Hace unos días atrás les presenté un material de nombre. El espía sin rostro, la contrainteligencia en Venezuela. Digamos que este material que hoy les presento tiene la misma línea del anterior, de prevenir y minimizar el asedio y el control del régimen opresor y explotador sobre los rebeldes de la resistencia y los verdaderos revolucionarios.

Esta vez tratare otros aspectos más allá de las redes sociales o el internet. Esta vez me dedicaré más lo que refiere a la organización, a las escuchas o seguimientos en caliente que realizan los servicios de inteligencia y contrainteligencia de los Gobiernos opresores y explotadores. También daré algunas ideas sobre cómo realizar reuniones o actividades que tengan un mínimo de seguridad.

Siempre tenemos que recordar que los gobiernos tendrán a su alcance la mejor tecnología para seguir, escuchar y localizar a sus enemigos. Lo otro es que no se debe confiar ni bajar la guardia en ningún momento. Estar siempre alerta, precavido y ser previsivo, minimiza la capacidad de respuesta y captura de los organismo policiales. Nótese que uso la palabra MINIMIZAR y no neutralizar, ya que en estos casos es muy difícil neutralizar a los organismo policiales.

En lo que se refiere a las escuchas o grabaciones que hacen los servicios policiales, eso hoy es más que todo grabado y después escuchado. Y con palabras claves. Un ejemplo. Durante la persecución seguimiento y eliminación de Osama bin Laden, cada vez que una persona en el mundo enviaba un mensaje por celular o correo electrónico, usando las palabras Osama Bin Laden, Terrorismo, Masacre, Asesinato, Bomba, entre otras, automáticamente el sistema de control y seguridad de los servicios de inteligencia y contrainteligencia de los EEUU separaba esos mensajes y eran investigados. También los que veían los videos o leían los mensajes de Osama Bin Laden y Al Qaeda que colocaban en internet eran investigados ya que cada vez que usamos cualquiera de estos medios, dejamos un rastro que es fácil de seguir por los organismos policiales especializados en esos asuntos. Eso es como si caminaras por un campo de trigo después de una lluvia.

Claro, no todos los gobiernos tienen la capacidad de escuchar y leer lo que todo lo que el mundo dice o escribe. Pero todos los regímenes totalitarios, explotadores y opresores, sí le interesa escuchar y leer lo que dicen y escriben todos los que queremos salir de ellos. Y para eso sí tienen los recursos. Esto implica que no hay que bajar la guardia como ya les indiqué. Hay que tomar en cuenta o asumir como una realidad que el régimen conoce y sabe lo que uno está haciendo y tiene como localizar y neutralizar a una parte importante de los rebeldes y revolucionarios. Pero no lo hacer porque no le es necesario todavía hacerlo. Pensemos siempre que el régimen está ahí, a nuestro lado, oyendo y viendo lo que planeamos y hacemos para enfrentarlo, desestabilizarlo y derrocarlo. Pensar o creer que el régimen no nos tiene identificados y fichados es una soberana estupidez y prepotencia que tarde o temprano nos causará prisión o muerte. Siempre hay que estar en estado de alerta o en modo clandestino y subversivo. Solo así podremos minimizar sus acciones en nuestra contra.

Ahora ¿cómo minimizamos esas acciones del régimen dominante contra los rebeldes y revolucionarios? ¿Cómo logra que las operaciones y planes realizados por los rebeldes y revolucionarios no sean infiltrados por los servicios de inteligencia y contrainteligencia del régimen?

En el material anterior, El espía sin rostro, la contrainteligencia en Venezuela, les expliqué cómo trabajan los servicios de espionaje. Sobre esa realidad hay que entender que el mayor factor que permite o deja que los agentes del régimen penetren las organizaciones o movimientos de rebeldes, insurgentes o revolucionarios son los propios integrantes de esos movimientos, frentes o milicias. Sí, sus propios integrantes. Esto se explica de la siguiente forma. Son muchos los factores que influyen pero el principal es la falta de experiencia. La no organización que no les permite tener ni una táctica ni una estrategia definida y por lo tanto, no tienen un plan de acción. Lo otro, creer que derrocar a un régimen es un asunto de juego o que la lucha es de corto aliento o corto plazo.

