Renacen los sueños de la gente más adulta con la respuesta del movimiento estudiantil ucevista frente a la dictadura. No se amilanó ni rehuyó el reto planteado. Por eso: “Que vivan los estudiantes/ Jardín de nuestra alegría/ Son aves que no se asustan/ de animal ni policía./ Y no le asustan las balas/ Ni el ladrar de la jauría/ Caramba y sambalacosa/ ¡Qué viva la astronomía!”.

Cómo no recordar la canción de Violeta con esta respuesta frente a una dictadura que busca ilegalizar a los partidos. Que tiene como meta eliminar cualquier proceso electoral a sabiendas del rechazo que las masas le muestran. La historia del movimiento estudiantil se ha expresado en oleadas que dejan huellas imborrables como la Generación del 28 y la lucha contra la tiranía de Gómez; las luchas del 57, preámbulo del derrocamiento de Pérez Jiménez; la lucha armada de la década de los 60; más reciente la participación del movimiento estudiantil en la lucha contra el despotismo chavista y su participación en la jornada rebelde de 2014. Seguro que se está gestando una nueva respuesta de quienes han sido vanguardia del pueblo venezolano.

Pero los estudiantes no solo se enfrentan al Tsj. Se encaran con el sabotaje de los violentos, lo que no impidió que algunos sectores del chavismo participasen en el proceso electoral en algunas escuelas. Es la manera como se presenta el chavismo en algunas instituciones, principalmente de educación superior. Grupos violentos y otros “pacíficos” se combinan como aquella expresión emblemática de la represión: el policía bueno y el policía malo con el mismo objetivo. A pesar de los grupos buenos, el rechazo al chavismo en nuestra universidad es de tal grado que los recursos del Estado —vía clientelismo y chantaje— apenas si la oxigenan.

Esta respuesta de los estudiantes es un ejemplo que brindan en la lucha contra la dictadura. Mientras muchos dudan, vacilan, no terminan ni siquiera de definir una estrategia de resistencia frente al despotismo, el movimiento estudiantil se planta y de manera autónoma realiza la elección de su gremio. Sin pararle a la decisión del Tsj.

Ciertamente el recurso de la sala electoral solo alude a la elección de los órganos de cogobierno, de los representantes estudiantiles a las distintas instancias del gobierno universitario, esto es, el Consejo Universitario y los consejos de facultad y de escuela. No a la elección gremial. Sin embargo, es de suponerse que la maniobra del Tsj buscaba suspender todo el proceso, bajo la premisa de que las elecciones deben realizarse conjuntamente toda vez que sus resultados suponen una incidencia política de una elección en relación con la otra. De allí que, además del recurso del tsj, ese día la actuación de los violentos se presentó en varias escuela, incluyendo la de Trabajo Social, como alternativa para alcanzar el objetivo de la suspensión de las elecciones.

En la Escuela de Trabajo Social (ETS) la campaña electoral concita un debate que brinda un nivel de conciencia un tanto más avanzado al que se presenta en buena parte del resto de espacios donde se expresan polémicas muchas veces alejadas de las condiciones del momento político que vive Venezuela y la universidad. En la ETS la discusión trasciende hasta abordar cuestiones de naturaleza filosófica y política.

Fue manchada esta escena por la participación de algunos profesores que, para contribuir con el triunfo de su grupo, atacaron de manera cobarde al movimiento alternativo, prevalidos incluso de su condición de autoridades.

Aunque nada le suma al grupo que alcanzó la victoria en el proceso oficial de manera clara. Involucraron a la organización de la cual formo parte —como es sabido ampliamente por la comunidad— para estimular la votación en favor del grupo al que apoyaban, mientras propugnaban el rechazo al Movimiento Amplio Progresista (MAP). Una actitud no muy propia de universitarios.

Recordemos que la universidad supone, por antonomasia, la libertad de pensamiento. Bajo el argumento de que había que frenar la posibilidad de volver al “pasado tenebroso” de Bandera Roja (BR), se propagaron ideas que nos hacen recordar aquella actitud que asumió alguna gente bajo el terror fascista de delatar a los comunistas para evitarse problemas. O que era preferible no resistir para no correr riesgos.

Afirmando que el Movimiento Amplio Progresista era un grupo de BR buscaron crear el estigma. Irrespetando con ello la condición autónoma e independiente de partidos y autoridad alguna de ese movimiento que, a su vez, por definición, permite a militantes de partidos su adhesión con base en principios por ellos definidos, como la defensa de la autonomía y la democracia.

Ciertamente BR ha enfrentado y seguirá enfrentando el régimen chavista de manera firme y decidida, cuestión que trae consecuencias propias del enfrentamiento político. La ETS ha sido un espacio en el cual ha hecho vida Bandera Roja desde su fundación como partido político en 1970. Fue en esta escuela donde una compañera militante conquistó por primera vez una presidencia de centro de estudiantes dentro de la UCV para nuestro partido.

