En la economía mundial existen distintos mecanismos financieros que prestan sus servicios nacional e internacionalmente. Algunos son privados, otros de carácter público o estatal. Ellos acuden al rescate ante situaciones de crisis económicas. Dentro de la amplia gama de instituciones se encuentran los denominados fondos buitre.

Los fondos buitre se alimentan de las crisis

Los países, empresas y sociedades están en un constante cambio económico. Los ciclos que atraviesan llegan a su fin para darles lugar a otros. Todas las naciones han pasado, en mayor o menor grado, por una crisis financiera; en algunas, es una etapa que dura poco, en otras, se estanca el ciclo y parece no tener fin.

Una situación desfavorable para millones de habitantes es la oportunidad perfecta para ciertas instituciones financieras; que se encargan de prestar grandes capitales para atravesar el periodo de crisis.

Los fondos buitre son fondos de capitales de riesgo que compran las deudas de países, o empresas, en situaciones de crisis cercanas a la bancarrota. Su intención es obtener beneficios con la venta de estos activos en un corto o mediano plazo.  Asimismo, invierten su dinero en bonos de la república a un cuarto de su valor nominal, para luego obtener más del triple de los beneficios monetarios.

La clave de estos fondos es que actúan sobre países que rozan la quiebra. Como su nombre lo dice, son buitres que rondan sobre naciones moribundas. Animales carroñeros que buscan ventaja de cadáveres financieros.

Una transacción que parece, someramente, el comienzo de la estabilidad económica de un país; años más tarde se puede convertir en una presión para el pago íntegro de la deuda. Los acreedores no dejan mucho tiempo a sus deudores para devolver el dinero, que deberá cancelar con los intereses.

En la actualidad las transacciones de los fondos buitre son comunes. La mayoría de las naciones,, sino todas,  poseen deudas. Es decir, de una manera u otra deben dinero que piden en préstamos por medio de bonos.

Los bonos son papeles con un valor que se determina por la economía de un país. Si la economía de la nación mejora, el papel adquiere mayor valor. Al bajar este papel se devalúa.

En el momento cuando los bonos disminuyen su valor, los buitres, que están rondando, se acercan y aprovechan de comprar a precios bajos esas deudas. En un lapso corto vuelan sobre el país, que ha logrado restablecerse, al menos un poco; para cobrar una cantidad de dinero muy por encima de lo prestado.

Buitres: piden más comida, por favor

Todos los préstamos tienen intereses, no hay algo inusual en ello. Pero el dinero que los fondos buitres piden que se les devuelva no parece estar relacionado con la cantidad inicial. En muchos casos es el triple de ella.

Los países podrían renegociar la deuda, o negarse a pagar cantidades injustas. En el segundo caso, los fondos buitre recurren a todas las medidas necesarias para que ese país devuelva el dinero, si no lo hacen van a la quiebra ¿Por qué? Comienzan los embargos patrocinados por el fondo que prestó la cantidad inicial.

Por otro lado, podrían simplemente pagar la deuda. Esto los llevaría al lugar de inicio: la quiebra. La deuda es tan grande que nuevamente se verán en la necesidad de pedir dinero prestado. Además, al aceptar el monto establecido por el fondo, es probable que otros buitres se valgan de ello para hacerles devolver cantidades similares en un futuro. Un ciclo sin fin donde el rico se vuelve más rico, y el pobre más pobre.

Tomado de https://www.queeseconomia.site/fondos-buitre-los-carroneros-economicos/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here