Sin duda estos son unos elementos que influyen en el fracaso o el éxito de los rebeldes o revolucionarios. Hemos visto y vivido cómo esos errores o fallas han detenido o dilatado las caídas de los regímenes opresores y explotadores ya que se pierde el tiempo en discusiones estériles o bizantinas, donde priva lo emocional lo sugestivo y lo inmediatista. Esto lleva a tomar acciones demasiado arriesgadas y sin sentido táctico y estratégico. Por eso es importante la organización, la disciplina y el compromiso. Ante todo, ya que es una tarea tanto individual como colectiva. Los cuadros y la vanguardia deben tomar el rol de capacitación y preparación de esos nuevos elementos o militantes. No se puede dejar al azar, ni a la aventura, semejante sacrificio o arrojo.

Todo esto lo enfatizo porque sin organización no tiene sentido plantearse una insurgencia o rebelión ya que será reducir al silencio con todo el peso del régimen y sin contemplación ni miramientos, aunque esto de la organización es más denso y detallado, considero necesario introducir algunos elementos para que lo tomen en cuenta y en sucesivos escritos seguir con el tema con más detalle.

En lo referente a las escuchas que el régimen implementa, hay algunas medidas simples que se usan como quitarle la batería a los celulares. Colocar todos los celulares juntos y con la radio de FM encima. Estos son los más conocidos para impedir que te escuchen, pero ¿cómo hacer para enviar información y recibir información? Hay medidas que desde hace décadas los revolucionarios hemos usado para recibir y enviar mensajes de un sitio a otro. En estos asuntos nada es nuevo solo cambian los instrumentos para eso.

¿Cuál es el nuevo instrumento? el celular y la computadora. Dos herramientas que si se saben utilizar le dan a los rebeldes y revolucionarios una ventaja ante el régimen. Como señalé, en esto no hay nada nuevo. Una de esas formas de usar estas nuevas herramientas es por medio de claves. Definir las claves de cada celular es vital y necesario para su seguridad.

Definamos algunas cosas: una célula no puede estar conformada por más de 5 personas y cada célula debe tener su tabla de claves, que solamente ellos conocen. Esa tabla de claves debe ser cambiada cada 10 y 15 días dependiendo del uso que le den. Ya que mientras más la usan, más fácil de decodificar es. Y por seguridad, cada célula debe tener un correaje para la trasmisión de la información y no puede ser el mismo porque si es capturado, pone en peligro a toda la organización. Mientras menos se conozcan entre sí, mejor.

¿Qué contienen estas tablas de claves? eso lo define y lo acuerda cada una de las células por separado. ¿Cómo se construye una tabla de claves? Por ejemplo, las cosas yo no son lo que eran. Una plaza ya no se le califica de plaza sino de carro. Un libro ya no se califica de libro se no de CD, una pintura ya no es más una pintura sino es un juguete, los días cambian los domingos ahora son miércoles. Y le pones 3 horas más (o menos) a cada hora dicha. ¿Cómo se construye la clave? “Saludo. Pasa el miércoles con el carro a la 1 para darte el CD”. ¿Cuál sería la traducción? “Saludo. Pasa el domingo por la plaza a las 3 para darte el libro”. Esto es lo más sencillo y práctico. Esto lo pueden construir como mejor les parezca o les funcione. De esta manera pueden usar el celular y la computadora, pero recuerden ser siempre puntuales y dejar el celular en otro sitio mientras hacen el contacto o la reunión, porque el celular es como un sapo, ya que transmite sin cesar por dónde vamos y en dónde estamos cuando no nos movemos. De ser necesario, por una razón u otra, de que se tiene que cargar un celular, usen uno que no esté quemado ni que haya sido usado para llamar o escribir a otro ya quemado. No usen sus nombres y usen otra clave. Les recuerdo que ni en la Comuna de París ni en la revolución rusa y ni en la guerra de Vietnam existían celulares ni computadoras.

