Al recordar esa frase me tomé el abuso de modificar cambiando a “Europa” por “Mundo” y al “Comunismo” por el “Revisionismo”, para poder explicar desde mi visión las realidades políticas y sociales que están aconteciendo estos últimos meses en el mundo.

En estos últimos meses se ha desarrollado una serie de protestas y reclamos en el mundo, en países en los que supuestamente los pueblos eran felices y estaban contentos con sus gobiernos capitalistas.

La ilusión y fantasía nuevamente se les acabó. Como en otros momentos de la historia, en los que supuestamente los pueblos eran felices y contentos con sus regímenes, que gritaban y se vanagloriaban de sus avances en el capitalismo, y por lo tanto debían ser copiados por el resto del mundo en sus políticas económicas.

Al cansarse de esas políticas neoliberales de explotación y opresión, es natural que se organicen para las protestas y reclamos, usando todas las formas de luchas que tengan a su alcance para hacerse sentir, pacíficas o violentas. Sobre ese asunto escribí un articulo titulado Protesta o Vandalismo. Expongo las diferencias entre Protesta o Violencia y cómo influye la dinámica política en ellas.

Pero lo realmente preocupante, sobre todo, es que en estos momentos no haya una vanguardia revolucionaria, socialista y comunista en capacidad de conducir por los caminos de victoria a los trabajadores, pueblos y ciudadanos en general, que están protestando y luchando por un cambio de fondo sobre su realidad. No niego que han habido algunas victorias o avances en algunos aspectos, pero los regímenes están intactos, sin cambios de formas o estructurales, solo cambios de colores, de discursos y personajes, pero las mismas políticas en el fondo.

Esto es necesario aclararlo hasta el cansancio, ya que a muchas personas les han condicionado para que crean que con el cambio de personas o colores, la política cambia por completo. Eso es una visión política de manipulación. El reformismo, el reduccionismo y el mesianismo, que pretende desmovilizar y desarticular las organizaciones de base que tienen como propósito organizar los trabajadores el pueblo y al ciudadano para alcanzar el cambio de forma y fondo de la sociedad, hace creer que no es necesario seguir en la búsqueda de una vida mejor, porque con el cambio logrado ellos se realizarán esas mejoras. Gran mentira.

Es allí donde es necesaria una vanguardia revolucionaria, socialista y comunista, que no deje caer a la organización y las luchas para construir el camino necesario y anhelado por las mayoría. Hoy esa vanguardia no se presenta con la fuerza necesaria. Solo en el horizonte se ve el reformismo y el revisionismo, entre las masas que buscan y luchan por un cambio. Ese reformismo y revisionismo se viste de rojo, canta sus canciones, grita sus consignas de resistencia, de revolución, de rebelión y socialismo; lloran y recuerdan a los caídos en las luchas populares, hablan de Marx, de Lenin, de el Che; prometen cambios y mejoras pero en el fondo solo quieren apoderarse y arroparse de los anhelos y aspiraciones de cambio de las masas para alcanzar el poder del Gobierno; aprovechan el descontento y la falta de claridad o liderazgo revolucionario, la división en muchos casos, para apuntalarse y proyectarse entre las masas, y robarles la aspiración de cambio, para beneficio particular.

Eso es lo que se presenta en el mundo -con honrosas excepciones-. Un fantasma recorre el mundo, pero es el revisionismo. No es nuevo el revisionismo. Está entre los revolucionarios desde la Comuna de París, la Guerra Civil española y la segunda Guerra Mundial. Pero como hoy, nunca el revisionismo había tomado tanta fuerza y control de los movimientos, frentes, comités, sindicatos, y partidos socialistas y comunistas en el mundo. Esto tienen sus mayores exponentes en Europa y América Latina. Venezuela es sin duda alguna el mayor de todos los ejemplos posibles para identificar en régimen enmarcado dentro del revisionismo, mezclado en nuestro caso con despotismo, corrupción y narcotráfico nunca antes visto.

Venezuela no solo es el mayor exponente, sino también impulsor de la política del revisionismo en el mundo con el apoyo de los gobiernos de Cuba, China y Rusia. Desde que Chávez llegó al Gobierno, demostró que no tenía una ideología definida. Se movía según el viento de sus intereses, que fueron desde alabar la llamada tercera vía en Europa, pasando por alabar a Fidel Castro, hasta visitar y felicitar al dictador Marcos Pérez Jiménez en España, entre tantas otras cosas más que hizo para camuflarse variopinto.

El revisionismo es una como una peste que es necesario combatir. Mina y destruye todos los procesos embrionarios de organización y luchas populares en todo el mundo. Es un asunto de prioridad y urgencia primaria y superior, en el que los verdaderos revolucionarios, socialistas y comunistas debemos dar la batalla. El marxismo leninismo tienen los elementos y argumentos de sobra para ello.

Desenmascarar a esos regímenes y sus colaboracionistas, debe ser sistemático. Para eso es necesario elevar el nivel político y social ya que la respuesta de esos mercenarios de la política será desde lo visceral y reaccionario, pero sin argumentos. Insultos y descalificaciones que solo buscan distraer del asunto.

Como exponente del materialismo histórico y el socialismo científico, también estoy seguro que ese horizonte de una visión revisionista y reformista del mundo, puede cambiar. Las condiciones objetivas e incluso subjetivas están dadas para que los pueblos creen sus liderazgos auténticos y clasistas que les permita avanzar a un futuro de victorias duraderas de equidad, justicia, progreso y democracia popular.

En el capitalismo las mayorías se construyen con base en marketing utilizado por el populismo que estimula el idealismo, la demagogia y el oportunismo. En el socialismo las mayorías se construyen con base en la participación, la discusión, el estudio, la equidad y la justicia.

Les dejo unos enlaces para que profundicen sobre este asunto.

El socialismo, si no es científico es una estafa ¡Es revisionismo!

El lumpen, la forma chavista de la dominación

Socialismo del siglo XXI: Ideas Burguesas enmascaradas por terminología obrera

El revisionismo engaña con sanciones de Trump

Por un verdadero y buen revolucionario socialista y comunista

Música

https://www.youtube.com/watch?v=gtoCoNy1X6k

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here