A raíz de una demanda realizada contra BANESCO desde la Alcaldía del Municipio San Francisco del Estado Zulia, se desató una ola de rumores sobre una posible nacionalización de la banca en el país.

Sin embargo, la realidad es que desde que el BBVA de España financió la campaña de Hugo Chávez en 1998, según admitió en el año 2002 José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), ante el juez Baltasar Garzón, el sistema financiero venezolano ha sido el gran privilegiado, contrastando con la situación del aparato productivo nacional, que ha sido destruido en forma sistemática. Este funcionario declaró ante el mencionado juez español, que el BBVA hizo dos pagos por valor de 1,5 millones de dólares (lea aquí).

A la vez, este crecimiento de la banca ha sido a favor de los banqueros que durante estos 18 años han sido privilegiados en relación con la obtención de ganancias, en especial por la vía de la compra de bonos, de la intermediación financiera y de los diferentes ratios o mecanismos de medición de su rentabilidad, lo que contradice la ilusión de un Gobierno socialista a favor de los sectores humildes, cuando la realidad es que ha beneficiado a la llamada oligarquía financiera.

Es así como la rentabilidad sobre el activo de la banca fue 4,1 por ciento a noviembre de 2015, mientras que la rentabilidad sobre el patrimonio alcanzó un robusto 63%.

En relación al análisis de estos ratios se tiene lo siguiente: para obtener la solvencia es preciso ubicar el desarrollo de los activos, los cuales para junio de 2015, los activos del SFN llegaron a la suma total de Bs. 3.354.962, lo que se traduce en un incremento de Bs. 246.310 millones (7,92%) respecto al mes anterior, y un 79,3% adicional a lo alcanzado hasta el mismo mes del año 2014.

Pero estas cifras, al margen del comportamiento de la economía venezolana, son engañosas. Porque presentan un sistema financiero consolidado, aunque en los años 2015 y 2016 tendieron a la baja. Sin embargo, a pesar de que la economía venezolana mostró un gran deterioro, al pasar del estancamiento a la recesión, el sistema financiero se mantuvo en franco crecimiento. En 2014 la actividad económica cayó -3,9 por ciento a precios constantes de 1997, pero el aporte del sector Banca y Seguros aumentó 12,7%.

También el porcentaje de la intermediación financiera ha sido especialmente rentable,. En junio 2015 fue 54,66% frente a 50,82% de junio 2014. Esto se debe a que la banca ha captado recursos a un costo muy bajo. De hecho, según datos de la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN) más de ochenta por ciento de las captaciones de público van a cuentas corrientes, que no se remuneran, de manera que el margen entre tasas pasivas y activas es muy favorable.

Por otra parte, el porcentaje del crecimiento de la liquidez monetaria creció 30% durante los primeros cinco meses del año 2016 y 102% si se comparan con el mismo período del año anterior. Además, las captaciones del público crecieron 23% durante el período diciembre 2015 – mayo 2016, y 88,26% con respecto al mismo mes del año anterior, teniendo un Resultado Neto de rentabilidad de 57,73% en el año 2016.

De igual manera el 60% de los ingresos del sistema financiero ha provenido de la intermediación, por lo que la liquidez elevada ha significado un buen negocio. El porcentaje de la banca ha ejercido un control adecuado de los gastos de transformación, además los beneficios obtenidos de los porcentajes en inversiones en títulos valores, básicamente emitidos por el Estado, han resultado muy rentables, lo cual ha permitido hacerse a los banqueros de grandes cantidades de dólares por esta vía y colocarlos en el mercado nacional con inmensas ganancias y a la vez tenerlos como reservas en su patrimonio.

Otra forma de rentabilidad es la cantidad de créditos otorgados con una baja morosidad. En este sentido, la cartera de créditos vencidos aumentó un 48,4% con respecto a mayo de 2015 mientras la cartera de crédito total aumentó en 96,9%, lo que provocó una disminución en la tasa de morosidad medida como Cartera Vencida / Cartera de Créditos desde 0,44% en mayo de 2015 a 0,33% en mayo de 2016.

Estas cifras reflejan un resultado neto generado de 87% del resultado generado en todo el año 2015, lo que implica un crecimiento con respecto al mismo mes del año anterior de 57,73%, expresado en el incremento de las captaciones de ahorros durante el período comprendido entre diciembre de 2015 y mayo 2016, en el cual las captaciones han crecido a un ritmo similar al crecimiento de la liquidez monetaria (23%), concentrándose un 68% en los cinco principales bancos a saber: Banco de Venezuela, BANESCO, BBVA Provincial, Mercantil y BOD. Como puede observarse, solo un banco es del Estado (Banco de Venezuela) y el resto es de capital privado.

Por tanto, si las políticas del Estado se han desarrollado en contubernio con el sector privado en el sistema financiero, una nacionalización no es posible mientras se mantenga esta alianza entre el régimen y la oligarquía financiera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here