Los agentes del régimen que siguen o marcan a los compañeros, en la mayoría de los casos son fáciles de detectar o descubrir. Necesitan verte y si es necesario escuchar lo que estás hablando, aunque ya hay aparatos que desde casi 100 metros te pueden escuchar, no son pequeños y se notan muy fácil. Por lo general solo los usan en sitios fijos donde ellos saben que hay actividades de los rebeldes o revolucionarios, como reuniones. Por eso todavía en algunos casos ponen a sus agentes a seguir o escuchar lo que se dice. ¿Cómo previenes que no te sigan? Primero, nunca salgas ni regreses a la misma hora. Ni por el mismo camino, los hábitos o la rutina son peligrosos porque les facilitas el trabajo a ellos. Por otro lado, hay que avanzar y retroceder, o sea, nunca ir directamente del punto A al punto B, que den vuelta para atrás y adelante, que suban y bajen y que vuelvan a subir y bajar.

¿Cómo minimizamos una captura de los organismos policiales? Esto es un poco complejo ya que la única forma de minimizar eso es que se esté clandestino o exiliado. Pero si no es así, ¿cómo enfrentar ese hecho si el régimen te considera un objetivo político o táctico? Irán por ti en cualquier momento. Si crees que te están buscando para detenerte, primero todo lo que expliqué anteriormente. Segundo, buscar un refugio para que no te detengan. A eso se le agregas que no debes salir solo y siempre debes notificar para dónde vas. Tener un punto de reconocimiento a mitad de camino para que te enconches (usar una casa segura) si fuera necesario, o para que den fe de que están bien y prosigas tu camino. Pasar por sitios donde te conozcan y donde puedas pedir ayuda o vean cuando te detienen. Grita tu nombre y señala que el régimen que te está secuestrando, es vital en el último momento. El silencio en ese momento ya no sirve de nada.

Sobres las reuniones, es necesario estar preparados para un allanamiento de los cuerpos policiales. No se debe tener nada que comprometa o delate la actividad. Tener ya en claros los puntos de escape si fuera necesario. Todos deben manejar el mismo discurso sobre qué hacían en ese sitio, deben poner a unos 150 metros a unos vigías que informen si se acercan los organismos de seguridad del régimen o los están siguiendo. El punto de encuentro o de enlace debe ser otro de donde se realizará la reunión. Nunca se debe informar con exactitud el sitio de la reunión. Siempre se fijan varios puntos de contacto donde se recogen a los camaradas y de ahí se llevan al sitio de la reunión.

Si el sitio ya es conocido, solo tienen que establecer cuál es la clave que indique que el sitio es seguro. Un ejemplo. Si es en una casa, ese día en la puerta de esa casa estará puesto un paño azul en la puerta, si no esta allí, cuando lleguen a esa casa es indicativo de que algo no está bien. La clave o seña la definen previamente y debe ser cambiada cada vez que realicen reuniones. Las reuniones no pueden ser muy largas, mientras más rápido se realicen mejor. Las reuniones tienen diferentes caracteres o agendas. Hay reuniones para la discusión de lo político y social. Para operativizar o para afinar las acciones a ejecutar. Reuniones para el informe y el análisis del balance político y social de las acciones ejecutadas. Hay reuniones ordinarias y extraordinarias.

La seguridad que se le debe implementar a cada una de esas reuniones será diferente dependiendo del carácter, agendas o importancia que tengan. Cada una es diferente de la otra por lo tanto cada una tienen sus particularidades. Una reunión para planificar un acción directa contra el régimen no es lo mismo que una reunión para discutir la realidad política y social. Cada una de ellas responde a una realidad del momento.

Estas son algunas de la formas de minimizar a los organismos policiales del régimen. No son todas por razones obvias no las voy a revelar, pero el uso y reuso de estas medidas les permitirá inventar y poner en práctica medidas para su seguridad en las actividades o tareas que planifiquen para derrocar al régimen. Son medidas básicas o simples que se han usado desde hace décadas. No son nada del otro mundo pero son muy útiles si se aplican con la responsabilidad y la seriedad del caso. Nada de esto es mecánico ni lineal en su aplicación. Pero si es necesario que lo hagan a diario, se vuelva rutinario y común, que lo hagan de manera natural y sin traumas, eso les da la capacidad de maniobra y alerta que les puede salvar de ser capturado o de salvarles la vida.

Convirtámonos en una sombra, pasemos desapercibidos cuando sea necesario, no delatemos nuestros movimientos, seamos más sagaces que ellos. Seamos como una sombra en la oscuridad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here