En el Día de las Madres en Venezuela, un país que ha sufrido 18 años de régimen chavista, devenido hoy en cruenta dictadura, hay mucho porqué llorar  y  poco que celebrar.

Lo que podemos hacer es homenajear a las madres que están padeciendo su maternidad en las peores condiciones que ha habido en Venezuela en los últimos 50 años. Madres que están dispuestas a luchar en las calles por su país.

En la Venezuela de hoy ser MADRE es un riesgo con altísimas posibilidades de morir o pasarla muy mal. Veamos algunos detalles que no son para celebrar:

Cada hora una niña menor de 15 años se convierte en madre. 22 de cada 100 madres son menores de 20 años.

Las muertes maternas se han incrementado en un 65,79%

Las muertes neonatales se han incrementado en un 30,1%. Todas las causas se pueden prevenir: sepsis, neumonía y partos prematuros

Mas de 25 mil muertes al año por violencia delincuencial dejan igual número de madres en duelo abierto y perenne por la impunidad.

Las madres invierten muchas horas en la búsqueda de medicamentos, alimentos y otros insumos, en largas colas y son víctimas de maltratos que deben soportar por la escasez y ausencia de éstos.

Se necesitan más de 19 salarios mínimos para cubrir la canasta básica en Venezuela y las madres llevan esa carga en sus espaldas.

Las madres que están en hospitales como cuidadoras viven la desesperación de la precariedad de los servicios de salud, en condiciones infrahumanas. La infraestructura hospitalaria está totalmente deteriorada, hay carencia de equipos, insumos y medicamentos como condimento del maltrato al que son sometidas.

Mas de 600 mil venezolanos han emigrado de Venezuela entre 2015 y 2016. Según la Organización Internacional de Migraciones en ese lapso EEUU ha recibido más de 10 mil solicitudes de asilo, Colombia más de 100 mil, la Comunidad Europea más de 150 mil, Argentina más de 17 mil. Hay otros destinos no registrados. El mismo número de madres están en duelo por la partida de sus hijos.

En el año 2014 el mundo fue testigo de la primera rebelión democrática en Venezuela, protagonizada fundamentalmente por jóvenes de las universidades y de comunidades populares. Esta rebelión fue “apagada” a fuerza de una brutal represión por parte del régimen dictatorial de Maduro. Pero su pertinencia y necesidad para lograr el cambio político hacen que hoy se active de nuevo. Las dimensiones y cualidades de esta segunda rebelión democrática y popular la convierte en la más importante que haya vivido Venezuela en los últimos 50 años.

Esta segunda rebelión democrática, que  tiene mas de 40 días ininterrumpidos, se desarrolla en todas las ciudades y pueblos del país, con participación de todos los sectores sociales, bajo una cruenta represión, ejercida de manera brutal con saldos terribles de muertes, heridos, detenciones arbitrarias, torturas, juicios ilegales, violación de derechos humanos, ataques a comunidades y urbanizaciones por parte de grupos paramilitares o colectivos armados acompañados y apoyados por la GNB y la PNB. Estos hechos mantienen a miles de madres en estado de estrés y angustia,  y como en toda rebelión, va convirtiendo a muchas de ellas en una estela de dolor y sufrimiento por el duelo al que son sometidas.

Esta lucha protagonizada por adolescentes y jóvenes, fundamentalmente, representa, paradójicamente, el más importante motivo de orgullo para las madres venezolanas. Representa la esperanza de las madres que pueden constatar que de sus vientres han salido guerreros y guerreras dispuestos a ofrendar sus vidas por la democracia que muchos ni siquiera han conocido.

Las madres venezolanas en medio de este dolor y de esta terrible realidad están hoy codo a codo con nuestra juventud en el frente de lucha, en todos los rincones de Venezuela. Los testimonios de las que han perdido a sus hijos e hijas, son en su mayoría, llamados a continuar la rebelión democrática hasta sacar a la dictadura.

El duelo se ha convertido en coraje para las madres venezolanas y es a su vez lo único que hoy Día de las Madres podemos reivindicar con gusto: el coraje y la firmeza del pueblo venezolano. ¡Viva la rebelión democrática protagonizada por las madres y sus hijos!. Ahora le toca al pueblo gritar a todo pulmón ABAJO LA DICTADURA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here