Belinda Álvarez, nombre emblemático del centro de estudiantes de la ETS, ciertamente fue militante de BR. El 14 de abril de 1991 Belinda fue asesinada en la llamada puerta Tamanaco por la policía, bajo el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, mientras ejercía la presidencia del centro de estudiantes.

Dirigía Belinda, para ese preciso momento, las luchas contra el paquete neoliberal que hacía estragos en la gente. Belinda formaba parte de las filas de BR en áreas que forzaban al secreto clandestino. Luego, como resultado de su proyección en la labor estudiantil, pasó a formar parte del trabajo abierto en la Unión de Jóvenes Revolucionarios (UJR), organización de BR que agrupa a quienes se inician en el marxismo-leninismo y la lucha revolucionaria en favor de los trabajadores.

A su vez, ha habido militantes, amigos y aliados a BR que han ostentado la condición de directores, coordinadores, jefes de departamento y cátedra de nuestra escuela. Otro tanto, en mayor cuantía, han sido docentes de la ETS. Impulsamos la elección democrática del director de la escuela. Participamos activamente en el debate por la reforma académica. La gestión directiva y académica podemos afirmar que ha sido positiva. Podrían preguntar los estudiantes y profesores su opinión al respecto a quienes han ejercido la dirección, docencia y extensión acerca del “pasado oscuro” de la ETS producto de la influencia de BR, como afirmó un profesor en campaña a favor del grupo de marras.

Bandera Roja, en las instituciones de educación superior, siempre ha impulsado la consigna de luchar por una universidad democrática, autónoma, popular y científica. Ante la ofensiva del irracionalismo en la sociedad, expresada en el chavismo en esa forma de hacer política sectaria, segregacionista, de claros rasgos fascistas, basada en el amor al líder y el odio al enemigo, que destruye mucho y apenas construye solamente lo que le brinda apoyos ciegos. Que desarrolla una política social digna de ser analizada desde la perspectiva del método científico para el análisis de la sociedad.

De la influencia irracionalista no escapa la ETS. Aunque en nuestro caso proviene principalmente de sectores no identificados con el despotismo gobernante. Pero ese irracionalismo se hace fuerza material. Es más, se ha hecho hegemónico como lo hemos analizado en una ponencia presentada en la jornada de investigación recientemente realizada. Para ser sintéticos, se expresa de manera muy clara usando como excusa la imposición de un llamado método “cualitativo”. Pero ya son muchos, estudiantes y profesores, quienes se abren paso para enfrentar este hegemonismo filosófico que busca ser impuesto de manera arbitraria y poco democrática mediante la exigencia de ajustar cualquier investigación del estudiante al referido “método”. Por eso: “Me gustan los estudiantes/ Que con muy clara elocuencia/ A la bolsa negra sacra/ Le bajó las indulgencias/ Porque hasta cuándo nos dura/ Señores, la penitencia/ Caramba y sambalacosa/ ¡Qué viva toda la ciencia!”.
<<Palabras a propósito de lo propagado durante la jornada electoral que motivó alusiones directas>>.

Que vivan los estudiantes
Jardín de nuestra alegría
Son aves que no se asustan
De animal ni policía.

Y no le asustan las balas
Ni el ladrar de la jauría
Caramba y sambalacosa
¡Qué viva la astronomía!

Me gustan los estudiantes
Que rugen como los vientos
Cuando le meten al oído
Sotanas y regimientos.

Pajarillos libertarios
Igual que los elementos
Caramba y sambalacosa
¡Qué viva lo experimento!

Me gustan los estudiantes
Porque levantan el pecho
Cuando le dicen harina
Sabiéndose que es afrecho.

Y no hacen el sordomudo
Cuando se presenta el hecho
Caramba y sambalacosa
El código del derecho.

Me gustan los estudiantes
Porque son la levadura
Del pan que saldrá del horno
Con toda su sabrosura.

Para la boca del pobre
Que come con amargura
Caramba y sambalacosa
¡Viva la literatura!

Me gustan los estudiantes
Que marchan sobre las ruinas
Con las banderas en alto
Va toda la estudiantina.

Son químicos y doctores,
Cirujanos y dentistas,
Caramba y sambalacosa
¡Vivan los especialistas!

Me gustan los estudiantes
Que con muy clara elocuencia
A la bolsa negra sacra
Le bajó las indulgencias.

Porque hasta cuándo nos dura
Señores la penitencia
Caramba y sambalacosa
¡Qué viva toda la ciencia!

¡Qué viva toda la ciencia!

Violeta Parra

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here