Al conmemorarse un aniversario más de la gesta liberadora donde la participación juvenil y estudiantil ha sido siempre protagonista, hoy 12 de Febrero de 2017 la situación de lucha por el futuro no es muy diferente. Oobviamente, considerando los tiempos y por supuesto el desarrollo alcanzado.

Hoy, los campos y los retos a enfrentar no se reducen a la geografía aragüeña o a la Batalla de La Victoria, sino que se reproducen en cada rincón del país, en cada centro educativo, en cada hogar.

Hoy la lucha se lleva a cabo en cada pupitre y aula de clases, en cada campus universitario. Hoy la lucha es incluso elemental: por la estabilidad de la presencia de los jóvenes en el sistema educativo.

Cada día es mayor la deserción estudiantil producto de la grave crisis económica que atravesamos en el país. Solo hay que mirar las colas para poder comprar comida. Allí, cientos de jóvenes esperan su turno para comprar los pocos productos ofrecidos. Solo hay que echar un vistazo a las listas de estudiantes no presentes en las aulas de clase y su relación con el aumento de indicadores de malnutrición, desempleo, subempleo y auge delictivo.

Esa es la batalla que hoy tenemos que enfrentar, la batalla por la construcción de un mejor presente y de un futuro alentador, no el de la migración obligada para poder desarrollarse.

Son incontables los casos de jóvenes que abandonan su patria acompañados solo con un boleto en el bolsillo, muchas veces por tierra, muchos de ellos solo con las esperanzas a cuestas dejando atrás familias desconsoladas y tristes. Allí también se batalla, entre la tristeza y la alegría.

Hoy, estoy segura, que habrá más temprano que tarde una victoria justa sobre el campo de la mentira. Hoy, estoy segura que derrotaremos la mentira que como epidemia se esparció sobre Venezuela, ofreciendo redención y un porvenir glorioso pero que nos ha convertido en pocos años en un país de inmigrantes y “zombies” busca-comida.

Hoy estoy segura que habrá justicia por los innombrables jóvenes humildes asesinados en la calle, no solo por la delincuencia sino por la acción de los cuerpos ”de seguridad” del Estado.

Son muchas las cosas por decir, pero la más certera es que a pesar de todo, nuestra lucha por la victoria está cargada de municiones de esperanza, y la vamos a alcanzar.

 

A todos mis compañeros jóvenes

Victorioso #12F día de la juventud

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here