El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa informó la noche de este domingo, 3 de marzo, que el periodista Mario Peláez, jefe de redacción de El Caribazo, fue imputado ante tribunales por instigación al odio.

El comunicador fue dejado en libertad bajo medidas cautelares, y tiene un régimen de presentación ante la Justicia cada ocho días.

Peláez es una de las cuatro personas que fueron detenidas el pasado 28 de febrero, cuando cruzaban la frontera colombo-venezolana hacia el estado Táchira.

El periodista venezolano fue detenido por funcionarios de seguridad junto a Juan Bautista Mata, Nilson Torres y Victor Cirios, quienes fueron trasladados a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en El Helicoide, donde permanecieron durante más de 72 horas, lo que supone una violación al debido proceso penal.

Las cuatro personas detenidas el pasado 28 de febrero fueron imputadas por instigación al odio, presentados ante el mismo tribunal que condenó a Juan Requesens, diputado a la Asamblea Nacional.

Mario Peláez corrió con la suerte que no han tenido los más de 900 presos políticos que sufren de violaciones de derechos humanos y tratos crueles mientras son privados de libertad en los calabozos.

La detención de estos ciudadanos supone una nueva arremetida de la dictadura en contra de los activistas políticos y comunicadores sociales. Desde Bandera Roja nos solidarizamos con todos los periodistas víctimas de la represión arbitraria, propia de un régimen a punto de caer y que utilizará todos los mecanismos para ahogar a los que buscan la verdad.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here