La  Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la región capital (Caracas, Miranda y Vargas) fijamos posición ante el nuevo anuncio del pago de las prestaciones sociales a los trabajadores de la educación por parte del gobierno nacional.

Nos declaramos en alerta por cuanto los pagos deben ser sobre la totalidad de la deuda que aún mantiene el Estado con los trabajadores de la educación. No es solo el pago de las prestaciones sociales,  el gobierno debe cancelar también los intereses de mora que adeudan a cada trabajador desde el año 2000. Igualmente, debe pagarle a todos los trabajadores  de la educación que introdujeron recursos de reconsideración ante los pagos chucutos e incompletos de sus prestaciones en años anteriores y las diferencias por  cálculo serrados. Se dieron casos de docentes con 30 años de servicio y posgrado que cobraron el año 2014 apenas 10.000 Bs de prestaciones sociales. El MPPE ha hecho caso omiso los reclamos de miles de docentes jubilados a quienes se les ha penalizado por partida doble.

Por otro lado, el monto de 25 millardos  dudamos que pueda alcanzar para pagarle a todos los jubilados desde el 2007 hasta el 2015, quedando aún fuera los del año 2016. Con este monto el gobierno pretende solventar la situación de pagos tardíos a 46.516 trabajadores docentes, administrativos y obreros por concepto de prestaciones, egresados por renuncias, destitución, remoción y fallecimiento.

No hay justicia social con los trabajadores jubilados y pensionados cuando el Estado es moroso y negligente, ya que se cuentan por miles los trabajadores que han fallecido esperando el pago del fruto de su trabajo de toda una vida. Cobrar las prestaciones sociales devaluadas y sin los intereses de mora no es justicia y el daño patrimonial causado al jubilado y pensionado es irreparable. La situación se agrava ante los altos niveles de inflación, escasez y la devaluación permanente del signo monetario que convierte estas prestaciones, que comenzaron a cancelarse a 2000 trabajadores de la educación, en sal y agua, pues no alcanzan en el mejor de los casos para adquirir ni siquiera una moto usada.

Por tanto, exigimos al MPPE:

1.- La cancelación de la totalidad de los pasivos laborales y no solo una parte de ellos. ¡Pago de los intereses de mora ya!

2.- Le sean canceladas las diferencias de las prestaciones adeudadas a quienes se les calcularon erróneamente.¡Respuesta ya a los recursos de reconsideración!

3.- Entrega inmediata del documento de finiquito para todos los trabajadores jubilados que aún no se les ha consignado.

4.- Habilitación en cada Zona Educativa y el MPPE de una oficina especial para atender los reclamos y recibir los recursos de reconsideración que realicen los trabajadores de la educación por inconsistencias y pagos incompletos en sus prestaciones sociales.

5.- Sean atendidas las asociaciones y organizaciones de jubilados y pensionados que planteen situaciones colectivas de sus asociados por ante las oficinas de Recursos Humanos y Prestaciones Sociales de las Zonas educativas y del MPPE.

Por la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la región capital (Caracas-Miranda-Vargas):

Pedro García, Presidente; Yoelis Eligón, Vice-presidenta; Marlene Jorge, Sec.de Organización; Mary Martínez, Tesorera; Areani Bruzual,  Sec. de Actas; Diany Parra, Sec. de Salud y Bienestar social; Eulogio Figuera, Sec. de reclamos; Gabino Rojas, Sec. de información y Orlando Gil, Sec. de Recreación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here