África y Asia. Se envolvió en una carrera militar, tecnológica y comercial con EEUU. Promulgó la coexistencia pacífica con el imperialismo e impulsó la vía parlamentaria como mecanismo principal de lucha.

La URSS dejó de ser un país socialista el momento en el que se da el golpe de Estado y se empieza a realizar reformas en contra de la clase trabajadora, reformas que impulsaron un capitalismo de Estado que se convertiría en al capitalismo de manera abierta con la Perestroyka y la glassnot, reformas orientadas a disolver la URSS y sentar el capitalismo.

Stalin y su papel

Juzgar a un hombre y a una etapa histórica por rumores o prejuicios es un error. Analizar objetivamente es un deber para los marxistas. Nosotros nos hemos desenvuelto en un ambiente “anti-stalinista” donde se da una crítica de tipo personal y abstracta, basada más en subjetivismos que en hechos concretos.

Stalin fue un continuador de la política de Lenin y llevo a la URSS a convertirse en un país socialista. El PCUS y el pueblo soviético persistieron en la línea de la industrialización socialista y de la colectivización de la agricultura y lograron grandes éxitos en la transformación y edificación socialistas. Dirigidos por Stalin, el PCUS, el pueblo y el Ejército soviéticos libraron arduas batallas y obtuvieron la gran victoria contra el fascismo. La sistematización del leninismo fue un aporte teórico muy importante de Stalin en sus obras: Fundamentos del Leninismo y Cuestiones del Leninismo.

Stalin cometió muchos errores al no aplicar bien el marxismo leninismo. Su error más grande estuvo en señalar que en la URSS ya no existían clases sociales, lo que orientó una política basada en el desarrollo económico, descuidando el aspecto de la educación política y la movilización de las masas, y perdiendo de vista el peligro de la restauración capitalista. Además esto permitió que se descuide el hecho de que una capa de burócratas podía usurpar el poder soviético.

Sin duda los aportes de Stalin pesan más que sus desaciertos.

Marxismo-Leninismo no Stalinismo

El stalinismo es un término inventado por el trotskismo para sabotear la revolución rusa y desconocer toda la etapa histórica de lucha y construcción de ese pueblo. Stalin defendió el socialismo en la URSS, da aportes importantes, pero no desarrolla cualitativamente al marxismo. Nosotros podemos hablar de MARXISMO LENINISMO porque Lenin desarrolla el marxismo en sus tres partes fundamentales.

Al revisionismo fue al que se le cayó el Muro de Berlín encima

Muchos manifiestan que fue la caída del Muro de Berlín el fin del comunismo. Pero lo que cayó en esa época fue un país socialimperialista que dejaba el capitalismo monopolista de Estado para desarrollar un capitalismo más abierto. Los que defendían la URSS desde 1956, ya sea por ingenuidad o pleno conocimiento de causa, no son más que traidores a la revolución que se beneficiaban de las becas y el “apoyo” económico y logístico que daba la URSS y su partido revisionista. Son unos apologistas de la invasión y el saqueo a pueblos de África y Asia y de la explotación y opresión contra los obreros de la misma URSS.

La crítica a la URSS

El Partido Comunista de China y el Partido del Trabajo de Albania criticaron al PCUS y su orientación, señalando que lo que se dio ahí fue un golpe de Estado y la restauración encubierta del capitalismo. Esto generó una disputa en el campo comunista internacional y significó la ruptura de relaciones entre la URSS y China. Esta crítica sostenida de manera consecuente por el PCCh deslindó campos entre los verdaderos marxistas leninistas y los revisionistas.

El estímulo político e ideológico debe echar raíces

Sin duda alguna uno de los principales errores del PCUS fue dejar en segundo plano el aspecto de educación política y elevación del nivel de conciencia de las masas. Concentrarse en el desarrollo económico y productivo. Si bien ello es la base para un país socialista, si no se revolucionan todos los aspectos superestructurales como las ideas, la conciencia y las instituciones, quedará abierta la posibilidad de la restauración. La única forma de frenar ello es con revoluciones culturales dentro del mismo socialismo que se orienten a la aprehensión y adopción de las masas populares del marxismo-leninismo como una herramienta para entender y transformar conscientemente la realidad, como una forma para apropiarse del proceso revolucionario y desenmascarar a los burócratas y enemigos de la revolución. Por ello es muy importante entender la dialéctica materialista a todo nivel, entender que en todo existe contradicción, que ésta se manifiesta también en el partido proletario y que siempre debemos buscar que triunfe la línea correcta.

Conclusión

La revolución rusa fue la primera revolución proletaria dirigida por un Partido Comunista y que demostró en la práctica la verdad de la teoría marxista, confirmando su carácter científico. Demostró que el socialismo no es una utopía, sino algo plenamente realizable. De hecho hubo muchos triunfos y avances, pero también existieron reveses. El triunfo total sobre el capitalismo no está sólo en el socialismo, sino en la instauración del comunismo en todo el mundo. La derrota originada por el golpe de Estado del revisionismo no es sino una muestra de la posibilidad de la restauración, la demostración que en el socialismo aún existen contradicciones que debe resolverse de una manera adecuada. Que en nuestra actividad comunista cotidiana así como en la experiencia histórica y actual del movimiento comunista internacional enfrentaremos un camino de triunfos y derrotas, de avances y retrocesos, hasta el triunfo final y definitivo.

Lo que cayó con el derrumbe del Muro de Berlín no fue el socialismo sino el revisionismo y el capitalismo monopolista de Estado. La URSS dejó de ser un país socialista en 1956 y desde allí su política interior y exterior no fue para alentar a los trabajadores y al pueblo hacia la revolución, sino para desarrollarse como una potencia social – imperialista, de corte colonialista y manipulador.

Nuestro deber es estudiar los hechos históricos de manera objetiva y no guiados por subjetivismos o comentarios maliciosos. Debemos reconocer lo positivo e importante de las revoluciones proletarias y explicarnos científicamente sus errores para poder elevar nuestra táctica y estrategia revolucionaria.

Artículo del Movimiento Vientos del Pueblo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here